sábado, 23 de diciembre de 2017

2017: Un gran año de juegos



Ya no queda prácticamente nada para que se nos esfume otro año más. En lo referente a juegos hay que admitir que hemos estado ante uno de los mejores. Ha sido el año del nacimiento de una nueva consola de sobremesa (Switch), aunque también sea portátil. Nintendo ha cumplido la promesa de sacar un juego exclusivo por mes, y 2018 tiene pinta de ofrecer todavía muchos títulos de calidad para esta consola híbrida. Sony se lo ha tomado con algo de calma, a pesar de que también ha contado con algún título que otro destacable, como Horizon Zero Dawn y el fantástico Farpoint. Microsoft sin embargo parece haber vuelto a repetir los errores de la pasada generación, teniendo realmente serios problemas para contiunar ofreciendo juegos exclusivos. Porque para tener una ONE X sin exclusivos... en fin. Vamos a dar un pequeño repaso a lo que nos ha deparado 2017.


Si se va a recordar 2017 es, sobre todo, por el lanzamiento de Switch. Nintendo ha vuelto a ponerse las pilas, tras los titubeos de WiiU, y se ha dejado de tonterías. Lanzó en marzo la tan esperada Nintendo Switch con una bomba llamada Zelda Breath of the Wild. A pesar de que también salió para WiiU, la gran mayoría de jugadores estrenó la consola con este juego. Después vinieron más, y exclusivos. A uno por mes, que se dice pronto. ARMS, Mario+Rabbids, Splatoon 2... hasta llegar, la que para mí, es la actual joya de la corona del catálogo: Super Mario Odyssey. Sólo por ese juego merece la pena la compra de la consola. Para mí es el GOTY de 2017. Y encima, por si fuera poco, todavía nos quedan por conocer los futuros "Kirby", "Yoshi" y el recién anunciado Bayonetta 3. Así sí.

Nintendo también ha destacado por su imparable carrera hacia los objetos "neo-retro". Mini SNES volvió a desatar la locura entre los coleccionistas y, cómo no, los especuladores. Pero esta vez todo fueron buenas noticias, ya que los segundos se las han comido con patatas. Nintendo abasteció de sobra la enorme demanda que hubo de esta mini consola retro, de tal manera que a fecha de hoy, a casi finales de diciembre, se puede conseguir en cualquier tienda física sin mucho problema. No hace ni cinco días que en sitios como Carrefour o GAME vi unas cuantas consolas totalmente nuevas. Y ese ha sido sólo el primer palo para los especuladores. Como ya anunciamos por aquí para 2018 Nintendo va a relanzar la Mini NES para todos aquellos que no pudieron agenciarse con una a finales del 2016.


Sony ha pasado un año bien acomodada. PS4 se vende como churros en todo el mundo, aunque su versión Pro haya dado dolores de cabeza a más de uno por sus problemas de sobrecalentamiento y ruido. En lo referente a juegos lo más destacable sería Nier Automata y Horizon Zero Dawn. El primero, obra de Platinum Games y Square Enix, me ha resultado un juego difícil de clasificar. Se mezclan demasiados géneros y no me sabe, en muchas ocasiones, como debería. Tiene momentos tremendos, con una acción apotoeósica. Pero después el resto no me termina de cuajar. Del título de Guerrilla no puedo opinar demasiado pues todavía estoy dando los primeros pasos con él. Al margen de estos queda alguna que otra remasterización, como Crash Bandicoot. Y para los valientes, dicen que Yakuza 0 es un juegazo. Puede ser.

El caso es que tiene mejor pinta 2018 que este año, respecto a juegos. God of War, Spiderman, Detroit Become Human o Days Gone son los principales candidatos a completar un genial catálogo de juegos, ya de por sí, muy bueno. Espero que también se ponga un poquito más las pilas con sus gafas VR. Tras probar Doom VFR (la F es de fucking) y no aguantar más de 15 minutos (y eso que soy supuestamente un usuario con cierta experiencia) me sigo preguntando el porqué no aplican mejoras a la experiencia visual. Las gafas de Sony siguen experimentando problemas, y siguen sin ser recomendables para cualquier persona. Creo que si se parte de juegos como Farpoint, las gafas serán más aceptadas entre todo el público. En fin, al menos hay cosas muy interesantes, como esa demo que hace poco acaban de poner de The Last Guardian VR. Tengo que probarlo.


Microsoft es la compañía que peor año ha tenido. Empezó 2017 anunciando la cancelación de Scalebound, sin dar muchas explicaciones. Y eso suena tan mal como parece. Porque a partir de ahí la sequía de exclusivos está siendo considerablemente sangrante en Xbox ONE. Se han centrado en dar bombo a su versión "Pro" de la consola, la anteriormente llamada Project Scorpio, y finalmente conocida como Xbox ONE X. Teraflops. Muchos teraflops. Prácticamente nadie, servidor incluído, sabe que narices significa eso de los teraflops. Sí, mucha potencia. ¿Para qué?. De qué me sirve tener la consola más potente del mundo si no tene juegos exclusivos a corto-medio plazo. Eso es lo que nos preguntamos una parte de los que somo usuarios de una ONE. Lo único medio salvable ha sido Cuphead.

Dicho sea de paso he de admitir que Cuphead es otro de los grandes de este año. Pocas veces un juego indie ha derrochado tanta calidad en todos los sentidos. Una nueva franquicia que creo que va a seguir dando que hablar de aquí a los años venideros, con una muy probable secuela, dado el éxito que están teniendo. Pero esto es totalmente insuficiente. Lo más próximo de lo que se tienen noticias es Crackdown 3, y lleva mucho tiempo anunciándose. Salvo giro radical, el futuro más inmediato no pinta nada bien para Xbox ONE. Si PS4 ya te había cogido la delantera nada más empezar la actual generación, Switch te va a adelantar en menos que canta un gallo. Ojalá me coma mis palabras, pero esto huele a desastre. A un final tan triste como lo tuvo Xbox 360 en sus dos últimos años de vida útil. Después no comprenderán el motivo por el cual no venden consolas en Europa...


Casi vamos terminando ya. Vamos con lo que serían los mejores juegos. Mi top de este 2017 son para Super Mario Odyssey (Switch), Cuphead (PC-ONE) y Sonic Manía (PC). Seguramente pueda caber alguno más, pues estoy todavía con otros que me están pareciendo extraordinarios, como Wolfenstein II (ONE), y acabo de terminar otros que me han dejado con un sabor de boca irregular como Nier Automata (PS4). Sombras de Guerra (PC) me ha parecido genial, hasta su último acto, que me ha parecido una sobrada sin sentido. Hellblade Senua´s Sacrifice (PS4) también se merece una mención muy particular por su planteamiento y su diseño artístico. Little Nightmares (PC) también me parece de relevancia para este 2017, pues junto a Cuphead, estamos ante los dos mejores títulos indie, bajo mi punto de vista. Y por supuesto no puedo dejar de lado al mejor juego de realidad virtual que he probado jamás: Farpoint (PS4). Jugar a Farpoint con el Aim Controller es una pasada sin parangón.

Por último me queda destacar las decepciones. Call of Duty WWII (PC) me ha sabido a poco y mal. Va a tener el honor de ofrecer el desembarco de Normandía más soso de la historia del videojuego. Y, a pesar de que tiene conceptos interesantes, como los niveles de infiltración, la verdad es que en conjunto ha sido una experiencia muy flojita. Quake Champions (PC) tampoco ha sido lo que yo esperaba, lamentablemente. En este 2017 prácticamente me he despedido de EA y sus sagas. Como ni las juego, pues no las comento. He comprobado también como el fenómeno de masas llamado Playerunknown's Battlegrounds (PC) me ha parecido la mayor basura en años. Basura de la buena pero que muchos se la van a tragar bien cuadradita, porque los youclowns, cobrando su buen sueldito, ya se han encargado de endiosar esta pedazo de mierda. Si te gustan los bugs, los errores gráficos contínuos, las texturas de un juego de PS2, los cuelgues, el lag, los movimientos robóticos y un juego lleno de tramposos, éste es tu juego. Éste sería, para mí, el peor juego de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario