sábado, 29 de abril de 2017

Nintendo es especial



Las tres grandes empresas que dominan el mercado actual de las consolas siempre nos tienen guardadas sorpresas, bien para satisfacción o decepción del consumidor. Normalmente hacen más ruido las decepciones. Lógico, ya que siempre se espera que ofrezcan lo mejor tanto para sus intereses (económicos principalmente) y los nuestros, que serían el poder seguir disfrutando de consolas y juegos que nos llenen y satisfagan. De las tres, Nintendo es la que se desmarca con mucha diferencia. Microsoft y Sony son, digamos, más "estándares" en su comportamiento. Como siempre se ha dicho, Nintendo es especial, y prueba de ello es lo que está sucediendo en el último año de la compañía nipona. Vamos a analizar brevemente sus más recientes movimientos y polémicas.


Podemos empezar hablando de Switch. Durante todo el 2016, y más atrás, hemos estado en permanente secretismo, sobre todo lo que rodeaba a su nuevo proyecto: "NX". Se especuló de una manera bestial, de tal manera que no creo que se haya hecho con ninguna consola antes. Y mira que otras veces se habían publicado montajes de fans de otras consolas como PS3... Pero con NX ha sido memorable.  Lo único que se tenía claro es que iba a ser una consola híbrida, la primera de su historia portátil y que se conectaba a la TV. Aunque, técnicamente hablando, eso ya lo hacía PSP...  El caso es que al fin salió y, aunque es pronto para aventurar si va a pegar el pelotazo a lo "Wii", hay que admitir que las ventas les está acompañando muy bien con Switch. Ahora lo que hace faltan son más juegos y menos refritos, pues cuenta con una escasez, sobre todo de juegos físicos, algo alarmante.

Si fue llamativa la tremenda especulación y secretismo que rodeaba a Switch, llama mucho la atención, de igual manera, la desidia con la que Nintendo ha tratado el final de la vida de WiiU. Su última actualización, la 5.5.1, es, paradójicamente, la más vulnerable a exploits, con toda una "scene" que permite incluso hacer uso de custom firmwares o nands emuladas (emunand). Hoy día cualquier WiiU del mercado es hackeable. Sólo hay que actualizarla a su última versión, tener conexión a internet y un pendrive. Casi basta lo que acabo de describir para cargar en tu WiiU cualquier juego "ripeado", para entendernos. Y Nintendo no ha hecho nada. Absolutamente nada para subsanar este fallo. Es como si se hubiese rendido de una manera tajante con WiiU, escondiéndola en un pasado que quiere olvidar cuanto antes. Al menos, eso sí, despidieron su catálogo con una obra maestra: Zelda Breath of the Wild.

Cosa muy distinta es lo que hace con 3DS. Todo lo contrario. Si bien hoy día prácticamente cualquier 3DS también es hackeable, Nintendo sin embargo sigue con la eterna lucha encarnizada contra la "scene", a base de updates, tratando de tapar agujeros en su sistema para 3DS. No hace casi nada que lanzó el firmware 11.3, que tapaba muchas vulnerabilidades, y muy poquito después (hace no demasiados días) salía el 11.4 que de momento no ha caído. Pero caerá igualmente. Es cuestión de tiempo, pues, según los entendidos, los sceners tienen acceso a algo llamado "bootrom", y eso, por lo visto, salvo cambio en el hardware, Nintendo no lo puede subsanar de manera definitiva. Al margen de esto, de este clásico tira y afloja, hace casi nada ha anunciado nueva consola: New Nintendo 2DS XL.


Esto sí que ha sido desconcertante. Apuesto a que casi nadie sabía que Nintendo iba a sacar algo así. Nueva revisión de su portátil, con lo que es perfectamente lógico que el usuario se haga un lío con tantas versiones. Tenemos la 3DS clásica, que sería la OLD, la OLD XL, la NEW, la NEW XL, la 2DS y ahora la NEW 2DS XL. Pero esta vez sí que no se entiende mucho el movimiento, pues si la 2DS no cuenta con sistema de bisagra (no se cierra en concha), la NEW sí que lo hace. Es como una versión económica de la NEW XL. Seguirá sin tener efecto 3D, aunque por otro lado mucha gente renuncia a tal efecto en las otras que sí lo tienen. Se escudan en un nuevo diseño más ergonómico y redondeado. Seguirá siendo un modelo más económico que los otros, aunque 2DS seguirá siendo la opción más asequible, pues sigue sin pasar de 100€.

Por último nos queda mencionar otra de las cosas que también ha desconcertado a bastante gente: la Mini-NES. Apenas han sido cinco o seis meses (se puso a la venta en noviembre de 2016) durante los cuales ha estado a la venta, oficialmente, la famosa Nintendo NES Classic Mini. Como ya comenté en su momento, soy el afortunado poseedor de una de ellas, y me puedo dar por muy satisfecho con los acontecimientos recientes. Más que nada porque ya es oficial que Nintendo cesa su fabricación. No habrá más unidades, salvo las que queden en algunos centros comerciales en estos días. Así que si pensáis tener una, es mejor aprovechar estos días y realizar una ruta entre tiendas y supermercados. Si no, vais a tener que pagar un pastizal al especulador de turno por eBay, amazon y similares...


Llama mucho la atención que Nintendo sólo haya dado medio año de vida a la producción y distribución de un producto que se ha vendido extraordinariamente bien. Como rosquillas, que diría aquel. Se ha cifrado en 2.300.000 consolas las que se han vendido en todo el mundo. Y la demanda continúa muy en alza. Casi tienen más éxito con la Mini-NES que con Switch. Las malas lenguas indican que eso, por descabellado que parezca, puede ser uno de los motivos. Es decir, que Nintendo no quiere ver ensombrecido su nuevo proyecto por una consola retro, y que sea de ellos mismos. Pero aunque así fuera... ¿no es el objetivo de cualquier empresa ganar dinero?. La respuesta oficial para justificar el no fabricar más es porque "no era un producto pensado para una venta a largo plazo". Más extraño no puede ser.  Es evidente que con un movimiento así, quien pierde dinero es Nintendo, y ganan los especuladores. Igual es cosa de que ya están con la Mini-SNES, que podría aparecer de aquí a las próximas navidades.

Como hemos comprobado, los movimientos de Nintendo en la industria son extraños y desconcertantes. A unas consolas las deja morir, a otras las mantiene vivas hasta el exhausto, mientras que con otras, más especiales, parece renunciar a ellas a pesar de su imponente éxito de ventas. A pesar de todo Nintendo es la más vieja del lugar. Su marca es la más legendaria de las tres actuales, pues Microsoft y Sony son relativamente más nuevas. Es por eso que creo que los usuarios prestamos tanta atención a lo que haga Nintendo. Veo difícil cosas como la reacción de la comunidad al fallecimiento de Iwata, en las otras dos compañías, por poner un ejemplo. No ves un juego de Mario barato, no ves un juego de Zelda barato... Es que es Mario... es que es Zelda... es que es Nintendo... suelo escuchar. Y encima hace cosas que no comprendemos. No sabemos si es por torpeza, falta de miras o fallos de márketing. Nintendo a veces lo hace bien, otras mal y otras no sabemos por qué lo hace. Ésto último es lo que la convierte, posiblemente, una compañía tan particular, para alegría y disgusto de unos y otros. Por eso nos resignamos a decir que eso, que es Nintendo, y Nintendo es especial...

No hay comentarios:

Publicar un comentario