lunes, 12 de junio de 2017

Extregame 2017: La primera (pequeña, eso sí) decepción



Es lo que tiene hacerse ilusiones, como comenté hace poco, que a veces te llevas decepciones. Pero bueno, esto es así, y aunque te lleves chascos, no te soprenden como antes, pues con la edad vas teniendo más "pies de plomo". El caso es que de las cuatro entregas en tres años que llevo visitando del evento Extremanga/game, es la primera vez que me vengo a casa con una sensación más agria que dulce. No sé muy bien cuáles habrán sido las razones de los errores cometidos por los organizadores, pues esta vez siento que no ha merecido del todo la pena pagar la entrada para la que ha sido la primera edición, y única hasta la fecha, de un evento relacionado íntegramente con el mundo de los videojuegos en Extremadura. Y es que he tenido que mirar dos veces la entrada para corroborar que, efectivamente, estaba asistiendo a una feria que se suponía estaba dedicada en exclusiva al mundo del videojuego.


Como acabo de decir, no sé muy bien a quién corresponde los fallos que se han cometido en esta ocasión en el evento. Para empezar faltó uno de sus reclamos más interesantes: la bicicleta de E.T. el extraterrestre (con la propia figura de E.T. incluído en la cesta de la bicicleta). Allí estaban la cabina de Doctor Who y el sombrero de Harry Potter, ambas cosas que no me interesaban en absoluto. Pero a la derecha había un hueco vacío. Le preguntamos a un chico del staff que dónde está el muñeco de E.T. para poder echarnos tan ansiada foto. Nos explica muy amablemente que no ha sido posible traerlo porque estaba roto. Pues vaya, primera decepción de la tarde, de una calurosa tarde de sábado. Si algo nos había llamado la atención desde los comienzos del anuncio del Extregame, es el hecho de hacernos una foto con ese muñeco. No empezaba bien la cosa.

Al rato comienza el concurso de cosplay, aunque con media hora de retraso. Y por primera vez lo abandonamos a mitad de recorrido. Lo siendo por los concursantes, pero no aguantamos más aquello. Eran prácticamente los mismos participantes de otras ediciones del Extremanga, y algunos incluso con los mismos disfraces y actuaciones. Muy mal. Encima eran cosplays de mangas/animes. Nada que ver con videojuegos. Deberían haber indicado la obligación de ir con cosplays de videojuegos. Si nadie se presenta con dicha temática, pues no se celebra el concurso y a otra cosa. Esto que han hecho, además de estar fuera de lugar, rozó el ridículo. Las "performances" fueron muy cutres. Lo siento por aquel "Batman" que más o menos hizo lo que pudo, por ejemplo, y sobre todo por aquella "Saori" (la diosa Atenea de los Caballeros del Zodíaco) que acabó bailando la banda sonora de la película de Disney, Hércules. A pesar de aquella actuación semi-bochornosa, en mi opinión, ganó el primer premio. Por otra parte no lo tenía demasiado difícil. El caso es que todo aquello fue muy "WTF?".

Esa MegaDrive con el MegaCD y el 32X... quien lo pillara...
Parte de la exposición retro. Aquí vemos ordenadores de 8 bits, cintas y joysticks de la época.

Junto a unas 3DO que veía por primera vez en mi vida, colección de portátiles y arriba del todo la Virtual Boy.


Pasamos de puntillas por la zona de los juegos de mesa, ya que no nos interesan. Cruzamos hasta llegar a la zona de stands comerciales y no comerciales, y nos llevamos otro pequeño chasco. No ha habido ni un sólo stand, ni tan siquiera UNO, dedicado a los videojuegos. No, no encontramos a nadie que vendiera consolas, videojuegos, accesorios... ni actuales ni retro. Eran todos de figuras, camisetas, colgantes y demás. Dragonball, One Piece, Naruto, etc... Eran prácticamente iguales unas con otras. Sólo destacaban las de artesanía propia, como los hamma-beads, peluches, dibujos y cuadros. Resulta paradójico que en el último Extremanga SÍ que hubo un stand (El castillo de Bowser) con videojuegos, pero aquí no. Muy, pero que muy flojo este apartado. Además había un gran hueco para otro stand. O les ha fallado o no había más para el evento. No ví nada interesante. Con decir que es la primera vez que no me traigo ni un mísero llavero...

Más al fondo de este último apartado del IFEME, el más grande de los tres, encontramos por fin algo relacionado con los videojuegos. Allí estaban numerosas máquinas arcades, consolas retro y la exposición de consolas y ordenadores clásicos. La cosa ya empezó a tener otra cara más esperada. Hacía bastante tiempo que no tocaba una máquina recreativa, y fue toda una gozada volver a empuñar un joystick y aporrear botones como antaño. Había una buena selección de juegos. Metal Slug 3, Pang, Las tortugas ninja, Pacman... Pude probar, por primera vez en mi vida, el Pitfall en una recreativa. Nunca lo había jugado (ni siquiera en MAME), a excepción de su conversión de Atari 2600. Muy divertido. Hago lo propio con Metal Slug 3, y me percato que lo tienen configuado en una dificultad un poquito más elevada de la que estoy acostumbrado. También me doy cuenta que le había estropeado una partida a un par de críos que habían dejado, muy inteligentemente, la partida en "stand by", escondiendo los personajes en un rincón de la pantalla. Pero esto es como lo de "quien fue a Sevilla perdió su silla".

Mrs. Pacman es otra recreativa que jamás había probado, así que le echo un ratito también. Entre máquina y máquina, me percato que no hay control alguno sobre el tiempo de uso de dichas máquinas. Eran de uso libre y partidas ilimitadas. Pienso que no habría estado mal algún sistema de límite de tiempo, pues me quedé sin jugar a algunas recreativas porque algunos/as no se despegaban de ellas. Lo mismo puedo decir de las consolas clásicas. Estuve mucho tiempo esperando a que un padre y su hijo soltaran de una puñetera vez los mandos de la NEO-GEO CD que allí estaba. Esperé casi una hora, pero de allí no me iba sin probar una NEO-GEO por primera vez en mi vida. Jugué al Aero Fighters 2 y probé el tacto de lo que era un mando de esa consola de SNK. Sencillamente es una pasada. No me quiero ni imaginar lo que supondría jugar a aquello en los 90. Al menos ya puedo decir que he jugado a una NEO-GEO antes de morirme.

Zona de consolas clásicas. Al fondo se ven algunos stands comerciales. A la izquierda recreativas clásicas.
Justo a la derecha de la foto anterior, la zona de recreativas modernas.

Actuación ganadora del primer premio de cosplay individual.


Probé más consolas, aunque ya las tuvera en mi casa, sólo por curiosidad. Había una PSX con un color muy blanquecino. No sé si la carcasa estaba modificada o era una versión de PSX que desconozco. Aquella "pley" contaba con el juego de lucha Soul Blade, lo que iba a ser después conocido como Soul Calibur. Los controles eran sumamente familiares, pues he jugado en su día a los Calibur de Dreamcast. Me sorprendió por otro lado aquella Dreamcast con carcasa verde que... mostraba un Street Fighter 2D normal y corriente (?). Curioso también lo que hicieron con las consolas de 16 bits. Tanto la Mega Drive II como la Super Nintendo y la N64 tenían insertadas un cartucho Everdrive. La gente en su mayoría no lo sabía y se sentaba a jugar al juego puesto de turno. Pero yo reseteé las consolas para entrar en los menús y buscar las roms.  Alguno que otro también se percató e hizo lo mismo.

En aquella zona de consolas clásicas podría haber pasado algúna historia en forma de disgusto. Hubo ciertos momentos en los que nadie estaba vigilando aquello. Si algún "espabilado" se llega a percartar del valor de esos cartuchos, y se los hubiera querido llevar para casa... no habría sido muy difícil en esos instantes. Algo similar podríamos aplicar a la zona de exposición de consolas clásicas y ordenadores. Un fino cordón era todo lo que nos separaba de las máquinas. Logré acercarme mucho a ellas y casi tocarlas. Era otro momento donde el que se encargaba de vigilar aquello, se fue a no se sabe dónde. Menos mal que la gente que suele acudir a estos eventos suele ser civilizada, pero no me extrañaría que pudiera haber ocurrido algún percance. Dicha exposición me pareció muy buena. Muy impresionantes aquellas Ataris (2800 y 2600) y la Intellivision. Y sobre todo la Virtual Boy, que era la primera vez (o eso creo) que la veía en "directo". Lástima que no pudíesemos probarlas.

La zona  de Realidad Virtual, inexplicablemente instalada al lado del escenario de los cosplays, contaba con dos PlayStation VR y unas Oculus (o creo que eran unas Oculus, no estoy seguro). Me disponía a probar un poquito las Oculus, pero me percaté de la calor que hacía y la cantidad de gente que había. Me lo pienso mejor y decido dejarlas, no vaya a ser que para un rato que voy a estar, me de algún mareo y se joda la fiesta. Tampoco me pierdo mucho, pues ambas las he probado (y como ya lo describí por aquí en su día, soy poseedor de las de Sony). Eso sí, a quienes las probaron se les veía muy impresionados y entusiasmados. Casi me daba más satisfacción ver cómo reaccionaban a la experencia. Hubo largas colas y se veía a la gente pasárselo muy bien con las gafas.

La que sería la Dreamcas de Hulk, con un juego que, por bueno que sea, no le hace justicia.
Nintendo 64 con su cartucho Everdrive. Estos dos se coscaron del asunto, y empezaron a buscar roms.

Neo Geo CD Con el Aero Fighters 2. Estaba justo sentado delante cuando hice esta captura. Y después a jugar.


Tras unas cuatro horas, después de disfrutar de todo aquello, volvemos a echar un vistazo a los stands. Por si hay algo que se nos ha pasado y merezca la pena comprar algún artículo. No, no hay mucho que ver, pues como hemos dicho en párrafos anteriores, eran casi stands clonados unos de otros. Y no parecía que éramos los únicos que se iban sin hacer gasto extra. No se veía ese movimiento de compra-venta tan efusivo de otras ocasiones. Era muy extraño ver a alguien con una bolsa de compras. Así que nos venimos ya a casa, casi a la hora de cenar, con las manos vacías en este sentido. Y con esa sensación de que algo ha fallado. Algo no ha cuadrado en lo que acabamos de describir en esta primera edición del Extregame. Sí, nos lo hemos pasado muy bien en la zona recreativa pero... ¿qué ha pasado con todo lo demás?.

La sensación que nos traemos es de que han querido estirar el chicle de manera precipitada. No ha sido un evento dedicado a los videojuegos. Ha sido un Extremanga "light" con consolas y recreativas. Y eso no habla bien de la organización. De todas maneras me gustaría dejar claro que esto se tome como una crítica constructiva, ya que me daría mucha pena que no se repitiera un evento así. Pero hay que reconocer que así no se hacen las cosas. No hagas un concurso de cosplay en pleno Junio a las 4 de la tarde con casi 40º a la sombra (aunque tengas aire acondicionado, ir disfrazado a esas horas es un suplicio). Con esa calor, no instales la zona de tiro al arco y vestimenta medieval a las afueras del recinto. Con razón no había nadie allí. Y el cosplay, que sea de videojuegos, no de manga/anime, que para eso ya tenemos el Extremanga propiamente dicho. 

Los stands, pues lo mismo. Procura traer tiendas relacionadas con la compra-venta de videojuegos. Por lo menos trae UNA, aunque sea por disimular. La organización hay que llevarla con un poquito más de ojo, pues había momentos en los que nadie vigilaba nada (se iban todos al mismo tiempo). Y por último, adórnalo un poco. Sí, supone un poco más de gasto, pero si lo ambientas poniendo en las paredes carteles o banderas, aunque sea con el logo del evento, ganarás en ambientación. La sensación de que estaba todo puesto al "tuntún" y con prisas era palpable. Así que, bueno, espero que la próxima vez (si es que la hay) tomen nota de estos fallos y mejoren el evento. Presupongo que lo siguiente será la cuarta edición del Extremanga a finales de año. Antes intentaremos un "segundo round" con lo siguiente relacionado con videojuegos: RetroBadajoz 2017. En octubre. Esperemos que éste sí cumpla con lo que, al menos para gente como yo, esperamos de un evento así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario