miércoles, 14 de junio de 2017

E3 2017: La picadura del escorpión



Como cada año, vamos a resumir lo que han dado de sí las conferencias de las tres grandes compañías. Han sido un par de días muy intensos, pero al mismo tiempo algo desoladores. Sobre todo por la desidia de Microsoft y Sony. Por suerte a última hora Nintendo estuvo ahí para alegrarnos el E3. Project Scorpio parecía haber envenenado el evento con su picadura inicial. Estaba todo algo turbio. No parecía que la cosa levantara el vuelo. Empezábamos a intuir un E3 de los peores de la historia. Hasta que Nintendo aplicó el antídoto: Super Mario Odyssey, además de muchos otros acompañantes. Entonces el veneno de la picadura se desvaneció, y pudimos respirar aliviados. Al final, se puede decir que el E3 2017 estuvo bien, a pesar del pasotismo de las dos primeras conferencias. Veamos qué nos ha parecido todo esto. 


Microsoft:
La conferencia más decepcionante la ha ofrecido quien más "hype" había generado meses atrás. Project Scorpio se llama Xbox ONE X. Su diseño parece calcado de una PS2 FAT y, como no podía ser de otra manera, es la consola más potente de la historia. Pero su presentación fue tan volátil que casi uno se la pierde si llegó tarde a la conferencia en directo. Sí, fue muy rápida la presentación de esta nueva consola, o revisión de consola (lo siento, ya con tanta tontería de revisiones me pierdo) que tanto ha dado que hablar de su potencia. Y sí, eso ya lo sabíamos. Era, es y va a ser una máquina muy potente. Después de mostrar cómo es por fuera, tocaba algo más: la justificación de su compra. Y es aquí donde Microsoft desconcierta por completo.

La conferencia ha ido con muy buen ritmo. Muchos vídeos de muchos juegos, y poca cháchara. Creo que es lo que mejor se agradece en los últimos tiempos del E3. Es mejor ir al grano y dejarse de discursos largos, porque al final lo que cuenta es eso, los vídeos y anuncios. Fueron casi dos horas donde, quienes la seguimos en vivo, estuvimos expectantes para ver qué es lo que hacía a ONE X merecedora de pagar 499€. Y al final se nos quedó cara de tonto. ¿Tanta potencia para qué?. Mucho exclusivo temporal, mucho indie o semi-indie (ese Sea of Thieves es un insulto) y no se vio ni un juego-bomba (me refiero a exclusivo o first party) que realmente llamara la atención. Lo mejor fue la secuela de Ori, la fecha definitiva (por fin) de Cuphead y el anuncio de Forza 7. Y para eso no hace falta comprar una ONE X. El resto de juegos mostrados no tenían nada que ver con X, salvo que muchos de ellos se adaptarían a las 4K. Vamos, que Microsoft ha sacado su "PS4 Pro" sin más.


Y, tras pasados unos días, pienso que el rumbo de Microsoft en consolas tiene mala pinta, al menos a corto plazo. No hay nuevas IP potentes, rompedoras. Ni siquiera han tirado de sus clásicos que más venden, como Halo, o Gears... No hay demasiado que rascar en el catálogo de ONE. Sí, está muy bien que la hagan retrocompatible con la primera Xbox, que vayan a sacar un mando retro y tal... pero me parece insuficiente. Y muy desconcertante. Esta generación la están perdiendo a pulso, dejando a Sony haciendo lo que le da la gana, junto con, mucho ojo, Nintendo con Switch, que tiene pinta de arrasar estas navidades como hizo con Wii en su momento. La cancelación de un juego como Scalebound meses atrás daba pistas de que algo no va bien en las oficinas de Redmond. Empezaron mal con los comienzos de ONE, rectificaron para subir un poquito... y esto no parece que les vaya a relanzar.

Es que ni siquiera han mostrado a la ONE X en funcionamiento. ¿Por qué no has hecho una demostración de su potencia en directo? Pero si es eso mismo lo que vendes... potencia. Y el tema de las VR ¿no interesan en Microsoft?. No lo acabo de entender, la verdad. Lo tenían muy fácil para salir victoriosos de esta feria, pero lo que han hecho es preocupar al usuario de la marca XBOX. Hasta los aplausos de los allí presentes iban sonando con menos efusividad conforme pasaba el tiempo. Phil Spencer no parecía demasiado entusiasmado tampoco. Daba la impresión de estar en el escenario como diciendo "estoy aquí porque me obligan". En definitvia, una imagen muy preocupante de aquí al futuro más inmediato. En Microsoft necesitan una revolución, que se dice pronto. De imagen, de estilo, de ilusión,... ¡de juegos!. Si no reaccionan rápido, veo a Sony dominando el mercado una década más... por lo menos.

Sony:
Siguiendo más o menos las pautas de Microsoft, es decir, muchos juegos y apenas discurso, asistimos a la batería de juegos que esperábamos con ganas. Y al menos ha habido alguna sorpresa inesperada. Esa remasterización de la remasterización (que en realidad es un remake) de Shadow of the Colossus no se la esperaba nadie. No tiene sentido, pero gente como yo, como buenos "whores" de esta obra maestra, al final caeremos y nos lo compraremos. Eso sí, no le voy a dar ninguna prioridad, y esperaré a que baje mucho de precio. Volvimos a ver a Kratos en su esperadísima entrega de este nuevo God of War que tanto revuelo sigue creando, pues a los más puristas les sigue pareciendo sacrilegio que el fantasma de Sparta se haya "uncharterizado" por decirlo así. Yo no lo veo tan malo. El trailer me ha gustado mucho. Lo mejor es que, si no hay retrasos, para primeros de 2018 debería estar.


Sony siguió mostrando juegos y más juegos. La conferencia no fue aburrida para nada. El problema es que estos juegos han sido los mismos del pasado E3. Más bien ha aprovechado la conferencia para ir despejando dudas y fechas (aunque no demasiadas). Nos queda claro que Spiderman va a tener, por fin, un juego digno a la altura del superhéroe. Tiene muchas cosillas heredadas de los Batman más recientes, pero más que un problema, me parece una virtud. Nunca un juego del hombre araña me había interesado tanto. Days Gone es otro juego que tiene una pinta muy interesante, a pesar de que alguien con mis gustos desteste bastante todo lo que huela a zombis. Bebe un poquito de las mecánicas de juegos como Sombras de Mordor, pero en general me ha convencido. Detroit Become Human sigue tieniendo una pinta fantástica. Será el nuevo intento de David Cage y compañía de ofrecer un juego distinto, donde nuestras decisiones cambiarán el guion. Así que no está nada mal que mi PS4 tenga estos títulos en vistas de un futuro cercano, juegos de VR aparte.

Y poco más que rascar, bajo mi punto de vista. Se lo han tomado con calma, al igual que hizo Microsoft, pero con la gran diferencia de que ellos (Sony) dominan actualmente el pastel de consolas vendidas. Por eso esta conferencia parece menos mala. PS4 se garantiza una remesa de juegos exclusivos de mucha calidad de aquí a un año y medio aproximadamente. Eso sí, no hubiese estado mal algún juego nuevo. Cada año las conferencias son más conservadoras y compañías como Sony prefieren no soltar todo el "paquete", sabedores de que pueden mostrar más adelante en eventos propios como la Sony Experience. Así que, bueno, aunque no estén para tirar cohetes tampoco, los usuarios de PS4 tienen motivos para estar satisfechos con lo que les ha mostrado Sony en este E3. Sólo por volver a ver a Kratos ya es motivo de alegría, aunque algo me dice que de principios de 2018 pasaremos con los dichosos retrasos a otras fechas...

Nintendo:
Si tengo que resumir en una sóla palaba lo que me parecieron los 25 minutos de vídeo premontado de Nintendo, dicha palabra sería ésta: espectacular. Este 2017 Nintendo está a tope y todo indica que con Switch va a plantarse, de nuevo, a disputar buena parte del parqué de consolas vendidas. Super Mario Odyssey tiene una pinta impresionante. Además han dado la fecha de salida: 27 de octubre. Una jugada muy buena, muy cercana a los meses navideños. Ni que decir tiene que me parece el juego más importante de 2017. No sólo han mostrado un trailer sino que en el Treehouse (esta idea cada vez me gusta más, y sólo la hace Nintendo en los E3) pudimos contemplar una hora entera de gameplay real. Y no puedo más que admitir que estoy contando los días para que llegue octubre y hacerme de este nuevo Mario para Switch. 

No contentos con esto, anuncian nuevo Kirby, Yoshi y el Metroid Prime 4. Quizás éste último no me entusiasme personalmente, pues los Metroid se me atragantan casi siempre. Pero es muy reconfortante que aprovechen el E3 para anunciar nuevos títulos. Además para 3DS (hay que ver la vida que le están dando a esta portátil) me quedo con otro Metroid de corte clásico y un remake de Mario & Luigi Superstar Saga. Para mí será un descubrimiento, pues no jugué al original. Así que mis consolas de Nintendo no tienen nada que envidiar a la competencia, por mucho que jueguen en otra liga. En un mismo año Switch ha recibido el Zelda BotW, va a recibir dos expansiones más, y encima un Super Mario que parece ser el heredero de "64". Parece que por fin en Nintendo se han puesto las pilas, y por ello preveo un éxito de Switch de aquí a final de año.


Esto ha sido así. Resulta que en menos de media hora, Nintendo ha hecho más por revitalizar este E3, que Sony y Microsoft juntas. Nintendo ha sido la única de las tres que ha dado al personal justo lo que esperaba: nuevos títulos y mucha concreción de fechas. Casi todos los juegos anunciados tienen su fecha de lanzamiento. Y es muy, pero que muy extraño que un juego de Nintendo sufra retrasos. Así pues, no tengo nada que objetar ante lo que ha mostrado Nintendo este año en el E3. Juegos nuevos, fechas concretas y gameplay generoso. No se puede pedir más. Los "nintenderos" son los que mayores alegrías se van a llevar de aquí a final de año. Guste o no esa es la realidad, salvo sorpresa de última hora a la fecha de escribir estas líneas. Aunque pase lo que pase, nada va a eclipsar a Mario. Será el GOTY de 2017, estoy convencido.

Conclusión 
A pesar de lo bien que lo ha hecho Nintendo, nos queda la sensación de que una feria como es el E3 no va a volver a ser lo que era. Al menos eso es lo que se puede deducir visto lo que hacen las compañías en los últimos años. De nuevo ha habido filtraciones días antes, otras desarrolladoras han anunciado juegos antes de las conferencias, y esto ya parece haberse convertido en costumbre. Estas cosas están transformando el E3 en un evento con cada vez menos relevancia, por mucho seguimiento mediático que tenga. Sony y Microsoft siguen empeñadas en diluir la espectacularidad de un evento tan emblemático. Igual es impresión mía, pero dan una imagen dubitativa y a veces poco seria. Es sorprendente que se "vendan" así ante millones de jugadores que observan con lupa cada movimiento. De Sony se puede esperar parsimonia, pues le va muy bien. Pero la imagen de Microsoft queda un poco deteriorada, gastada... y casi diría cansada. No han emitido señales de buena salud. Esperemos que esto cambie y que el año que viene vengan con más ganas, y sobre todo, más juegos nuevos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario