jueves, 18 de octubre de 2018

[Análisis Breves] Spiderman, The Free Ones, Hollow Knight



Empezamos otra nueva ronda de análisis pequeñitos para no aburrir mucho al personal, yendo al grano. He pasado por una etapa de mi vida donde no había precisamente ganas de jugar al PC o Consola. Pero la vida sigue y jugaré todo lo que pueda, pues me considero un jugón (ahora nos llaman gamers) de toda la vida y mientras pueda no voy a renunciar a tal privilegio. En primer lugar vamos con una de las grandes estrellas del catálogo de PS4: Spiderman. Me lo he pasado en grande jugando al que, muy probablemente, sea el mejor juego no sólo del hombre araña, sino de Marvel. Otro juego, de mucha menor relevancia, como The Free Ones me ha sorprendido y enganchado, a pesar de sus problemas técnicos. Y por último vamos a terminar con uno de estos juegos que, por mucho que lo he intentado, no he sido capaz de ver la parte positiva que tanta buena fama se ha ganado. Hablo de Hollow Knight, un metroidvania muy valorado que se me ha atragantado.


Spiderman (PS4)
PS4 ha arrasado en la actual generación de consolas con todo merecimiento. Nadie en su sano juicio creo que sea capaz de afirmar lo contrario. Y es que es normal, porque con títulos exclusivos como este magnífico Spiderman, lo consigue sí o sí. Este 2018 la consola de Sony será recordada por su reboot de God of War (que a mí personalmente me decepcionó) y por este juego de Marvel, que me parece uno de los mejores juegos de superhéroes que se ha creado, junto a la trilogía de Batman Arkham. Insomniac vuelve a demostrar de qué pasta están hechos, pues se atreven con cualquier género. Ratchet & Clank, Resistance, Infamous... ya ahora con el hombre araña. Sin duda han vuelto a dar en el clavo recreando con una fidelidad y un espectáculo maravilloso todo lo que debía, o mejor dicho, debe ofrecer un juego basado en el universo de Spiderman.

Como he dicho en otras ocasiones, no me considero fan de prácticamente ningún superhéroe. Por lo tanto no suelo seguir este tipo de juegos, a excepción de que sean grandes obras como los Arkham de Batman y cosas por el estilo. He de admitir que no me llegaban buenas vibraciones con este título de Insomniac, pues superhéroes de comic y videojuegos normalmente se suelen pegar un hostiazo cuando van de la mano. Es por eso que es muy reconfortante el poder decir que me lo estoy pasando bomba (todavía no lo he acabado, pero ya me queda muy poquito) con este juego. Han cogido elementos de todo lo que se ha ofrecido de Spiderman en los medios, tanto cómics, como series animadas y películas. Lo han mezclado y el resultado ha sido un cóctel prácticamente perfecto. Es un lujazo atravesar las calles de Nueva York de telaraña en telaraña. En primer lugar porque técnicamente el juego está a la altura. Sí, a veces muestra alguna rascada, pero es el precio a pagar para contemplar una cuidad al completo con un nivel gráfico altísimo.



Pocas veces un juego ha mostrado una urbe con tanta identidad, con tanta vida. Se siente realmente que están pasando cosas en la cuidad, que hay transeúntes y coches en cada rincón. Esto parece una chorrada pero me parece muy importante, pues logra que la inmersión en el juego sea buenísima. Tenía dudas de cómo un personaje como Spiderman puede, digamos, acoplarse a unas exigencias jugables modernas. Algunos lo tachan de que es una copia de los Arkham, sobre todo tomando el cuenta el sistema de combate. No les compro dicha comparación, la verdad. No se me ha venido a la mente los juegos de Rocksteady cuando estoy repartiendo leña contra varios enemigos. La lucha es considerablemente más ágil, más rápida y con unos recursos que, obviamente, el caballero oscuro no puede utilizar. El modo sigilo me parece muy bien implementado, dentro de lo que cabe en un juego como éste, y rara vez te encuentras sorpresas desagradables en este sentido.

Me ha agradado mucho el sistema de progresión y el desbloqueo de habilidades y trajes. Desconozco totalmente hasta qué punto los gadgets del juego están basados en los comics, o son inventados para dar jugo al juego, pero me parecen de un acierto total. Eso sí, las misiones secundarias no dejan de ser las típicas de recadero y búsqueda de elementos coleccionables. Es más, analizándolo con una vista en general, es un sandbox bastante típico que no arriesga en casi nada. Pero está tan bien realizado, la historia tan bien hilada, con sus "momentos Mary Jane", el maravilloso doblaje al castellano y unos gráficos de infarto, que hacen que las horas se te pasen volando. Siempre hay algo que hacer en la gran manzana, aunque sea detener un atraco o pillar a unos malos en una espectacular persecución. Creo que con esa palabra, espectacular, es con la que definiría a este juego. Sin duda de lo mejor del año, en lo que a triples A se refiere. Si tenéis una PS4 no os lo podéis perder.

NOTA: 9
The Free Ones (PC)
Me lo recomendaron porque sabían de que otros títulos de índole similar, como Valley, me gustaron bastante. Y sí, dieron en el clavo, porque The Free Ones me ha sorprendido para bien, a pesar de sus carencias, que son muchas. Para empezar gráficamente es un juego que parece tener una década o más, ya que tiene la apariencia de un juego de PS3 sin mucho esmero por sus creadores. Seguramente el presupuesto no daba para mucho más. Es por eso que este juego cuenta con un apartado técnico bastante pobre, con pocos polígonos y texturas un poco simplonas. A esto hay que añadir que no está lo debidamente optimizado, por mucha gráfica potente que tengas en tu PC Gamer. Así que si bien no vas a encontrar una suavidad a 60fps estables, prepárate también para algunas rascadas (sobre  todo al cambiar de escenario) y alguna ralentización que otra.

Se salva de la quema una jugabilidad tremenda. Es muy paradójico lo de este juego, porque a pesar de lo mal optimizado que está, jugablemente es un desafío constante que me ha mantenido pegado al monitor durante dos/tres buenas tardes. Despertamos en una isla donde una malvada corporación esclaviza a personas para explotar los recursos de dicha isla. Sólo veremos un PNJ en toda la aventura que nos dará explicaciones de la situación y nos mejorará nuestra única herramienta: un gancho. Con él podremos realizar auténticas virguerías en forma de saltos espectaculares, balanceos (tal cual Spiderman) y movimientos imposibles para poder sortear los obstáculos de cada parte de la ilsa que visitemos. Están incluídos unos grandes regresos a la zona principal vía raíles, como si fuéramos en un monoráil invertido a toda velocidad.


No es un juego muy largo. En unas 4 o 6 horas nos lo merendaremos, salvo que nos atasquemos de manera desesperada en algún lugar que es aparentemente imposible de atravesar. Pero en eso consiste The Free Ones, en ensayo y error. Nos las tendremos que apañar para ingeniar qué camino hay que tomar para poder seguir. Si encontramos un atajao, no será trampa, será sencillamente un atajo descubierto y totalmente válido para continuar. Tendremos que aprender, sin que nadie nos lo explique, el funcionamiento de algunos elementos, como las cajas flotantes, o cómo funciona la física de saltos tan peculiar de este juego. Así que no se si darle mucha puntuación, pues es tan malo técnicamente como bueno en lo jugable. Siendo justo  he de decir que es un buen juego que llevarte a la boca un fin de semana que estés en casa y no sepas a qué jugar.

Nota: 6,5.

Hollow Knight (ONE)
Como he dicho en la entradilla del post, estamos ante estos juegos que personalmente no consigo ver qué es lo que tiene de especial. Me gustan ciertos metroidvanias modernos. Juegos como Ori and The Blind Forest o Blaster Master me encantan por eso, porque están muy bien diseñados, y es emocionante ir descubriendo partes del mapa, mejorando ítems o habilidades, y que encima la cosa se salga de la lienealidad. Con Hollow Knight sabía muy bien a lo que iba, pero esta vez la diversión se ha convertido en frustración. Se me ha hecho muy pesado jugar a Hollow Knight. Una cosa es pasar por necesidad por lugares en los que ya has estado, porque así lo obliga el juego. Pero se me ha hecho extremadamente repetitivo en este título. Hay que dar demasiadas y muy largas vueltas para ir, simplemente a guardar la partida o a ir a mejorar alguna habilidad.


Incluso descubriendo los túneles del bicho ese que nos transporta rápidamente a otras zonas, se hace muy cuesta arriba todo. Me he cansado de pasar una y otra vez luchando contra los mismos enemigos. Tras unas 9 horas lo he dejado porque no aguantaba más. Es raro en mí desistir de un juego, sobre todo cuando ya llevo unas horas a las espaldas, pero esto a veces pasa. Admito que el juego tiene su encanto. Gráficamente es muy bonito, con esa estética negra y deprimente. Está dibujado con mimo, sobre todo los escenarios y ciertos jefes finales. Y el control responde muy bien. Muy rápidamente le cogeremos el truco a los saltos y habilidades de nuestro caballero hueco, y a pegar espadazos contra montones de enemigos. 

El problema es que el desarrollo, o mejor dicho, la evolución en general del juego, tanto de la historia como del propio personaje, se me han hecho demasiado largos. Me parece que han querido estirar mucho el planteamiento jugable, haciéndolo muy cargante en el tiempo. Y eso que yo me considero paciente con todo tipo de juegos, incluso con los de los géneros que son son afines a mis gustos. Así que ahí lo he dejado de momento. En un futuro igual le doy otra oportunidad y logro ver ese encanto que le ha hecho lograr notas de sobresaliente para arriba en prácticamente toda la prensa especializada. Es por eso que mi puntuación puede que no sea justa, pero soy el que tiene que dar una nota, y, hasta que logre descubrir esa "magia" que supuestamente desprende este juego, no lo voy a considerar entre las obras recomendadas por mi parte.

Nota: 6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario