viernes, 28 de diciembre de 2018

Sony fracasa con su PS Mini y la ofrece casi a la mitad de precio



Un despropósito. Así es como la comunidad ha valorado la que es la primera, y no sabemos muy bien si la última, visto lo visto, consola mini de Sony. Los sonyers de este país, sin ir más lejos, han sido de los primeros en echar pestes de dicha consola. Eso significa que la cosa ya ha pasado de castaño a oscuro o terriblemente negro, porque la gente aquí es escuchar la palabra Playstation, y pagan lo que sea con los ojos cerrados. Esta ceguera incontrolada no ha debido pasar por alto para la gente de Sony a la hora de realizar su PlayStation Classic (PS Mini a partir de aquí), pues es más que evidente la dejadez y el poco tacto que han tenido a la hora de ofrecer la versión mini de una de las consolas más importantes de la historia. No es que Sony no se quieran a ellos mismos. Es que estaban auto-convencidos de que, al sonyer nostálgico, se la iban a meter cuadrada y no iba a rechistar. Pero lo han hecho tan terriblemente mal, que no ha colado.


La PS Mini se encuentra con una rebaja del 40% en los momentos en los que escribo estas líneas. Algunos centros comerciales todavía no tienen los precios actualizados, pero que sepáis que desde el 27 de diciembre de 2018 cuesta 60 euros. No ha pasado ni un mes desde que se puso a la venta, y ya se puede adquirir casi por la mitad. Este hecho me hace reflexionar sobre varias cuestiones relacionadas con Sony y sus fanáticos. Ambos se conocen. Y desde hace mucho. Saben qué esperan uno del otro. Los fans pagan por lo que sea... y Sony sabe que cualquier cosa se la van a vender como churros, por mal que lo hagan. O casi casi. Pues se vuelve a demostrar que no todo vale en esta vida. Cómo habrá sido la cosa como para que el más fan de Sony haya despreciado a la PS Mini.

Por eso me encuentro moderadamente sorprendido por lo que está pasando. Y cómo, de nuevo, comparando con otras, sale Sony perdiendo. Y que quede claro que yo no soy antiSony (tengo todas las consolas de Sony, incluso repetidas...) ni pro-nada. Me limito a dejar por aquí mis impresiones, tal cual lo pienso. Vuelvo a tener razón, por muy prepotente que pueda sonar esto, en que Sony se ríe de sus usuarios constantemente. Tiene un consolón llamado PS4 con un catálogo de juegos impresionante y es la única que se ha atrevido con las VR en esta generación. Pero tiene cosas muy feas que sus usuarios van tragando siempre con la excusa de defender a una marca como es Sony. Después de esto queda claro los motivos por los cuales suelo estar más de acuerdo con lo que hace Nintendo (de la que también tiene cosas que no me gustan).

Vídeo de RETRO GAMING ARTS comparando la Mini con la PSX original.

Nintendo ha sacado sus minis con mucho cuidado. También son pequeñas chucherías nostálgicas a precios elevados, pero al menos tienen algo que las hace interesantes, más allá de ser productos con licencia oficial. La NES mini contiene un catalogo estupendo, al igual que la SNES con el añadido del Stafox 2. La emulación en ambos casos es excelente y hasta se pueden hackear para meter más juegos si se quiere. Se da incluso la paradoja de que la SNES mini emula mejor los juegos de PSX que... la propia PS Mini. La Mini de Sony cuenta con un emulador open source que, si mal no recuerdo, precisamente Sony anduvo en CONTRA de la gente que lo creó en su día. Encima que no les ha costado un céntimo, lo han implementado de pena. Han metido roms de sus propios juegos sin importar cosas como que sean versiones a 50 ó 60 Hz y sin importarles un pimiento el tema del doblaje. Todo viene en inglés.

Tampoco ha gustado nada que los mandos sean los originales "primigenios", sin los sticks analógicos del primer DualShock. Lo único positivo es que la scene se está encargando de sacarle todo el partido que Sony no ha sacado de esta máquina. Con BleemSync ya se pueden instalar juegos, vía USB, del infinito catálogo de PSX. Y mientras estoy escribiendo esto me entero de que ya carga una primera versión de Retroarch, con lo que ya emula un montón de sistemas arcade, consolas (incluida Nintendo 64) y su propia alternativa emulable, pues Retroarch cuenta con su propio emulador de PSX. Así que, tras el desastre oficial, nos queda al menos el cacharreo. Diré algo más: no me importaría adquirir esta mini. En serio. Siento predilección por este tipo de productos que fracasan en ventas. Igual dentro de unos años pasa a convertirse en algo muy valioso para el coleccionismo. Sólo por fetichismo me valdría. Solamente espero que, con todo este cacao que ha montado Sony, algunos se den cuenta de cómo las gasta esta compañía con los usuarios. Aunque sé que, con esto y todo, para muchos es misión imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario