lunes, 21 de junio de 2021

La especulación salvaje aterriza en los videojuegos actuales


 

El propio titular de este post se podría aplicar en otros muchos ámbitos de objetos a coleccionar, o también en varias etapas, pasadas y futuras, sobre cómo se está comportando el mercado en los últimos tiempos. Y es que, hasta la fecha, los temas especulativos parecían destinados de manera algo más exclusiva, a aquellos "locos", como quien escribe estas líneas, que estamos siempre al acecho de esa edición especial, coleccionista o, simplemente, versión física de un juego, mayoritariamente de tiempos pasados. No descubro nada si digo que el mercadeo de juegos retro hace ya años que se ha desorbitado. Cada vez hay más gente dispuesta a coleccionar, pero tengo la sensación que hay mucha más gente que ha visto la oportunidad de negocio puro y duro, y están destrozando un mercado ya de por sí bastante roto. Pero con lo que quiero contar hoy la cosa va más allá, pues no me esperaba que esto pasara con el nuevo Metroid que Nintendo anunció en el reciente E3.

Para el que no lo sepa, en estos momentos es literalmente imposible hacerte de la edición especial de Metroid Dread. Se agotó en segundos en todos los sitios donde se anunció. Y hablo de tiendas como GAME, Xtralife o Fnac. Y cuando digo segundos es que, realmente, en apenas 10 ó 15 segundos de reloj, las webs colapsaron durante ese momento y todas las reservas volaron. Ojo, que no estamos hablando de una edición especial tipo Limited Run Games de un Castlevania o un Monkey Island reeditado de los años 90. No, hablamos de un juego nuevo que, todavía ni siquiera existe ni en físico ni en digital. Y de una edición especial que, básicamente, ofrece una caja metálica, un librito y cuatro tarjetas. Ha pasado todo tan rápido que incluso se nos ha escapado del radar a gente como yo, que normalmente estamos muy atentos.

Lo que quiero decir es que muchos, yo el primero, nos hemos enterado de la existencia de esta edición justo cuando ya estaba agotada. Es más, la notica ha tomado más repercusión por el mismo hecho de que no hay más reservas, que por la existencia de la edición especial. Así que, señores, esto ya empieza a tomar un color bastante feo de imponerse esta terrible moda. Si está ocurriendo esto con unas ediciones así tan sencillas y que, en principio no iban a suponer ningún problema a la hora de hacerse con ella, mucho me temo que se va a implantar como peligroso precedente para futuros juegos. Ya está eBay repleto de Metroid Dread rondando los 200 euros. No han tardado ni 24 horas. Es más, juraría que la fecha de publicación de algunos es anterior al de la propia puesta en venta de la reserva. Una locura demencial, de la que, como siempre, no pienso formar parte. Si me quedo sin edición especial, pues me toca joderme. No me queda otra.

No le voy a dar la satisfacción a esta gentuza y me pillaré la edición física normal del juego. Nunca lo he hecho ni lo haré. Antes tiro de repros que darle a un listo 300 euros por un cartucho. Es más, ya tengo alguna que otra repro de SNES, por ejemplo, y estoy muy contento. El problema, en el caso de Metroid Dread es que ni siquiera hay "alternativa repro" para quien quiera consolarse, pues es un juego actual. Y la culpa de todo esto no es nuestra. Es de las compañías, en este caso Nintendo, y los distribuidores. En estos casos es cuando echo de menos que esta gente de Nintendo, se pusiera firme y lanzara un comunicado diciendo que no nos preocupemos, que va a haber ediciones de sobra, como hizo con la SNES mini. Porque cuando quieren, sí que toman medidas contra la especulación.


 

Alguno me puede replicar diciendo que, bueno, esto ha pasado con otras ediciones de otros muchos juegos de PS4, PS3, Xbox, etc... Pues no lo creo. No a este nivel. Estamos ante una edición especial muy sencilla, de las que hay miles similares de otros tantos juegos. No es nada del otro mundo y se ha agotado en segundos. Es ahí donde me llama la atención este asunto. Por eso me temo que esto cause precedente y ahora nos volvamos locos por cada puto juego que se distinga lo más mínimo de la edición estándar. Si esto sigue así nos vamos a encontrar con que el hecho de tener un juego en formato físico normal, sin ningún alarde, va a ser como tener una especie de huevo de Fabergé en casa. Y será mejor guardarlo en alguna caja fuerte, dentro de otra caja fuerte, no sea que venga un especulador y en media décima de segundo te lo birle sin que te des cuenta.

Así que esto es lo que hay. Ahora ya no sólo hay que estar atentos a las ediciones retro. Ya hay que tener mucho ojo con aquel juego que llevas tiempo esperando, no para tu Mega Drive, sino para tu PS4 o Nintendo Switch. Estos miserables sin escrúpulos que usan bots para reventarte el cartucho de turno, también están ahora para darte por culo con cualquier juego que esté por anunciar, y que lleves tiempo esperando. Ojo, que ya no vale con que incluya una figura gigante, o un casco a tamaño real, o el brazo robótico de Solid Snake. Ediciones que contienen muchos objetos y que das por hecho que van a ser caras. No, esto ya está cambiando: ya con que el juego tenga la caja metálica y cuatro pegatinas... prepárate porque no lo hueles...

No hay comentarios:

Publicar un comentario