jueves, 29 de junio de 2017

SEGA y Nintendo nos quieren "alegrar" el verano



No es la lucha encarnizada e irrepetible de aquellos maravillosos 90, pero recuerda algo a aquello lo que últimamente ambas compañías, dos de las más veteranas del lugar, están haciendo ahora. El filón de lo retro parece estar en uno de sus puntos más álgidos, si no el que más, pues no se explica de otra manera los movimientos que se están produciendo. Por un lado tenemos a la vuelta de la esquina a un nuevo Sonic de corte clásico, al estilo de los 16 bits de aquella MegaDrive. Eso en agosto. Luego llega septiembre, comenzando el otoño, con la ya anunciada Super Nintendo Mini, que ha vuelto a hacer estragos en las reservas. Buenas noticias para los amantes de lo retro, pero eso sí, no tan buenas para nuestros bolsillos. 


Sonic Manía está fechado para el 15 de agosto. Y lo que realmente merece la pena es su versión "Collector´s Edition" que cuesta de 90€ para arriba (por Amazon anda por ahí). Una salvajada de precio, por mucho que nos guste lo que trae. Exceptuando por la guarrada de no contener una copia física del juego, el resto es muy tentador. La estatua de Sonic en la MegaDrive, el cartucho, el anillo... Desde luego que si pudiese me lo agenciaba, pero va a estar la cosa muy complicada con esos precios. La buena noticia es que no tiene pinta de que vaya a escasear unidades. Parece que SEGA no disfruta de tanto tirón en la comunidad retro como Nintendo.

Super Nintendo Mini, lo que era un secreto a voces, ya es oficial. El 29 de septiembre es la fecha escogida para su lanzamiento. Y ya se están agotando las reservas, a pesar de los 80€ de "nada" que cuesta la broma. Trae dos mandos sí, pero 21 juegos, 9 menos que la NES Mini, se me hace un poco casi estafa. No son tan fan de SNES como de NES. Es más, dudo mucho en hacerme de esta SNES Mini. Lo primero por el precio. Si ya me parecía una pasada soltar 60€ por la NES Mini (que de hecho los solté), esto ya me parece desorbitado. Y segundo el factor nostálgico. Nunca tuve una SNES en los 90, a pesar de que siempre quise tener una.

De nuevo, caldo de cultivo para los especuladores, que no se cortan en alardear que van reservando por decenas. Una auténtica vergüenza, en mi opinión. Sí, es muy difícil evitar que los especuladores se vayan agenciando toneladas de Mini SNES. Pero no estaría mal ponerles las cosas algo más complicadas. Una reserva única por DNI o cosas similares al menos servirían para frenar un poco estas ansias. No me parece ni medio normal que en 4/5 horas esté prácticamente agotada en casi todos los sitios de reserva. Y eso que soy de los que ni se va a molestar en reservarla. Con estos movimientos voy teniendo cada vez más la sensación de que se nos está yendo de las manos esto de lo retro. Parece una burbuja que va a estallar. Y eso, como es evidente, no es bueno para nosotros, los jugadores y coleccionistas "normales".

No hay comentarios:

Publicar un comentario