viernes, 20 de julio de 2018

TOP 10: Los mejores juegos de Dreamcast



Ni una ni dos. Tres son las Dreamcasts que poseo actualmente. Dos europeas y una japonesa que tengo que investigar más en profundidad, pues es un modelo que creo es poco frecuente (HKT-3010 SEGA CORPORATION). Bueno, revisando mis consolas retro, he pensado en realizar mi particular TOP 10 de cosas que se me ocurren para hacer un top. Dreamcast es una de mis consolas favoritas. Fue mi regreso al mundo de las consolas, tras varios años metido de lleno en el mundo del PC. Me perdí la generación de 32 bits casi al completo, pero a cambio disfruté de unos juegazos en PC inolvidables. La última gran consola de Sega dejó una gran marca a todos quienes la jugaron. Fue una consola adelantada a su tiempo: juego online, compatible 100% con la placa NAOMI, accesorios tipo Wii como las maracas de Samba de Amigo... Una maravilla para la época que vamos a recordar repasando los que, en mi opinión, son los mejores juegos de la consola.


10. Marvel VS Capcom 2.
Sin duda alguna es de los mejores juegos de lucha 2D que había jugado desde X-men: Children of the Atom en recreativas y PC. Me sorprendió la estupenda jugabilidad de este juego de Dreamcast. Tres contra tres a luchar en este crossover que mezcla personajes de Capcom y de los comics de Marvel. Mi combinación favorita era Ryu, Iceman y Cable. Ryu era sustituible por Cíclope, que conste. Cuando activábamos la "super-magia" de los tres a la vez se formaba una acción espectacular que arrasaba con todo. Además todo el elenco gráfico y sonoro estaba hilado a la perfección. Hoy día recuerdo y todo la musiquilla en el menú de elección de luchadores. Espero algún día conseguir el juego original, cuando alguien se baje de la nube de precios en la que se mueven ciertos títulos de lucha.


9. Soul Calibur.
Como he dicho antes, Dreamcast contaba con un hardware que la hacía totalmente compatible con las placas recreativas NAOMI, también de Sega. Esto hacía posible unos ports de recreativa a consola perfectos. Cuenta de ello es este excelente Soul Calibur, que no pierde ni un ápice técnico de lo que mostraba en la recreativa. Era muy impresionante ver en tu televisor el mismo juego ejecutado en la consola con total filelidad. A parte de sus imponentes gráficos, la jugabilidad estaba a la altura con un estilo propio en base a una base muy buena: fácil de jugar pero difícil de dominar. Ni que decir tiene que esta saga fue todo un referente en su día, aunque hoy esté más a la sombra que otros como Street Fighter V o Tekken 7. Aquel primerizo de Dreamcast lo recuerdo con mucho cariño. Esas "hachadas" de Astaroth molaban mucho.


8. Power Stone 2.
Este es uno de tantos juegos que me sorprendieron, más que nada porque no sabía de antemano lo que me iba a encontrar. Sobre el 99 y el año 2000, a pesar de que internet ya se estaba asentando en la población, no era tan fácil econtrar información de un juego. Power Stone 2 es uno de mis favoritos porque fue, junto a Quake III Arena y San Francisco Rush 2049 (menudos veranos aquellos de finales de siglo me pegué...), de los juegos que más partido sacó al modo multijugador local. Era divertidísimo echarse unas partidas a cuatro en casa en un juego tipo Smash Bros, pero más lento y con más opciones estratégicas jugables. La única pega es que a la larga se hacía un poquito repetitivo, pero poco más se le podía achacar.


7. Ikaruga.
Considerado uno de los mejores juegos "matamarcianos" de todos los tiempos, me quedó en su día anonadado cuando metí el GD-Rom por primera vez en la consola. Era una pasada en todos los sentidos. Gráficos y una espectacular banda sonora hacían de este juego algo que entraba por los ojos aunque no te gustara el género. Su jugabilidad era endiablada gracias a algo tan sencillo, a priori, como saber aprovechar el color de los proyectiles enemigos. Según cambiamos el color de nuestra nave, podíamos aprovechar para esquivar/recargar disparos potentes. Muchas horas me pasé jugando a Ikaruga. Es un imprescindible. Tal es su calidad que está disponible para la propia Nintendo Switch a día de hoy.


6. The House of The Dead 2.
Jugar a THOTD2 en casa era algo que no tenía precio. Justo en mi ciudad estaba la recreativa de la primera parte. Y poder jugar en tu consola a la segunda, que era bastante superior en todos los sentidos, era como soñar despierto. Aunque a estas alturas se vea muy desfasado gráficamente, en su momento impresionaba sobre todo por sus imponentes jefes finales y la variedad de enemigos. Además jugarlo la pistola oficial de Sega, que era de bastante calidad, hacía que casi te creyeras que tenías una recreativa en casa. Imperdible para todo poseedor de Dreamcast que se precie.


5. Virtua Tennis 2.
Cuando digo que este juego me parece uno de los mejores juegos de tenis de la historia, alguno me mira raro. Pero es que es tan bueno que a día de hoy estoy bastante seguro que es muy complicado encontrar un arcade de tenis con tanta calidad como destilaba éste. Lo único que se le acerca es el aclamado Mario Tennis. Pero si queremos una experiencia con tenistas reales, pocos se aproximan a lo que ofrece Virtua Tennis 2. Inolvidables aquellos piques con las Visual Memory donde algún amigo tenía su tenista entrenado y configurado para competir con otro. Esto era posible por el modo carrera que tenía, que nos permitía formar un jugador desde cero y mejorarlo al extremo.


4. Soul Reaver: Legacy of Kain.
Seguro que alguno se sorprende con esta elección. Lo siento, es mi elección. Por eso vas a ver este juego en esta lista y no a otros como Shenmue, del cual no termino de comprender su tan aclamado éxito, ni tan siquiera en su momento. Y eso que me tiré horas muertas con el bueno de Ryo. Legacy of Kain se veía y se jugaba de escándalo en la versión de Dreamcast. Le pegaba mil patadas a otras versiones, como la de PSX. Me lo jugué de principio a fin y lo considerao una de las mejores aventuras de acción de todo el catálogo de la consola, a pesar de no ser exclusivo.


3. Sonic Adventure 2.
Me sigue pareciendo a día de hoy el mejor Sonic de formato 3D que se ha hecho. Como todos sabemos el camino de Sonic de las últimas dos décadas está lleno de altibajos (más bajos que altos...) con un equipo de desarrollo, el Sonic Team, que no sabe dar con la tecla para ofrecer un Sonic moderno en condiciones. Después de éste, el mejor me parece Sonic Manía, el cual ya lo tengo en mis manos en su versión física. Sonic Adventure 2 es un espectáculo lleno de carreras, loopings y plataformas sin descanso ejecutado de manera brillante. Sus gráficos eran maravillosos y la banda sonora era estupenda. Sólo hablar de él hace que me entren ganas de volver a jugarlo.


2. Crazy Taxy.
No comprendo muy bien cómo en muchos foros la gente prefiere la segunda entrega de este arcade loco. El primer Crazy Taxy me parece una obra maestra de la conducción arcade. Es tremendamente adictivo. Fue tal la fiebre que me dio el jueguecito que casi me sé el mapa de la cuidad de memoria. Grandes eran también los piques entre mis familiares y amigos, para ver hasta dónde éramos capaces de llegar llevando clientes con el taxi. Y buscando algunos en sitios realmente sorprendentes. La cosa estaba en centrarse primero en los amarillos, de recorrido medio. Una vez los acabes, te vas a por los verdes, de largo recorrido. Por último los rojos, los más complicados. Era una pasada. Y le cogimos el truco del turbo (freno, marcha + acelerar, así una y otra vez). Y ojo, la mejor versión es la de Dreamcast. Sólo por escuchar de fondo a Offspring ya merece la pena.


1. Metropolis Street Racer.
No sé si el mejor, pero es posiblemente de los mejores juegos de coches que he jugado en mi vida. No es la primera vez que está en un TOP 10 de este blog (también lo está en los de juegos de conducción). Este es de los juegos en los que el equilibrio entre arcade y simulación rozaron la perfección. Desde el sistema de puntos, ganando Kudos, pasando por las propias pistas que recreaban sitios como Tokio o Londres, era una de las experiencias más reconfortantes que se podía encontra en el género. Nunca le he dedicado tantas horas de mi vida a un juego de coches. MSR hizo que me acercara al mundo de los juegos de coches de vertiente simulador, a pesar de que no soporte juegos como Gran Turismo y similares. De aquí nació lo que después sería Project Gotham Racing, y hoy es Forza Horizon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario