martes, 18 de diciembre de 2018

[Análisis Breves] Quake HD, The Messenger, SOTC, Hitman 2



Nueva ronda de pequeños análisis de lo que voy jugando. 2018 ya se nos va acabando bien cargado de grandes juegos, y lo que es mejor, con un 2019 bastante prometedor con los títulos anunciados. Le tengo muchas ganas a títulos como RAGE 2, Metro Exodus o Devil May Cry 5, por poner tres ejemplos. Y todavía tengo que probar algunos que todavía tengo en la estantería. Detroit Become Human lo tengo recién adquirido del Black Friday (por 19 euros como para dejarlo escapar), Astro Bot de PSVR también lo tengo en el tintero, y algunos ya reclaman ser jugados de una vez, como mi copia de Wolfenstein II. Mientras vamos con lo que ya he terminado, que viene a ser una mezcla entre jugabilidad retro, remasterizaciones e indies que me han agradado mucho. Ahí van.


QUAKE HD (PC).
Hablamos del Quake 1, del original que salió en el 96. Hacía bastante tiempo, más de una década seguro, que no tocaba uno de mis FPS favoritos. Y he decidido jugarlo lo mejor adaptado posible al PC actual que tengo para jugar. Y la mejor opción que he encontrado ha sido un mod llamado "Quake HD Pack mod" que podéis conseguir aquí. Sólo tenéis que bajar ese zip, descomprimirlo en cualquier carpeta y añadir los archivos PAK0.PAK y PAK1.PAK de vuestro Quake original. Dejo una pequeña guía para el que quiera probarlo:

* Descomprime la versión 1.44 en cualquier carpeta.
* Descomprime el parche 1.45 en la carpeta de la 1.44.

• Copia PAK0.PAK y PAK1.PAK de "quake\id1\" (tu carpeta original de Quake) a "VISpatch\id1\".
Si tu versión es de Steam, están en "\Steam\steamapps\common\quake\id1\".
• Ejecuta "VISpatch\id1\vispatch.exe" según tu versión (32 o 64 bits).
• Mueve a "Quake HD Pack\id1\" los archivos parcheados con vispach "PAK0.PAK" y "PAK1.PAK", abre "Quake HD Pack\darkplaces-sdl.exe" y a jugar.

Con esto se nos abrirá nuestro Quake con resolución FullHD con texturas y efectos lo mejor adaptados posibles para que la experiencia sea de lo más espectacular. Además viene configurado por defecto el control típico ASDW + ratón para los FPS modernos. Yo al menos no he tocado nada para poder jugar sin ningún problema. La verdad es que el cambio de gráficos y la alta resolución le sienta bien a nivel de escenarios pero no tanto con los enemigos. Esto es un mod, no un remaster, por lo que se intenta aplicar de la mejor manera posible los acabados modernos en los modelos antiguos. Esto da pie a que veamos unos personajes con un diseño poligonal muy picudo y pobre, pero con unas texturas en alta resolución. De lejos no van mal, pero de cerca cantan mucho. A pesar de esto, el mod es muy bueno, y aplica efectos de iluminación y agua bastante logrados para un juego de mediados de los 90 (hay que tener siempre presente esto).


En lo que respecta a la jugabilidad, he de admitir que no ha envejecido tan mal como esperaba. Lo recordaba más directo, pero conforme iba avanzando los niveles de sus 4 zonas me estaba percatando de que la cosa no iba a ser tan sencilla. Están diseñados como lo que fueron en su día, muy del estilo Doom, con muchos secretos, puertas y llaves, donde en más de una ocasión te encontrabas una desagradable sorpresa. Además, sigo pensando que fue un poco "cagada" el hecho de mostrar a tu mejor "boss final" en el acto 1. Esto fue así porque en la versión Shareware, para atraer público, dejaron todo el primer acto. Al acabar con este jefe no cabía duda de que te entraban ganas de jugar más. Y ese era el problema de este primer Quake: se va desinflando un poquito en su endiablada recta final, perdiendo espectacularidad a cambio de más dificultad. Pero bueno, tampoco era su punto fuerte, pues como he dicho otras veces, donde lo clavó este juego fue en su multijugador, para los pocos privilegiados que en su día pudieron probarlo. Así que os animo a probar este mod, a pesar de lo purista que yo soy con estas cosas.

NOTA: 9.

The Messenger (Switch).
Por lo visto el mejor juego indie del año es, para los "expertos", Celeste. Estoy en absoluto desacuerdo. He probado el juego y no me ha convencido para nada esta especie de clon de Super Meat Boy. Para mí el premio del número uno es para The Messenger. Es de lo mejor que he jugado este año en lo que respecta al escenario indie. Y lo mejor de todo es que ha sido prácticamente un descubrimiento personal, pues no me había informado antes (casi me gusta más no estar informado con ciertos juegos...) de lo bueno que era este juego. Me fijé en él porque, viendo las capturas, parecía una copia de Ninja Gaiden muy descarada, y pensé probar a ver qué demonios era eso. Y bueno, la base es de Ninja Gaiden, eso seguro. Toma "prestadas" las licencias de aquella magnífica trilogía de NES, que protagonizó nuestro querido ninja Ryu Hayabusa, y le da su propio toque personal, convirtiendo algo que parecía un simple plataformas copypasteado de los clásicos de NES en otra cosa bastante mejor.


Por eso NO RECOMIENDO LEER A PARTIR DE AQUÍ, PUES AUNQUE NO VOY A SPOILEAR NADA, CONSIDERO QUE HAY DETALLES QUE IGUAL ES MEJOR NO CONOCER. Dicho esto en mayúsculas para que nadie se pierda, el juego es una continua sorpresa tras otra. Hay viajes en el tiempo, mucha acción y mucho humor en los escasos textos en forma de diálogos. En principio se presenta así, como el típico juego que quiere recrear la época de los 8 bits, con un planteamiento idéntico a Ninja Gaiden. Se desarrolla como un juego de plataformas y acción normal y corriente, iniciando su recorrido del punto A al B sin más. Pero cuando creemos que nos hemos ventilado en pocas horas un juego de corte indie que está bien y poco más, ahí llegan los cambios. Y es que podremos cambiar el tiempo, 500 años al futuro y viceversa, observando cómo el juego pasa de ser uno de 8 bits a otro de 16 bits. Una cosa que parece simplona, pero que es una auténtica genialidad, pues jugando con los portales temporales, en una misma zona podremos acceder a otras ocultas y avanzar en la aventura.

Una aventura que se convierte en todo un metroidvania realizado con bastante inteligencia. Los puntos de guardado están colocados de manera que no frustre al jugador, y la exploración está muy bien justificada. Incluso hay algún que otro puzle que nos hará rebanarnos la cabeza, pero nada que nos saque de quicio. Nuestro ninja, el mensajero del futuro, cuenta además con un árbol de habilidades que le permite mejorar cosas como su salud, y algo más interesante si logramos conseguir todas las monedas verdes que se necesitan para abrir un baúl. Eso sí, estamos ante un juego especialmente exigente si queremos completarlo al 100%. Conseguir estas monedas nos exigirá habilidad al mando y bastantes reintentos. Será normal rondar las 400 muertes una vez completemos todo. Suena bárbaro pero es que estamos ante un juego que nos puede deportar unas 20-25 horas de juego tan tranquilamente. Y sin ni siquiera darnos cuenta. A mí me ha parecido una gozada. Ya espero impaciente dos cosas: su ya anunciada expansión gratuita y su versión física. Esta es una de las mejores sorpresas que me he llevado en este 2018. Juegazo imprescindible.

NOTA: 9,5.

Shadow of The Colossus (PS4).
Lo dije en su día. Al final iba a caer, a pesar de poseer el original de PS2 y la remasterización que iba junto a ICO en PS3. Pero el Black Friday me lo ha puesto muy fácil, porque por 20 euros me lo he traído a casa. Y he podido deleitarme con este remake gracias a que el juego corre de maravilla en mi PS4 FAT con el HDR activado. Lo suyo es jugarlo en la Pro, pero como no la tengo, me tengo que aguantar. A pesar de esto, los colosos lucen de maravilla, sobre todo en lo referente a los detalles como el pelo y siguen imponiendo mucho respeto. Hay que contar que es la primera vez que lo juego en una pantalla de 60 pulgadas, por lo que, además del retoque gráfico, la imponente presencia de los colosos se me ha presentado como nunca lo había visto. Además de ellos, el mundo que ideó Fumito Ueda para esta ocasión se ha mejorado con unas tonalidades algo más realistas, y añadidos extra como los ríos y cascadas, que le dan un plus de espectacularidad al paisaje, por si no fuera ya de por sí vasto e impresionante.

No me ha hecho gracia el tema de los controles. Juraría haber leído y releído que los controles de nuestro héroe habían sido mejor adaptados, corrigiendo los problemas de las versiones de PS2-PS3. No sé yo hasta qué punto esto es cierto. El apuntado con el arco me sigue pareciendo complicado y a veces no nos agarramos todo lo bien del todo que debería a los lomos de algunos colosos. Noto algo de mejora, es cierto, pero igual me esperaba otra cosa. La cámara era otro de esos puntos a tener en cuenta en una puesta a punto de un juego tan icónico como éste, pero no he advertido yo cambios significativos. Lo digo porque me ha causado problemas con un par de colosos o tres este hecho. Así que a nivel técnico, da unas de cal y otras de arena. Insisto que esto es lo que he experimentado en una PS4 FAT con el HDR activado. No puedo sacar conclusiones del "modo optimizado" en PS4 Pro.


Sobre el propio juego, pues no hay demasiado que decir a estas alturas. Imprescindible lo juegues donde lo juegues. Es una obra maestra del videojuego que no tiene parangón. Todavía jugando a esta edición re-maqueada se me han puesto la piel de gallina a la hora de enfrentarme a la gran mayoría de colosos. Habiéndolo jugado más de 10 veces en sus distintas ediciones, que todavía cause efecto en mí este juego, es sinónimo de la grandeza que esconde en él. Bien es cierto que se pierde un poquito la "frescura", por decirlo así, de cuando lo juegas por primera vez, ya que sabes de sobra cómo matar a los colosos y qué ocurre al final, aunque alguno me ha hecho tener que recordar algo más de lo esperado. Hay quien dice que igual no habría estado mal añadir, al menos, un par de colosos más. Al principio es algo a lo que me opuse, pero igual no habría estado de más, aunque se hayan que haber descubierto de forma secreta. Le hubiese dado un plus de interés a esta reedición, así como sacarlo en algún tipo de edición coleccionista o especial. De todas maneras, es un clásico maravilloso que no debe faltar en la colección de cualquier jugador.

NOTA: 9,9.

Hitman 2 (PC).
Siempre me ha resultado algo injusto que se sitúe la saga Hitman un poco a la sombra de otros juegos de infiltración, como Metal Gear o Splinter Cell. Nuestro "Agente 47" ha logrado, a pesar de todo, sobrevivir a esas dos grandes bestias del género. Prueba de ello es esta segunda entrega de este reinicio, que tanto se está dando en muchos otros juegos (véase Tomb Raider y cía...), con sólo el título del juego sin ningún extra añadido. Hitman, escrito así a secas, salió hace un par de años con una renovada estética gráfica y una jugabilidad que, si bien no ha hecho mucha gracia a los más puristas de la saga, no estaba nada mal implementada. El gran problema de este juego es que se ofreció por capítulos, algo que hizo mella de manera muy negativa. Hitman 2 no viene por fascículos, pero sí que requiere que estemos permanentemente conectados a internet para sacarle todo el jugo. Se puede jugar offline, pero sólo a lo que se refiere al modo historia.


Esta campaña principal es corta pero rejugable. Esto es gracias a su planteamiento abierto, donde podemos recorrer cualquier zona de los amplios niveles, siempre y cuando sepamos camuflarnos o escondernos. La gracia de esta secuela consiste en que podemos cumplir nuestros objetivos de diferente manera. Es posible acabar con la vida del enemigo envenenándolo, haciéndole caer por una trampa, manipulando su coche e incluso elegir si secuestrarlo o matarlo. Estas decisiones tienen peso en la trama del propio Agente 47, quien sigue en su búsqueda de identidad, cual Lobezno de X-men, intentando recuperar su memoria. Así que según nuestras acciones contemplaremos un final u otro. Otro gran problema del juego, en mi opinión, es el excesivo uso de disfraces. Creo que se han pasado un poco de la raya con el tema este de disfrazarse.

Es tan importante el disfraz que el resto de opciones de infiltración son casi inexistentes. Sí, podemos usar coberturas y escondernos en armarios y baúles, pero son acciones que han pasado a un lugar plenamente secundario a favor de los disfraces. Y es que, con el disfraz adecuado, podemos pasearnos sin casi problemas (algún PNJ casi siempre desconfiará...) por cualquiera de los escenarios. Una vez completada la historia, hay misiones aparte muy interesantes, como las del francotirador, en las que debemos buscar la posición y el momento idóneo para apuntar y matar a nuestro objetivo. Pero esta y otras modalidades jugables requieren, por capricho, conexión a internet. Así que nos queda un juego que mejora al anterior, pero con matices que todavía no lo hacen un juego redondo del todo. Sigo pensando que la fórmula empleada en Absolution era mucho mejor en todos los sentidos. A pesar de todo es un juego de Hitman que merece la pena probar.

Nota: 6,5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario