jueves, 14 de junio de 2018

E3 2018: Preparando el comienzo del fin de la generación



Tal y como reza el título de este post, es así como veo el panorama tras contemplar las conferencias y todo lo acontecido en este E3 2018. Exceptuando quizás Microsoft que quiere levantar el vuelo lo máximo posible, se ha dejado entrever que tanto la gente de Redmond como sus rivales de Sony están ya perfilando la próxima generación de consolas. Una próxima generación que algunos, como los mandamases de Ubisoft, nos advierten de la invasión de lo digital en detrimento de lo físico. Algo que a los jugadores ya entrados en edad no nos complace en absoluto. Y que, dicho sea de paso, los más jóvenes se tendrían que plantear seriamente, pues aunque muchos apoyen lo digital, no saben las consecuencias de que todos nuestros juegos estén controlados por 4 empresas. De esto y más, vamos a hablar ahora con mi particular análisis de la feria.


Microsoft.
La conferencia fue amena y con gran ritmo, algo que siempre se agradece. Llevamos ya varios años así, y Microsoft es la primera en darse cuenta que aquellas presentaciones fardando al personal con beneficios y números eran perder el tiempo. Porque al final los jugadores nos quedamos con los vídeos, con los juegos mostrados. Phil Spencer volvió a ser el maestro de ceremonias, con su particular naturalidad de "tío majete". Todo fue muy bien, aunque al final los exclusivos eran los de siempre: Gears, Foza y Halo. Sorprendieron con Gears POP, que todavía no se sabe muy bien en qué consistirá un juego basado en las famosas figuras POP. El resto fue más o menos lo esperado y sin más sopresas. Era lo suficiente como para no dejar de lado al usuario de Xbox ONE en este tramo final de la generación.



Me quedo precisamente con eso, pues muchos temíamos, yo el primero, que Microsoft nos iba a dejar colgados en los últimos años de ONE descuidando su catálogo, tal y como hicieron con Xbox 360. Creo que Phil se está esforzando, aunque sepan ya de sobra que quedarán de manera irremediable a la sombra de PS4, en contentar todo lo posible a los que poseemos una ONE. Una remesa final de juegos que, aunque sea más de lo mismo, tiene la suficiente fuerza como para no dejar tirados a sus clientes. En mi caso me doy por satisfecho con Gears 5, Ori y Forza Horizon 4. Me parecen suficiente para aguantar de aquí al anuncio de la próxima consola de Microsoft que, si son ciertos algunos rumores, se podría dar en 2019. El propio Phil dejó claro que están trabajando en la "nueva Xbox".

Me quedé con ganas sin embargo de que anunciaran algo más. No ví la edición física de Cuphead por poner un ejemplo. A cambio un DLC para 2019, que me parece una distancia de tiempo excesiva para lo que será el añadido de un personaje más y algunos niveles. Battletoads tiene pinta de ser un plataformas 2.5D, al estilo técnico de Ori y similares, pero no enseñaron prácticamente nada. Phil anunció con mucho orgullo la adquisición de varios estudios de desarrollo, con mención especial a Ninja Theory, responsables del genial Hellblade. Buena señal, pero tarde ya. Es por eso que muchos nos preguntamos qué hubiera pasado si Phil hubiese estado desde un principio a los mandos de ONE. Creo que la marca Xbox no estaría tan en caída libre como lo está ahora. Así que sólo queda agradecer el esfuerzo por mantener a flote la consola, y esperar que en la próxima no la caguen desde el minuto 0.

Sony.
Leo en diversos foros a gente muy molesta con la conferencia de Sony. No sé muy bien de qué se quejan. Se podría comparar la conferencia con la propia actitud de Sony en esta generación: estar seguros de que todo va bien. Si pudiera escoger una palabra para definir la conferencia, ésta seria tranquilidad. Sin mucho alarde y tranquilamente ha desplegado los títulos que le quedan de aquí a final de ciclo de PS4. Spiderman, Days Gone, Death Stranding y The Last of Us Part II fue lo más reseñable. De éste último se ha formado un buen revuelo por descubrir que a Ellie le van las mujeres. Entre los que, evidentemente no jugaron la expansión del primero, y los que todavía viven en el medievo mental, se ha vuelto a poner de manifiesto la mentalidad retrógada e infantil de muchos usuarios. He leído durante días comentarios que dan bastante vergüenza ajena.

Para mí, ese hecho no supone ningún problema en absoluto. No es que sea un juego del cual no tengo interés alguno, que también, sino que de jugarlo, lo último que se me ocurriría sería poner verde al título por semejante escena. Polémica absurda aparte, el juego gráficamente vuelve a demostrar todo su poderío. Tanto es así que hay quien afirma que PS4 no puede mostrar ese nivel. Yo creo que sí, sobre todo en la Pro. Por otra parte me he llevado un chasco al contemplar el gameplay de Days Gone. Parece un juego en tercera persona algo simplón. No me ha gustado lo que he visto, la verdad. A medias me he quedado con el nuevo juego del tito Kojima. No queda claro cuáles son realmente sus mecánicas jugables. Death Stranding no parece indicar todavía por donde van los tiros. ¿Aventura de acción? ¿Acción con toques de RPG?...



Sí que me gustó lo que ví de Spiderman. Desde el Batman de Rocksteady no esperaba con tanta impaciencia un juego de superhéroes. Insomniac parece haber realizado un trabajo de gran calidad. Tanto es así que ha despertado la curiosidad en alguien como yo, que no soy fan de ningún superhéroe en particular. Con God of War, Detroit Become Human, la remasterización de Shadow of the Colossus y ahora este Spiderman, creo que Sony firma un 2018 excelente en cuanto a excusivos. Para 2019 tiene otros como Dreams o los mencionados en los dos párrafos anteriores para seguir esta racha excelente de juegos. Eso sí, echo de menos algo más de calidad en juegos para PSVR. En definitiva, como he dicho antes, Sony va con paso firme, segura y tranquila. Ha dominado la generación actual de consolas de sobremesa de principio a fin, con total robustez y haciendo las cosas bien.  PS4 se despedirá con la cabeza bien alta, pero no podremos decir lo mismo de PSVita.

Nintendo.
Horrible. Así es como tengo que definir lo que ha presentado en su Direct. A nadie se le ocurre meter 20 minutos soporíferos, en un vídeo de 30, del nuevo Smash Bros. Y cuando menos te lo esperas, zas, cortan y se van a la Threehouse a... hablar más y mas de Smash Bros. Antes de esto nos medio ilusionamos con ese nuevo juego de mechas (Daemon X Machina) y que Super Mario Party estará más cerca en unos meses. Pero a partir de ahí ha sido un despropósito. Había en el tintero tres títulos capitales: Bayonetta 3, Yoshi y Metroid 4. Pues nada de nada. Ni siquiera unos míseros teasers de ninguno de los tres. Pero lo más gracioso han sido las excusas que han lanzado en las redes sociales para justificar las ausencias de sus tres títulos más potentes, se supone, de aquí al año que viene.



Cosas como que "no quieren mostrar nada hasta que tenga el aspecto adecuado" han sido las respuestas a unos enfurecidos usuarios que se han quedao con cara de tontos. Y esto no es la primera vez que ocurre. ¿Por qué Nintendo desprecia tanto el E3?. No lo comprendo. Vale que llevas años sin realizar conferencias propiamente dichas. Pero ese Direct ha sido muy, pero que muy dañino para sus propios intereses. Ni que decir tiene que han estado varios dias con las acciones en picado. Han recordado a la peor Nintendo de los últimos tiempos, con el desastre de WiiU. Pero ojo, que ni siquiera le han prestado un ápice de atención a 3DS. Nada, absolutamente nada. Eso sí, Fortnite ya está para Switch, para alegría de youclowns y niños-rata en general.

En fin, poco o nada más que añadir a tan lamentable actuación. Nunca espero mucho de los Directs de Nintendo en los E3, pero es que esta vez se han pasado de la raya. Querida Nintendo, te lo digo de todo corazón: para hacer lo que has hecho, no vayas al E3. Tus acciones bajan, tus usuarios se cabrean y tu marca se vuelve a manchar después de muchos meses de buen hacer con Switch. Después mostrarás cosas en ferias como el Tokyo Game Show, pero es que eso no es excusa para hacer semejante despropósito. El E3 es el evento más grande del mundo de los videojuegos. Y no se puede ir así. No se puede. Es como ir en calzoncillos a una entrevista de trabajo. Salvo que sea para actor porno, va a ser que no es la mejor manera de presentarte ante el entrevistador. Así pues, resignado con mi Switch y mis dos 3DS, espero que de aquí al final de año muestres un Direct que sea, como mínimo, digno de ver.

Resto de conferencias.
Antes de esta indignante actuacion de Nintendo, pudimos ver como Third Parties como Ubisoft hacían las cosas de manera correcta. La conferencia de Ubi me parece la mejor de todas. Un gran show, mucho espectáculo y algún que otro famoso incluído. Se hizo muy amena y mostró juegos muy interesantes, como ese Skull & Bones, el imponente Beyond Good and Evil 2, la segunda parte de The Division y el nuevo Assassin´s Creed. La mayoría de juegos no son de mi agrado particular, aunque reconozco que son títulos de bastante calidad. Me quedo, aunque esto suene un poco tonto, con el nuevo Trials Rising. Es un poco más de lo mismo, pero a mí me divierte cosa mala.  Bethesda también ofreció una gran conferencia. Me quedé muy contento con lo que ví de RAGE 2 y con el anuncio de DOOM Eternal.

EA fue la que abrió la feria con una conferencia entretenida pero sin mucho alarde. Battlefield V sigue mostrándose con un aspecto bastante bueno (sin despuntar demasiado) y Anthem me sigue pareciendo un juego muy alejado de mis gustos personales. Se confirmó el secreto a voces de su FIFA 19: contará con la licencia de la Champions League (malos tiempos le esperan a Konami con PES). De todo lo mostrado me quedo con el par de indies que nadie se esperaba: Unravel Two y Sea of Solitude. El primero ya lo tengo en mi PS4 y estoy en pos de empezar a jugarlo, y el segundo habrá que seguirle la pista de cerca, pues tiene unas premisas muy interesantes. El chasco me vino con ese Command & Conquer. Aunque no es mal juego para móviles, creo que esta saga se merece algo mejor.

Conclusiones.
Este E3 2018 me deja con sensaciones contrariadas. Microsoft va a realizar, por primera vez, un último esfuerzo para acabar la generación en una posición lo más digna posible. Y con juegos como Halo Infinite, Gears 5 y Horizon 4 lo conseguirá. Sony sigue a lo suyo, con grandes exclusivos tanto a corto como a largo plazo (Spiderman y TLOU II),  a parte de que este año no se le puede reprochar nada con lanzamientos como God of War o Detroit Become Human (casi nada). Nintendo sin embargo siembra dudas en un movimiento bastante inesperado. Casi lo podríamos calificar como insulto a la feria. No se han dignado ni a hablar de LABO. Con eso queda dicho casi todo de la gran N. Al menos nos queda el consuelo de que EA, Bethesda y Ubisoft siguen apostando por dar buenas conferencias y animar al personal. Eso, y una buena remesa de juegos que, si bien por desgracia la gran mayoría se nos va al 2019, son la garantía de que, aunque a la generación actual le quede poco (hasta 2020 muy probablemente) hay todavía cuerda para rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario