martes, 18 de abril de 2017

Gluk Video: Aquellos juegos de NES tan particulares...



No lo sabía. No, no tenía ni idea de que los cartuchos de Gluk Video constaban de una fama tan singular. Esto te sonará a chino si no tuviste una NES (o una clónica de la misma) a principios o mediados de los 90. El caso es que se pusieron a la venta una serie de juegos, siempre de sospechosa procedencia, en los lugares más habituales de la época donde se vendían estas cosas. Recuerdo haber visto una buena remesa en una feria, en el típico puesto de marroquíes donde te venden herramientas de mala calidad. Entre taladros y llaves inglesas, tenían un hueco preparado para venderte, en sus cajitas y todo, precintados, los cartuchos de Gluk Vídeo.


Si no recuerdo mal, costaban 500 y 1000 pesetas, según el juego. Unas 500 es al menos lo que recuerdo haber pagado por "La Guerra del Golfo", uno de sus títulos más icónicos. En aquella época yo tendría unos 13 ó 14 años, y creo que ya empezaba a tener, al menos, un mínimo de criterio a la hora de elegir un juego, cuestión económica aparte. El caso es que de entre todos lo que allí ví, era el que más me llamó la atención, teniendo muy presente que eran copias "falsas" o "piratas". Dudé en llevármelo a casa, pues en la propia caja dejaba bien claro que el juego era compatible con los clones (NASA, YESS...) pero sin embargo no decía nada de la NES original, justo la que yo tenía.

Así que lo ví como una especie de inversión de riesgo. Es cierto, desde un principio desconfiabas de aquel producto con tan sólo tenerlo en tus manos. Las cajas de NES contaban siempre con un diseño que abarcaba toda la amplitud de la propia caja. Estas de Gluk parecían estar compuestas bajo una misma plantilla, como si fuera de Photoshop, a la que tan sólo se le cambiaba la foto delantera y los textos. No venían con instrucciones de papel (excepto Gluk The Thunder Warrior, por lo que he podido saber), en realidad venían expuestas en la parte trasera de la caja. En fin, que en resumidas cuentas ibas a casa con la cosa en la cabeza de que no te llevabas algo de calidad. Y al final así era, pues no son juegos que destaquen precisamente por eso.

Como acabo de decir, "La Guerra del Golfo" fue mi primera adquisición. Era el típico juego de aviones u helicópteros de scroll lateral, un shoot em up matando muchos enemigos y esquivando balas. El juego no era demasiado complicado. Creo que al día siguiente, a la décima partida o así, lo completé. Si la memoria no me falla, el juego ofrecía sólo cinco o seis niveles. Comprobé más adelante que el propio cartucho contenía una pegatina encima de lo que vendría a ser el juego original, que hoy sé que se importaban desde Taiwan. La curiosidad me pudo y arranqué con cierta facilidad dicha pegatina para comprobar que el juego contaba con otra "carátula".


No había que ser muy listo para darse cuenta que alguien había pillado juegos de a saber dios dónde, y los estaba haciendo pasar por juegos "españoles". No le dí importancia. Al contrario, me pareció algo de un valor menor. Así que cuando se me antojó un juego de NES, cogí éste "falso", fui a un videoclub de mi ciudad que, por 1.500 pesetas más un juego, te llevabas a cambio el que tú quisieras completo y prácticamente nuevo. Obviamente es una decisión de la que hoy día me arrepiento. El caso es que conservo todavía dos que los tenía olvidados en un viejo cajón y les he quitado el polvo de encima: Creatom y Puzzle. No sé muy bien de qué manera me hice de ellos, porque me parecen juegos muy malos. Realicé tantos intercambios de juegos con tanta gente que no puedo recordarlo.

Los tengo en muy buen estado, y ya les he puesto su fundita de plástico para que se conserven mejor. Juraría sin embargo que también tuve el "Corre Benny", pero a saber donde acabó... Todo esto os lo cuento a raíz de un artículo que he leído en la revista Retro Gamer, que ofrece un, al menos para mí, sorprendente reportaje con una buena información sobre cómo se gestó esta historia de los juegos de Gluk Video. De cómo una empresa española llamada Photopak S.A., afincada en Alcorcón, importaba juegos desde Taiwan sin la licencia oficial de Nintendo. No eran cartuchos "piratas" propiamente dichos. Su venta y distribución fue legal en aquella época. Eso sí, Nintendo no tardó mucho en demandarles, pero para cuando les quiso condenar la justicia, Photopak ya no existía. Así que estos cartuchos se han convertido en objeto de coleccionismo. Rondan desde los 60€ hasta los 300€ según su rareza. Los dos que yo tengo los he visto hasta por 200€ cada uno. Así que sin saberlo, tengo un par de joyas muy destacables, más de lo que yo pensaba, en mi humilde colección.

Actualmente, mis dos únicos títulos de Gluk

Y para quienes quieran saber todo lo que pasó con Gluk Vídeo, en esta web tienen toda la info: http://glukvideo.info.

3 comentarios:

  1. Vaya, no sabia nada de estos “juegos”, por llamarlos de alguna manera….

    Supongo que será porque no tuve una NES :(

    Eso si, lo que prostituíamos antes a los juegos debía ser inconstitucional. Juegos para arriba y para abajo intercambiándolos con los colegas y mas de la mitad de las veces acababas sin juegos o con juegos que eran (o no) tuyos. Así que entiendo perfectamente eso de que no recuerdas de donde salieron Creatom y Puzzle ;) Eran otros tiempos…

    ResponderEliminar
  2. No creí que estos juegos tendrían relevancia mediática. Fíjate que hasta 2005 más o menos ni se mencionaban por internet. Pero haces una búsqueda por ebay y sitios de segunda mano similares, y flipas con los precios. No siempre lo antiguo tiene valor, pero en este caso me ha sorprendido, y miro con otros ojos a estas dos "chustas" (Creatom y Puzzle). Unos por buenos, otros por malos... y otros por raros. Así es el mundo retro :)

    ResponderEliminar
  3. Buenas, soy el webmaster de glukvideo.info
    Me gusta leer historias de otras personas relaciondas con Gluk.
    Un saludo!

    ResponderEliminar