miércoles, 1 de agosto de 2018

[CINE] Tomb Raider (2018)



Es difícil. Siempre lo ha sido. Me refiero al hecho de llevar todo lo bueno que ofrece un gran videojuego al mundo del cine. En el caso de la franquicia Tomb Raider tenemos un ejemplo de lo complicado que es realizar esto. Hace casi dos décadas Angelina Jolie fue la protagonista en carne y hueso de una de las féminas virtuales más reconocidas y aclamadas del mundo del videojuego. Como no podía ser de otra manera, la actriz elegida debía contar con "dos buenas razones" para representar, sobre todo físicamente, a la Lara Croft que todos esperábamos ver en la gran pantalla entontces. El resultado fue regular, dando como consecuencia un par de películas de acción y fantasmadas no demasiado digerible (sobre todo la horrible secuela). De nuevo se intenta llevar a Lara al cine, esta vez con el reboot de Crystal Dynamics de 2013. Y servidor ya ha visto este nuevo film.


He leído por diversos sitios que Alicia Vikander, la cual sólo la recuerdo por su buen papel en "Ex-Machina", es lo único mínimamente decente de lo que ofrece esta película. No sé yo muy bien que decir ante tal afirmación. No he reconocido a Lara Croft en ningún momento. Y el motivo de esto es que no veo en Vikander a la Lara "videojueguil" que tantas alegrías me dió con aquel reboot (por fin me gustaba jugar a un Tomb Raider...). Lo siento pero no me ha convencido para nada su actuación. Creo sinceramente que este es el primer error de la cinta, poner a Vikander en dicho papel. No me ha parecido ver a Lara Croft saqueando tumbas, sino más bien a una jovencita "random" (como se suele decir ahora aleatorio...) que, estando delgadita y en buena forma física, ha aprovechado el tirón de esta saga para ganar dinero fácil y de paso obtener fama mundial.

Ella me parece estar al mismo nivel de la propia película, es decir, sosa y sin transmitir nada. Vale que no hay que esperar mucho de una película palomitera basada en un videojuego. Pero hay cosas que no aguanto. Esto es un poco como la pelirroja de los tacones de Jurassic World. Es una película de dinosaurios resucitados, pero... ¿sólo por eso hay que mostrar escenas estúpidas e insultantes para la inteligencia del espectador?. A eso me refiero. A que se toma muy a la ligera el poder mostrar un guión, o poder contar una historia, aunque sea dentro del género de la acción, remitiéndose muy a menundo a efectos especiales o, como es en este caso, aprovechar el título de la película. Tomb Raider 2018 no tiene nada que nos vaya a quedar en la retina. Es demasiado floja en todo su conjunto, y no hace honor para nada al videojuego en el que se inspira.



Muestra cosas del juego que son de agradecer, pero sin mucho más alarde que cuatro escenas reseñables. Sí, el naufragio, la isla, las lesiones, la tumba... pero está todo demasiado perfilado a lo bajo. Es como un intento fallido y a medio gas de Indiana Jones que no se sabe muy bien por dónde tira. Como contrapartida a todo esto hay que decir que se hace amena gracias a un ritmo decente. Por lo menos ya no nos aburren con conversaciones melancólicas y frases hechas para dar importancia exagerada a los actos que ralizan o van a realizar los personajes. La película va al grano y su metraje no me ha parecido excesivo. Por eso, con todo lo expuesto, me parece una película del montón, con poca ambición, ideal para ver en una larga tarde de verano si no tienes nada mejor que hacer y quieres ver algo pasable pero sin más pretensiones. Es una lástima, porque parecía que esta vez la cosa prometía algo más. Pero como he dicho al comienzo, este tipo de películas siempre lo tienen difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario