jueves, 28 de marzo de 2019

Cuando se cruza esa delgada línea roja



No hace mucho publiqué por aquí, rompiendo una lanza a favor de la gente que se lo curra de verdad en Youtube, una lista de canales que, bajo mi punto de vista, merecen la pena ver. Lo hice para quitarme un poco el "san Benito" de mi particular animadversión del youtuber, digamos, genérico, que sólo busca visitas haciendo el gilipollas delante de una cámara. Estos canales que recomendé ofrecían lo contrario, es decir, contenido de calidad, aliñado en ocasiones con dosis de humor. Uno de ellos es Spinecard. Un canal genial que sigo con bastante asiduidad, ya que su mayor representante, VirtuaNEStor, me parece una persona que lo realiza bastante bien. Pero el otro día se produjo algo que no había sucedido, al menos hasta donde yo tengo noticias, pues parece que el "buenrrollismo" de sus seguidores y suscriptores, se ha dado de bruces con el poseedor de una colección que se ha salido del tono habitual.


Para quienes no sepan de qué va esto, dejo el vídeo en cuestión:



Bien. Una vez vista la colección y el dueño de la misma, tengo que dejar claro que esto difiere un poco de lo que muestra normalmente en el canal. Es distinto porque por primera vez se ha perdido ese "alma", por llamarlo de alguna manera, que destila y sobre todo, defiende, el canal. ¿De qué hablo? Pues de que, hasta la fecha, recorriendo el país, VirtuaNEStor nos ha estado enseñando colecciones extraordinarias, como la que nos concierne ahora, que también lo es. Pero buen parte del logro de estos vídeos, casi más de las colecciones, eran los coleccionistas en sí. No importaba si la colección era más o menos humilde o más o menos grandilocuente. Siempre se observaba, o al menos se sentía la sensación de que, la gente que aparece en el canal eran apasionados del mundillo retro. Gente que, independientemente de su poder adquisitivo o la cantidad y calidad de sus objetos, nos abre las puertas de su casa para mostrarnos su colección.

Entonces... ¿Qué tiene de malo esta vez este último vídeo? Se preguntarán algunos, sobre todos quienes vengan de nuevas. Pues que, por primera vez, nos hemos topado con una persona que se podría definir como "non grata" en este gremio de gente que coleccionamos juegos retro. Para empezar, nada más comenzar la entrevista, el propio VirtuaNEStor, consciente del muy probable revuelo que puede producir (y al final se ha producido) entra en, digamos, modo "control damage". Antes de que ocurra nada, intenta echar un capote al dueño de la colección, intentando dejar claro que es una persona que ama los videojuegos, y que no es un especulador. Lo gracioso viene poco después. Porque casi acto seguido empiezan a comentar que la colección se puso a la venta por eBay, ojo, por 1.200.000 euros. A esto, puntualiza el propio dueño de la colección, le otorga justificación diciendo que  no era en realidad para vender, sino para llamar la atención hacia otros coleccionistas y así intercambiar juegos.

El remate final viene cuando el vídeo nos muestra secciones de sus estanterías. No sólo posee una de las colecciones más completas de SNES de toda España (y yo casi me atrevería decir a nivel mundial), sino que posee muchos títulos repetidos, hasta 10 y 12 veces. Títulos que, al menos en lo que se ha mostrado en el vídeo, están muy cotizados y son objeto de deseo de mucha gente que, o por dinero o simplemente por falta de existencias, no puede acceder a él. La puntilla es cuando comenta que tiene casi todo el fullset, pero que le faltan 8 títulos, los cuales, no los va a decir. ¿Resultado? Se ha desatado la ira de muchos seguidores del canal, han llovido críticas (unas más acertadas que otras...) y el vídeo se ha llenado con un buen número de "dislikes". Es tal el revuelo que incluso se ha echo eco alguna que otra web de juegos, ya que, a pesar de la polémica, la colección es absolutamente espectacular.

Y creo que es ahí donde radica la cuestión del asunto. No creo que nadie se atreva a decir que es una mala colección. La colección es para quitarse el sombrero. Y VirtuaNEStor ha hecho muy bien en mostrar esta colección. Eso es indiscutible y de nuevo, muy de agradecer, como siempre. El problema es que este "coleccionista" da la impresión de que ha cruzado una línea roja: de la pasión a la obsesión. Porque el coleccionismo de juegos retro, al menos como yo lo entiendo, es pasión. Yo colecciono para poder completar aquellos juegos, consolas y gadgets que en mi infancia disfruté y perdí por diversos motivos. Siempre lo he dicho y siempre lo diré: a mí no me gustan los videojuegos, me apasionan. Y llevo muchos años coleccionando juegos retro, a pesar de que mi colección sea muy humilde. El motivo del desencanto de la gente con este señor de la colección de SNES, es que no se ve identificada con lo que acabo de explicar. Alguien me dijo una vez que un coleccionista no está para ganar dinero, sino para "perderlo". Lo contrario no es coleccionar. Es especular.

Mi copia de Donkey Kong Country. No tengo 12, con una me basta.

No me puedes decir que amas tu colección cuando alardeas de que la pusiste en venta por una cifra exagerada. Si lo justificas diciendo que NO era para vender, sino para llamar la atención... ¿Cómo se come esto?. Ebay no está para llamar la atención. Ebay está para dos cosas: comprar y vender. Si quieres contactar con gente para intercambiar juegos, para eso están los foros, redes sociales y sitios así. Suena a un recochineo con dosis de prepotencia. Esta es la diferencia entre este señor y los que realmente sentimos pasión por el mundillo retro. A mí, jamás se me ha pasado por la cabeza poner toda mi colección a la venta. Si eso sucediese alguna vez (toco madera para que no ocurra nunca) y me viera obligado por motivos económicos, lo haría con muchísimo dolor. Desprenderme así por las buenas algo que me ha costado tanto tiempo y dinero sería, como poco, insoportable. Obviamente hay cosas más importantes en la vida que esto, pero una vida sin "vicios", es una vida terrible. Y éste es prácticamente mi único "vicio".

Al final, y observando en conjunto todo el vídeo, queda más como una especie de promoción de ventas que de una colección normal. Es lógico que lo llamen especulador. Es que si pones tu colección en venta por un sitio como es eBay, y más por un precio exagerado, ocurren un par de cosas. La primera es que creas un terremoto en el mercado. Promueves precios al alza, aunque sepas que es prácticamente imposible que te compren la colección a ese precio. Para comprender esto se puede usar un símil futbolístico: si un equipo poderoso ficha a un jugador estrella por un precio que antes nunca se había dado, el resto de fichajes, tanto de humildes como poderosos, se van a ver afectados por una subida de dinero. Si fulanito que es una estrella ahora cuesta 100 cuando antes costaba 50, el que costaba 25 va a costar 50. Lo mismo ocurre con la compra y venta de juegos. Si alguien ve tu anuncio de 1 millón de euros y él también tiene juegos iguales en venta y vea qué juegos tienes, va a ir corriendo a modificar sus propios precios para encarecerlos, ya que si tú (por poner un ejemplo) pides 100 por un artículo, eso se toma como referencia y otro vendedor va a pedir 90 para hacerte la competencia y ganarse al potencial comprador. Un título que antes valía 50. Con lo que el comprador, que en muchos casos es gente como yo, nos vemos afectados por precios cada vez más abusivos.

Lo segundo que ocurre es que te conviertes en eso: en un especulador. No es una inversión para tu propia degustación. Buscas beneficio económico sin más. Por si quedaban pocas dudas, encima al final del vídeo avisas al personal de que te faltan 8 títulos, pero... no los quieres decir. Entonces me asalta una cuestión: ¿para qué tanto ocultismo si tienes juegos repetidos de sobra que puedes intercambiar por los que te faltan?. Es más, a mí no me importa decir qué juegos faltan en mi colección particular. Si quieres te los digo: Battletoads, Ufouria, Rainbow Islands y Shadow Warriors. Todos de NES. Si puedo me haré de ellos algún día, sino... pues nada, no se puede y ya está. Los busco, echo vistazos de vez en cuando por los sitios de venta habituales, y si veo algo que me convenza y esté dentro de mis límites económicos, pues lo pillo, porque es mi pasión. Otra cosa es acaparar como si no existirera un mañana para prepararte una "jubilación". No critico el hecho en sí. Cada cual hace con su dinero lo que le da la real gana. Faltaría más. Pero si es así, tú no eres como yo. Al menos llama a las cosas por su nombre. Yo admiro esa colección como el que más, pues, insisto, me parece maravillosa. Pero por favor, no te rías de mí intentándome convencer de que eres como yo y tantos otros. Es eso lo que no te permito. Es ahí donde falla el asunto y se desata la polémica. Lo que molesta es que quieras hacerte pasar por gente como yo, cuando tú y yo tenemos una visión totalmente radical y opuesta de lo que signfica algo tan maravilloso, como es el hecho de coleccionar juegos retro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario