miércoles, 9 de enero de 2019

PS mini y NEO GEO mini: las dos caras de una misma moneda



Empiezo el año con un post que va a venir a ser un análisis dual. Iba a ser sólo de la Play Station Classic, pues al final me la compré por capricho. Pero no me imaginaba que sus majestades los Reyes Magos iban cargados con otra mini que ya está en mi colección: la de NEO GEO. Como a estas alturas hay cientos de reviews y video-reviews de ambas consolas mini, en mi caso particular he preferido analizar, y de paso comparar un poquito, ya que se da la ocasión, ambas consolas. No quería realizar tampoco un análisis a conciencia por las mismas razones que acabo de comentar, por lo que igualmente no espero que sea un post demasiado extenso. Pues eso, empezamos con una "guerra" de minis, a la par que también valdría este post como "últimas adquisiciones retro". Ideal para abrir boca estos días.


Empezaremos por la consola de Sony. Tal y como dije en su momento, tras las rebajas anunciadas, me picó la curiosidad y al final cayó. Por 60 euros me ha parecido un precio mucho más justo que los 100 iniciales. Lo siento mucho por aquellos que soltaron esa cantidad de dinero. Ha debido de ser muy frustrante. En mi caso lo voy a analizar viendo la perspectiva del nuevo precio, mucho más económico. De primeras hay que reconocer que el empaquetado es genial. La consola viene en una caja de tamaño superior a cualquier otra mini oficial que haya aparecido. Y dentro está todo muy bien colocado y presentado. La consola está en el medio de la caja, y debajo ambos mandos y los cables. Las instrucciones sin embargo están colocadas fuera de la caja interior, lo que hace que todas las cajas de las PS mini queden abombadas.

El acabado final, tanto de la consola como de los mandos, es muy bueno. La consola está realizada hasta con el más mínimo detalle y los mandos al tacto son una delicia. Es en esto donde Sony ha acertado de pleno. Han cuidado la presentación y el acabado externo del producto. De eso no hay duda. El problema viene de donde casi todos sabemos ya a estas alturas: la emulación. Sí, es cierto (por si alguien todavía no lo sabía): la emulación de PS mini es horrible. No se puede jugar en condiciones a títulos tan emblemáticos como, por ejemplo, Tekken 3. Le falta velocidad a causa de ser la versión que funciona a 50Hz. El primer GTA funciona a un framerate increíblemente bajo. No sé si andará por los 20fps pero por ahí debe estar. Y otros como Ridge Racer Type 4 muestran unas ralentizaciones en bastantes puntos a la hora de recorrer cualquier circuito. De la quema se salvan pocos como Rayman, Super Puzzle Fighter o Metal Gear Solid, al menos en lo que respecta a nivel técnico de emulación.

Caja exterior y la interior con la consola. Antes de llegar a ella hay otra caja blanca con el símbolo PS.

Así que me encuentro justo con lo que esperaba en este aspecto. Quizá me esperaba menos de los materiales de la carcasa y los mandos, que es lo que me ha agradado, pero como ya se sabe, estamos ante la que es, muy posiblemente, la peor mini de todas. Es más que evidente que se han despreocupado casi por completo por el tema del software. Algo que, viniendo de una compañía de la talla de Sony, sorprende de sobremanera. Y paliar esto no era difícil. Si hasta PSP emula PSX de una manera magnífica. Pero no sabremos, al menos a corto plazo, qué sucedió en las oficinas de Sony para que ocurriera este desastre llamado Play Station Classic. Después de abochornarme probando los 20 títulos que traen (algunos no los conocía ni por asomo, que esa es otra...), la he vuelto a empaquetar muy cuidadosamente, y hala, a la estantería. Ni me molesto en probar BleeemSync. Para eso tengo mis Rasbperrys...

NEO GEO mini se ha presentado inesperadamente en mi humilde colección de consolas mini, pero con la gran diferencia de que esta sí ha cumplido con lo esperado. Mi modelo es el japonés, en mi opinión la versión más bonita de las tres. Por desgracia nunca he tenido una NEO GEO y la única vez que toqué una NEO GEO fue no hace mucho, en un evento de videojuegos donde tenían la NEO GEO CD. Así que esta mini es mi primera consola de SNK. Y es ahora cuando comprendo el precio de esta mini (130 euros del ala) y por qué se valora tanto todo lo que saca SNK. Es que, si todo deslumbra la calidad de esta mini, veo lógico que se muevan los precios que se mueven en mercados retro con sus cartuchos AES y MVS. Y cómo una consola de NEO GEO sigue costando un pastizal. Ahora me cuadra todo.

Y es que, de las minis que he probado, es la mejor con mucha diferencia. El empaquetado es un poco simplón, vale, pero al sacar esta mini de la caja, uno alucina con el acabado de la consola. Es extraordinario. Todo parece realizado con material de buena calidad y el tacto con la máquina es buenísimo. El joystick no tiene mucho recorrido y responde a la perfección. Pero lo que más me ha impresionado es la calidad de imagen de su pantalla de 3,5 pulgadas. Creedme cuando os digo que es muy llamativa la pequeña pantalla que ha montado SNK en esta mini. Se nota mucho que ha sido pensada muy en serio para ser una recreativa portátil, aunque tenga la opción de conectarla a cualquier TV moderna vía HDMI-micro HDMI (ojo que no vale de HDMI a HDMI). Es una pasada, al igual que los mandos. Me han regalado dos pads de la mini, uno negro y otro blando. El diseño es clavado al de los mandos de NEO GEO CD, y os garantizo que pasa por uno de ellos perfectamente. El acabado y su respuesta al tacto es inmejorable.

Así de bien luce esta maravilla.

La única pega de esta mini es cuando la conectamos a la tele. Y es que se echan en falta más opciones visuales a la hora de mostrar los juegos en pantalla grande. Por defecto se ven bien, pero no permiten añadir scanlines o pixel perfect, algo que ya habría sido la guinda del pastel. Sin embargo, ofrece en el menú una opción de supuesta mejora de calidad, que lo único que hace es mostrar la imagen más suavizada, empeorando el resultado. Sin duda es el gran hándicap de esta mini. Respecto al catálogo de juegos, pues está bien, pero me sobran muchos King of Fighters, por mucho que esta sea la saga de lucha por excelencia de SNK, y me faltan otros como Street Hoop, Spinmaster o Nightmare in the Dark, por poner tres de los que me parecen importantes. A pesar de todo, repito lo dicho: es la mejor mini que ha pasado por mis manos, y mira que la NES mini la tenía en mi altar particular. Pero ésta me ha parecido todavía mejor. Tenía entendido que rara vez SNK hace las cosas mal. Va a ser verdad.

Uno de mis dos pads. Decir que son extraordinarios es quedarse corto.

Bueno, pues por aquí acaba esto. Solamente decir que estoy muy contento con ambas minis, a pesar de la cagarruta de Sony. Me sirve de ejemplo todo esto para ver cómo una compañía realiza las cosas y cómo las realiza otra. De cómo no se hacen las cosas, y de cómo sí. Espero que en el futuro las próximas consolas de este tipo se parezcan más a la de SNK que a la de Sony. Y aprovecho para decir que las consolas minis son objetos destinados para el coleccionismo retro, de eso estad todos bien seguros. Están pensadas y diseñadas para coleccionarlas, exponerlas y, en un momento determinado, probarlas. Aunque cada uno la pueda usar como le convenga, yo al menos llego a esta conclusión. De otra manera no veo motivo de comprar una consola mini que no sea ese. Estoy deseando ver qué hace SEGA con su Mega Drive mini y las próximas que están por venir. Espero que, al menos, tomen nota de lo que hay que hacer para que una mini triunfe... y lo que no.


No hay comentarios:

Publicar un comentario