lunes, 28 de junio de 2021

[Análisis] Ratchet & Clank - Una Dimensión Aparte


 

Los usuarios de PS5 por fin tenemos lo que tanto esperábamos: un juego que fuera exclusivo, con PS4 fuera de la ecuación. La incombustible Insomniac suele encargarse de los primeros lanzamientos en los estrenos, o casi estrenos, de las consolas de Sony. Digo eso de casi, porque hemos tenido que esperar más de medio año para encontrar un juego que sólo sea jugable en PS5, pues hasta la fecha, títulos como Miles Morales o Sackboy también constan con una versión de PS4. Esta nueva entrega de la veterana saga del lombax y su inseparable robot se había convertido, no sólo en el juego más esperado por su exclusividad, sino porque prometía un apartado técnico a la altura de lo que se espera en un juego de nueva generación. A estas alturas el juego goza de notas de sobresaliente rozando casi la obra maestra. Nosotros vamos a hacer nuestro particular despiece tras haberlo completado, y vamos a ver si la espera ha merecido la pena y tanta nota está realmente justificada.

Tenemos que empezar hablando por lo inevitable: los gráficos. No nos han mentido, queda claro. "Una Dimensión Aparte" consta, hasta la fecha, como el título con mejores gráficos que se han visto jamás en una consola. Una carga gráfica brutal que se mueve con soltura sin importar el modo visual que escojamos. A 4K y 30FPS se nos muestra el juego en todo su esplendor, aunque algunos no logremos concebir ver un juego de esta saga a la mitad de "frames" de la que estamos acostumbrados. Pero hay que admitir que es un portento técnico. Sí, no tardará mucho en quedarse en "uno más", cuando la cosa empiece a coger carrerilla y veamos juegos con gráficos superiores a estos, pero de momento, es una bestia. En mi caso he preferido escoger la opción 60FPS con ray-tracing activado. Esto hace que la resolución de adapte según se den más o menos elementos en pantalla. El resultado ha sido bastante satisfactorio, aunque en algunos momentos extremadamente puntuales veas que igual algo no te cuadra.

Pero está muy bien disimulado. Salvo que tengas un ojo biónico nivel dios, no vas a notar esta resolución dinámica que se aplica en algunos momentos. Todo es genial: el pelo de los lombax, las animaciones, los niveles, los reflejos... a la altura de cualquier película de animación actual, sin ninguna duda. Los tiempos de carga son, tal y como prometieron, casi inexistentes. Prácticamente al instante cargamos de un planeta a otro. El cambio de dimensiones también hace gala de la potencia de la consola y su SSD. Aunque hay que tener en cuenta cosas como que, primero, esto está programado a conciencia para comportarse así, y que tampoco es algo que haya inventado la rueda. Se me viene a la mente, por ejemplo, Soul Reaver: Legacy of Kain, donde podíamos transportarnos del mundo de los vivos, al de los espíritus, en la misma fase. Obviamente el efecto no es el mismo, pero la idea en la que se basa, sí. Así que en este punto, poco o nada que reprochar. A nivel técnico es lo esperado.


 

La jugabilidad es la clásica de la saga: un plataformas de acción con toques de exploración. Un juego tipo aventura, que dirían muchos. En principio todo resulta familiar, pues el control de los lombax (controlamos tanto a Ratchet como a Rivet) sigue las pautas ya conocidas: perspectiva en tercera persona, zoom para apuntar y la rueda de armas. Adquirimos algunas habilidades extra, como ese "esquive" que parece hacernos multiplicar, las botas, y el gancho que, más adelante, adquiere un uso muy interesante, pero que se nos ha antojado algo desaprovechado. El repertorio de armas vuelve a ser un festival con mucho humor, y conservando clásicos como el pixelador. Al principio el arsenal no convence demasiado, pero a mitad del juego la cosa se empieza a poner interesante. Como siempre, podemos ir comprando armas, mejorarlas y recargar munición y vida en los puestos Zurkon. Esta vez, de la señorita Zurkon.

El juego transcurre de manera que nos tiene pegados a la pantalla porque sabe mezclar muy bien la trama con la jugabilidad. El misterio de la lombax de la otra dimensión, su historia, como se va enredando todo y van dando forma al conjunto del juego, es también un gran trabajo del que, por fortuna, nos tienen acostumbrados la gente de Insomniac. El problema es que, si bien arrastra todas estas bondades típicas de la saga, también nos han traído las negativas. Estamos ante un juego de una duración más bien corta. A no ser que te pares a buscar los coleccionables, como los guitones de oro o piezas de vestimenta (casco, peto y pies) que nos dan alguna habilidad extra, el juego acaba rápido. Esto ha sido siempre así en la saga, como decimos, pero tenemos la sensación de que, igual con un par de planetas más, la cosa habría quedado más completa. O que hubiesen incluido opciones para jugar de distinta manera. Por ejemplo, que Ratchet pudiera visitar los planetas de Rivet, y viceversa, para así descubrir cosas que un personaje no pudiera.


 

Ambos protagonistas comparten arsenal. Se juega igual con uno que con otro. Nos hubiera parecido muy interesante que hubiesen dispuesto de alguna habilidad especial, arma, o cosas así, que hubiesen dado mucho juego. En este sentido el juego se muestra muy conservador. La propia trama, aunque tira de clichés que, por otra parte, son los esperados, podría haber dado también bastante más de sí. El final queda demasiado "family friend" y te deja algo planchado. Sí, tenemos en cuenta que hablamos de Ratchet & Clank y el tipo de juego desenfadado que es. Pero una historia donde están buscando el origen de su civilización y todo el tema de las dimensiones... pues aunque se desarrolla muy bien, acaba de una manera algo simplona. Se echan en falta más momentos épicos, como la famosa fase del robot gigante. Se saca mucho jugo al tema del cambio de dimensión, es cierto, pero hemos echado en falta momentos así que se nos queden grabados en la retina. Igual en Insomniac han pensado que, con que nos quedemos observando el apartado técnico, que hay que reconocer que en ciertos planetas es precioso, tendríamos suficiente.

Por otro lado no podemos dejar de pasar por alto el doblaje. Si gráficamente el juego es una burrada, lo que han hecho con el doblaje al castellano está a la misma altura. Es un trabajo colosal, realizado a conciencia, respetando los actores de doblaje de cada personaje, y sobre todo, dando una ambientación sublime. En algunos planetas puedes escuchar conversaciones y algunos chascarrillos de los habitantes, si te quedas un momento cerca de ellos. De verdad que os aseguramos que es para quitarse el sombrero. Es el añadido perfecto para un juego que, sin embargo, bajo nuestro punto de vista no alcanza esa perfección. Si a nivel técnico es impresionante y en sonoro también, en lo jugable es en lo que no alcanza esas cotas de excelencia. Y os lo dice alguien que ha jugado a toda la saga desde que apareció en PS2. Es demasiado conservador en su planteamiento y aplica sus nuevas ideas con algo de timidez. Por eso notamos cierta oportunidad perdida para ofrecer algo nuevo a nivel jugable, aunque bien es cierto que esta saga nunca ha destacado por innovar en nada. A pesar de todo, que no quepa duda de que es un gran juego. Es, posiblemente, el mejor de la saga, junto a "Atrapados en el Tiempo". Se nos queda a las puertas del sobresaliente por poco, pero esto es así, a veces para ganar hay que arriesgar.

NOTA: 8,5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario