lunes, 15 de julio de 2019

Mis Arcades Favoritos: Metal Slug 2



Casi un año después vuelvo con un tema que me gustaría comentar más, pero tanta falta de tiempo me lo impide. Bueno, toca ahora hablar de otro arcade de mis favoritos de toda la vida: Metal Slug 2. Y no hay mejor manera de hacerlo que recordando cómo causó ese gran impacto en mí, y en tantos otros jugadores de recreativas del momento, la secuela de uno de los "run and gun" más famosos de todos los tiempos. SNK todavía era "SNK", es decir, que todavía contaban con los equipos de desarrollo que tantos éxitos les había producido durante tantos años, como es en este caso Nazca. 1998 sería el año elegido para lanzar esta segunda entrega que, en mi opinión, es la más relevante de toda la saga. Y la única que he podido casi terminar al completo con una moneda de 25 pesetas. Sencillamente le pillé el truco, y con cada partida me aproximaba más al final, pero siempre tenía que gastar alguna moneda de más, pues las mecánicas finales se me atragantaban un poco. Empezamos.


Si digo que me parece el juego más relevante de todos es porque considero que fue en ese instante donde la saga pegó un salto cualitativo del que, por desgracia y por razones técnicas, no superaría. Hablo siempre de los juegos en 2D (ese horror tridimensional que sacaron en PS2 no lo cuento). En definitiva me refiero a su formato original, ya sea en MVS o AES, que es donde se vive la experiencia al 100%.  Es más, recuerdo incluso, aunque con cierta dificultad (es complicado recordar lo que se dijo de algo hace dos décadas...), los comentarios de algunos de mis amigos al contemplar por primera vez la recreativa en un salón. Recordad que los salones recreativos aguantaron en España hasta inicios de la década del 2000. Yo al menos recuerdo haber estado al menos hasta el año 2005. Alguno aguanta todavía a día de hoy en algunos centros comerciales, como "La Marina" en Benidorm y se está recuperando aquel espíritu en algunos de estos nuevos "bares-retro"... Pero en el 98 todavía estaba la cosa muy bien establecida en cuanto a salones arcade, y ver Metal Slug 2 por primera vez causó sensación.

Comentarios del tipo "joder, ¿ese es el nuevo Metal Slug?" "qué caña ¿no?". Era normal. El juego mejoró sensiblemente en muchos aspectos con respecto al primero, que también era digno de elogio. Gráficamente no podía dar mucho más de sí, pues las placas MVS y la propia NEO-GEO AES, estaban ya al límite técnico de lo que podrían ofrecer. Pero aun así SNK siempre sorprendía, y lo volvió a demostrar. Las localizaciones eran más vistosas, sobre todo la segunda misión, ya mítica, donde reventábamos a escopetazos con la "shotgun" a las momias. Si nos descuidábamos, dichas momias nos envenenaban y éramos nosotros los que nos momificábamos. El colofón de tan extraordinario nivel era su jefe final, algo realmente sorprendente por lo atípico. Esa máquina en forma de mandíbula que nos iba comiendo hacia arriba, en vertical, era toda una maravilla y un deleite visual para los arcades de ese estilo en la época. Por cierto, jefe final al que le pillé el truco de puta potra (ya sabéis, dejarse caer por el lado derecho...).

Mi copia del Metal Slug 2 formato MVS.
Conectado a la placa MVS.


Todo el juego era brutal. Directo y muy bestia. Era tremendo. Los jefes eran monstruosos y muy amenazadores. También muy emblemática era la tercera misión, la cual transcurría sobre un tren en marcha, y que más adelante nos montábamos en un avión (sólo disponible para un jugador, el otro se buscaba la vida...). Ese final con el jefe de cuatro patas anclado en los raíles, con ese fondo apocalíptico de cuidad en llamas y la música de fondo (también muy apocalíptica), era sublime. Esta acción desmesurada volvía a mezclarse con dosis de humor, pero esta vez mucho más acentuada. En la primera misión hay carteles escritos en árabe que dicen cosas... que igual no te creerías. Uno dice algo así como "tengo diarrea" y otro "necesito las medicinas". Todo esto nada más empezar el juego. Además, contaba con un montón de secretos, como sitios donde conseguir gemas y puntos, o los prisioneros que rescatábamos, que podían estar ocultos en casi cualquier lugar que se nos ocurriera. Si dábamos con el que nos hacía el "hadoken", como Ryu en Street Fighter, teníamos un acompañante extra muy divertido.

Pero es que cuando creías que ya no se superarían más, vas y te encuentras una invasión alienígena, y te empiezan a salir extraterrestres por todos sitios. Como colofón final te unes al que eran tus enemigos y lucháis contra el ovni que amenaza a todos los humanos. Recordad que el final es un "Independence Day" en toda regla. Es, sin duda, el Metal Slug que más tengo en estima, sin desmerecer en nada al primero, quien sentó las bases. Pero esta secuela se ganó un gran hueco dentro de mi corazón de "gamer" que nunca olvidaré. Lo que nunca entendí de este Metal Slug fue su rarísima revisión. Creo que es el único de toda la saga al cual le hicieron una especie de lavado de cara. Lo llamaron Metal Slug X. Fue algo así como una remasterizacíón. Cambiaron cosas como que los niveles de día, se jugaban de noche. Te podías poner gordo (me encantaba que se pusieran gordos...) en la fase 3, antes que la 4, y cosas así. No sé, no me terminó de cuajar el X. Notaba que se había perdido un poquito la magia del 2, a pesar de que seguía siendo un gran juego.

Se podría decir que el X es una versión vitaminada del 2. A pesar de todo me quedo con el 2. Gasté muchas monedas de cinco duros en aquella recreativa (que muy probablemente tendría dentro una placa MVS con el cartucho conectado) y siempre soñé con tener algún día algún juego de estos en su formato original. Algunos, en plan purista, lo critican porque a nivel técnico volvía a reciclar cosas el 1. Sí, mismos sprites y animaciones... pero es que dudo mucho que el hardware sobre el que corría diera mucho más de sí. Por otro lado tengo la gran suerte de poseer el "fullkit" de su versión en MVS y de poder disfrutarlo hoy día en mi recreativa. Sí, puedo tirar de emulación en mil dispositivos, incluso de pandoras o pi2jamma, pero saber que estás jugando al hardware original... Al mismo hardware que estaba en tu salón recreativo de hace 20 años... eso no tiene precio. Y es más, hablando hoy día con viejos amigos y personas que vivieron aquellos años de recreativas, al mencionar Metal Slug, es curioso, pero se les viene antes a la mente el 2 que cualquier otro. "Ah si, el de las momias"... "ostias, el del tren que te montabas en el avión...".

Preparado y listo.

Por todo esto me parece el Metal Slug más relevante. Creo que SNK puso mucha más "carne en el asador" que en el primero (que, insisto, también es genial...) y dio como resultado un "run and gun" prácticamente perfecto. Ojo al detalle de poder elegir uno de entre cuatro héroes, dos de ellos femeninos, algo muy raro en este tipo de juegos. Antes eran solo dos, y masculinos. Gráficos, dificultad, duración y jugabilidad se me antojan prácticamente perfectos para un juego de este estilo. Ya con la tercera entrega, que también lucía de escándalo, la cosa se fue deformando un poco, bajo mi punto de vista, pues aumentaron considerablemente la dificultad y la duración. Al Metal Slug 3 sólo conseguí llegar a la fase del espacio, donde volamos en vertical hacia arriba. Y no podía más. Era demasiado. Y ojo, que al 3 también le di caña en su día. Fue el último Metal Slug que jugué, propiamente dicho, en una recreativa. Así que nada, no creo que aporte ya mucho más sobre Metal Slug 2 a día de hoy, pues hay muchísima información por toda la red.

Simplemente quería dejar constancia, de nuevo, con mi granito de arena, sobre otro juego arcade que creo que se merece un gran reconocimiento. Es más, me parece un ejemplo ideal, sobre todo para las nuevas generaciones de jugadores, sobre cómo mostrar lo que nos alucinaba a quienes ya rozamos los "peligrosos" cuarenta, aquellas máquinas en salones recreativos. De cómo aquello sólo era posible jugarlo en aquellos lugares, ya que en casa no se tenía la diversidad de hardware como la que disponemos hoy día. Metal Slug 2 supuso una pequeña revolución en su género, coronándose como uno de los mejores. Y creo, sinceramente, que a día de hoy ha envejecido estupendamente. En esta época de remasters y juegos indie en 2D, con maravillas como The Messenger u Ori, por poner un par de lo más relevante, juegas a Metal Slug 2 y no parece que estemos ante algo viejo o desfasado. Sigue con la misma frescura y acción loca de siempre, y sigue siendo un juego altísimamente recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario