lunes, 13 de septiembre de 2021

Nintendo y su elitismo


 

Nintendo acaba de anunciar que su Nintendo Switch, la "Switch normal", la que se puede conectar a la tele mediante el dock y luego la puedes usar en modo portátil, va a sufrir, por primera vez en su historia, una bajada de precio. Es oficial y es de manera permanente. Así de 329 euros pasamos a 299. Apenas 30 euros de rebaja para una consola que salió en marzo de 2017 con un hardware sensiblemente inferior a la competencia (aunque Nintendo juegue en otra "liga", sus rivales son los que son, inevitablemente). Si ya en su momento era hardware muy justito, hoy en día, pues imaginad lo que es. Pero hablamos de Nintendo, una compañía que, en los últimos tiempos está aplicando una política de precios que, para mucha gente, incluido yo, considera que es tremendamente injusta. No es normal que Super Mario Odyssey cueste prácticamente lo mismo ahora que hace cuatro años. Y es que en Nintendo se están normalizando cosas que no deberían serlo.

No voy a negar que, como usuario de las consolas y juegos de Nintendo desde mediados de los 80, sienta siempre atracción hacia sus sagas. Me crie con una NES. Una consola que es más importante de lo que parece, pues en esos 8 bits nacieron juegos que establecerían las bases e incluso inventaron géneros. Mario, Metroid, Zelda... una cantidad de juegos de una calidad apabullante, algunos incluso con conceptos adelantados a su tiempo. De aquella Nintendo digamos, dominadora en los 80 y 90, compitiendo fuertemente con SEGA, el cambio de siglo le sentó mal. Gamecube no cuajó, tras la irregularidad de Nintendo 64. Sony les adelantó por todos los sitios donde se podía adelantar, SEGA tiró la toalla y en Nintendo... pues optaron por algo, en principio, inteligente: el estatus de marca.

¿Y qué demonios es eso? Pues algo similar a lo que hace Apple. Te vende a precio desorbitado un producto que, si bien es de excelente calidad, sigue considerablemente inflado, existiendo alternativas más baratas o que ofrecen lo mismo (o incluso mejor) sin tanta parafernalia. Este elitismo inventado es, en mi opinión, a lo que se ha agarrado Nintendo para seguir en la brecha desde que sacó Wii al mercado. Con esto no quiero decir que no sigan existiendo grandes juegos. Ni mucho menos. Sin ir más lejos en apenas un mes se viene un Metroid Dread que tiene pinta de ser uno de los juegos del año. Que un posible GOTY no sea ni de Sony ni de Microsoft, dice mucho de lo que hace Nintendo con sus sagas. Por suerte las cuida y no tolera tropiezos severos (véase lo ocurrido con Metroid Prime 4). 

Esta captura es de la misma fecha de este post: 13 de septiembre de 2021.
 

Pero, por muy buenos que sean Odyssey o Breath of the Wild, no es de recibo que te acerques a cualquier tienda y veas que cuestan prácticamente lo mismo que desde su lanzamiento. Entre 50 y 60 euros te vas a encontrar estos exclusivos de Nintendo, cuatro años después. Incluso si lo buscas de segunda mano, como mínimo vas a soltar 30 euros, a no ser que encuentres a algún vendedor despistado (que de vez en cuando los hay...) y lo encuentres todavía más barato. El caso es que ya damos por sentado que, un Mario, un Zelda, Kirby, Donkey Kong, etc.. esos ya tienen el precio fijado para siempre. No van a bajar jamás. ¿Por qué? Porque lo dicta Nintendo. Es su política de precios y no puedes hacer nada. Es algo irrenunciable. Es añadir un valor extra a tus sagas, por encima de cualquier otra de la competencia. Imaginad que God of War o Halo nunca bajaran de precio.

A esto hay que sumar la especulación que llevan fomentando desde la ocurrencia de las Mini. ¿Por qué no hay unidades suficientes de la edición especial de Metroid Dread? Pues porque a Nintendo no le da la real gana. Así de claro. Hasta había cierto temor en la gente de quedarse... ¡sin la versión estandar!. Yo mismo, por si las moscas, lo tengo reservado. Visto lo visto, uno ya no se fía de lo que pueda pasar con los juegos de Nintendo. Mirad el recopilatorio All Stars que sacaron hace unos meses. Ediciones físicas y digitales por tiempo limitado. Las copias físicas son las que hay y no va a haber más. Que no os quepa ninguna duda que este recopilatorio, por mucho que se haya criticado (que si son 3 roms, y tal...) va a valer su peso en oro, agua o coltán en el futuro. Si esto no es fomentar la especulación, pues... que alguien me lo explique.

¿La quieres? Pues vete a eBay a soltar unos 160 euros por ella al especulador de turno.

 

Ahora rebajan el modelo estándar de Switch apenas 30 euros. Lo han hecho para no pisarse a sí mismos y no entorpecer el lanzamiento del modelo OLED, que va a estar a un precio muy similar. A pesar de todo me parece insuficiente. Switch, en apenas 6 meses va a cumplir 5 años, lo que viene a ser la etapa final de cualquier consola. Pero a Nintendo esto parece que le da lo mismo. Es Switch, es Nintendo. Y si es Nintendo tienes que soltar la pasta sí o sí. Esta categoría "superior", esta especie de club de élite está reservado al olimpo de los dioses. Entre los que igual yo estoy y no me he enterado. Es decir, a lo mejor debería sentirme alguien especial por poseer una Switch. La verdad es que no. No siento nada en especial, ni me creo superior a nadie, por poseer algo de Nintendo. Es una consola más, con sus peculiaridades, y que me compré porque, como ya he dicho, me he criado con sus sagas. Y mientras las sigan manteniendo en forma, me seguirá interesando jugar en una consola de Nintendo.

Así que, ya tenemos la primera rebaja oficial. Un auténtico acontecimiento. 30 euros... en fin. Bajo mi punto de vista es hasta insultante. Creo, sinceramente, que una buena bajada de, al menos 100 euros sería lo más lógico a estas alturas. Pero ésta Nintendo es férrea en sus decisiones y dudo mucho que dé marcha atrás. Desde que nos dejó Iwata, tengo la sensación de que la compañía la dirigen gente que sólo ven números y beneficios. Se ha perdido esa pasión, o esa ilusión... no sé cómo definirlo. Esa especie de magia. Ese lado distinto que te ofrecia Nintendo y sus propuestas jugables, más allá de los gráficos. Cuando decías "Nintendo es distinta" era algo siempre en positivo. Era más cercana, más afable al usuario. Ya es que no hay ni Club Nintendo. Se ha perdido esa conexión en pos de coger un calcetín y encontrar el método de venderlo como si fuera de oro. Es por esto que ahora miro a Nintendo de una manera fría. Distante. No es la Nintendo que, al margen de los juegos, a mí me gustaba. Ojalá en un futuro esto cambie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario