lunes, 7 de diciembre de 2020

Primer contacto con la nueva generación (PS5 y Series X)

 

Me gustaría que este post fuera más bien una review completa de lo que serían ambas consolas a fondo, pero de momento, como no las poseo, me tengo que limitar a dar unas breves impresiones de ambas máquinas. Por casualidades de la vida, he podido probar la nueva generación de consolas gracias a familiares y amigos que, con suerte, las han podido comprar. Digo con suerte porque no todo el mundo tiene acceso, en los momentos en los que escribo estas líneas, de hacerse con una PS5 o una Series X/S. Esta nueva táctica de ventas que fomenta la especulación (hay quien te la vende por "sólo" 900 euros de nada...) y que no logro ver su lógica, por mucha excusa del Covid que pongan, ha dado como resultado uno de los lanzamientos más tristes y extraños de todos los tiempos. A pesar de todo he tenido una oportunidad de tenerlas en mis manos para saber cómo es lo nuevo que ofrecen Microsoft y Sony.

Empezaré por Xbox Series X. Es tal y como me la imaginaba, aunque me ha sorprendido el efecto de la parte de arriba. Ese círculo verde es en realidad un efecto óptico que tienen los agujeros de ventilación, al estar pintados sus bordes de dicho color. Mira que he visto vídeos de unboxing y demás, pero no mucha gente había destacado este detalle estético. La consola tiene un aspecto robusto, serio y elegante. Y pesa. La he cogido para ver cuánto pesa, y creo que no tiene mucho que envidiar al peso de una Xbox One cualquiera. Me gusta también su acabado "rugoso" en los plásticos. Siempre me ha gustado más este tipo de acabado que el liso. No queda tan, digamos, impoluto, pero con el paso del tiempo me parece mejor para temas como la acumulación de polvo o arañazos.

Eso en cuanto a lo que es la consola. Pasemos ahora al mando. Siempre he considerado el mando de la familia Xbox como el mejor modelo jamás hecho. Y creo que lo sigo manteniendo. Sigue siendo hoy día un estándar en el mundo de PC Gaming, sin ir más lejos. Eso sí, esta vez no han arriesgado mucho, y han tirado por una línea conservadora. Es prácticamente el mismo que el de Xbox One, sólo que tiene una cruceta mejorada para las pulsaciones en diagonal y el tacto también es de un plástico rugoso. Se agarra mejor y digamos que han "corregido" el que sería el principal defecto del mando de One: la propia cruceta. Es más blanda y se siente más cómoda, más al estilo de lo que es en el de Xbox 360. 

Respecto al dashboard y funcionamiento de la consola, pues más o menos lo esperado. Es muy silenciosa, aunque todas las consolas nuevas siempre suelen serlo, y la navegación por los menús no se me ha hecho complicado, más que nada porque comparten el mismo con las Xbox One. Lo primero que he querido hacer es lo que he visto en muchos vídeos: el cambio de juego casi instantáneo, el famoso Quick Resume. Y bueno, está bien, aunque no sé yo si en un futuro, cuando los juegos exijan más al hardware de la máquina, podrán soportar esta función. Y como curiosidad, enredando en las opciones, no sabía que para usar juegos y aplicaciones en un dispositivo externo, éste ha de ser USB 3.0 y de 128 gigas como mínimo.. No así para guardar clips de juegos y capturas. Ahí bastará con cualquier usb 3.0 formateado en NTFS. 


 

Con PS5 también ha habido alguna que otra sorpresa. En lo que corresponde al tamaño era tan grande como me había imaginado. Es monstruosamente grande. Y ya dejé claro hace tiempo que su diseño final no era del todo de mi agrado. Los plásticos exteriores son brillantes, tanto los laterales de la carcasa como los interiores negros. Disimula muy bien la colocación de botones y puertos USB, tanto por la parte frontal como por la trasera, y el efecto luminoso es muy espectacular. También he procurado cogerla con mis propias manos, y pesa tanto o más que la Series X, o al menos esa ha sido mi sensación. Desconozco ahora mismo los datos técnicos del peso de cada una, pero ambas me parecen estar muy similares en este sentido.

El mando sí que me ha parecido un gran avance. Y estoy por decir que es la mayor mejora en sus mandos que Sony ha hecho nunca. Si bien me sigue sin hacer mucha gracia el acabado de plástico blando de los sticks, los gatillos hápticos me han parecido maravillosos. No sé muy bien cómo describir la sensación al tacto. Es como si ofrecieran una especie de resistencia, pero que al mismo tiempo no se siente incómodo para nada. A esto hay que sumar una pulsación de botones realmente buena y una ergonomía bastante lograda. Muy bien pensado para largar horas de juego. La verdad es que me he sentido muy cómodo con el DualSense en mis manos.

En cuanto al funcionamiento, su dashboard tiene un arranque muy rápido y sigue siendo tan intuitivo como el de PS4. Es como una simplificación del anterior menú, pero con algo que me ha sorprendido un poco. Y es que, en sus menús de opciones y PS Store, me ha recordado mucho al de One, con este aspecto oscuro y minimalista. Quizás en este sentido esperaba más de Sony, pues si algo han demostrado a lo largo del tiempo, es que saben lograr interfaces visuales muy logradas para cada una de sus consolas. A nivel técnico poco hay que destacar, pues no veo un salto gráfico importante en juegos como Sackboy o el spin off de Spiderman. Pero esto, como es lógico, irá mejorando.


 

Y hasta aquí puedo contar. No puedo hablar más en profundidad de juegos, gráficos, resoluciones en 4K ni demás historias. Han sido un par de primeros contactos, breves pero intensos. Como cosa curiosa me quedan más dudas que antes a la hora de hacerme de una. Ambas máquinas me parecen muy buenas, pero apenas muestran ahora mismo su potencial, como es lo normal en los inicios de una nueva generación de consolas. Series X me resulta más bonita y con esto del Game Pass tienes juegos para aburrir por muy poco dinero. PS5 me parece más fea, pero el DualSense me ha encandilado y tiene algunos exclusivos que, si bien no son bombazos, son más que interesantes. De todas maneras, no tengo prisa, pues todavía a la actual (o ya anterior...) generación todavía me está dando cuerda para rato. A ver si sueltan ya "lastre" ambas compañías, y las ponen en venta como debe ser, sin estas reservas a cuentagotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario