lunes, 13 de febrero de 2017

Nintendo y su especial "lucha" contra el formato de disco óptico



Con todo esto que se está montando con la próxima y flamante consola de Nintendo, la anteriormente conocida como NX, Nintendo Switch, uno a veces reflexiona un poco sobre todo lo que ofrece esta nueva consola (a estas alturas se saben casi todos los datos) mirando al mismo tiempo hacia atrás. Una de las más llamativas características de Switch es que funciona con cartuchos que vienen a ser unas tarjetas muy parecidas a las que se usan en las portátiles DS y 3DS. Al margen de la estética de dicha consola y la posibilidad jugable que ofrece al ser la primera en la historia en ser concebida específicamente para un uso híbrido, quizás algunos no han reparado en observar que en pleno 2017 vamos a tener una consola de sobremesa que renuncia al formato de disco óptico, ya sea DVD o Blu-ray.


Pero esto como que casi no es noticia. Hace más de 20 años ya que Nintendo dio plantón al formato de discos ópticos. Parádojicamente esto dio pie a que Sony sacara su PlayStation primeriza que tanto éxito le reportó. Como hablamos por aquí hace algún tiempo, en referencia a un descubrimiento de un prototipo de consola cuando Nintendo y Sony colaboraban, los de la gran N dijeron que no, que CDs no querían. El siguiente paso, depués del éxito de SNES, fue Nintendo 64 que se las tuvo que ver con la sopresa de Sony y su PSX a base de CDs. Aquello era competir contra el futuro. Casi contra una revolución. Un CD era más económico de fabricar, permitía usarlo para los datos del propio juego y añadir pistas de sonido con una calidad muy superior. Sus posibilidades parecían ilimitadas. Mucha gente no comprendía los motivos por los que Nintendo, con todo lo vanguardista que era, no apostaba por el CD.

Sin embargo, y viendo con perspectiva aquella época, igual en Nintendo la cosa no era tan descabellada. Nintendo 64 ofrecía una potencia sensiblemente superior a PSX y Saturn. No padilecía de los famosos gráficos temblorosos, ni de otros defectos, como los marcadísimos dientes de sierra o la propia resolución. Por no hablar del flitro bilineal de las texturas. Obviamente la máquina de 64 bits también tenía sus carencias, pero en general comparabas los gráficos de una N64 y una PSX, y no había color. Nintendo en este sentido ganaba por goleada, por mucho gañán o cuñao que os quiera convencer de lo contrario. Aquellos cartuchos ofrecían un resultado gráfico superior a lo que ofrecían las consolas con CD que, y ojo al dato, nos iban a meter a fuego las pantallas de "loading..." a partir de aquel momento.



Siempre lo dije. Y lo mantengo. Nintendo 64 era lo que más se aproximaba a la experiencia jugable de un PC de la época con una tarjeta gráfica aceleradora (como las 3DFX de Voodoo y otras...). Entre otras cosas porque yo lo pude comprobar en aquella época. Y la consola iba a cartuchos. Unos cartuchos que, conforme pasaba el tiempo, iban siendo objeto de desprecio por los jugadores de aquel entonces. El CD se estaba extendiendo en los ámbitos multimedia. Videojuegos, música y películas (VCDs). Y a pesar de todo, Nintendo 64 no fue una consola que vendiese mal. Aguantó estoicamente la imponente presencia del disco compacto y demostró ser una máquina muy buena técnicamente. En mi opinión muy superior a sus rivales directos.

Lo curioso de todo esto es que en la siguiente generación de consolas, la denominada "128 bits", la primera incursión de Nintendo en el formato de disco óptico, que en este caso iba a ser el DVD (formato mini), supondría el primer varapalo serio en la industria, después de ir con viento a favor desde los tiempos de NES, y tocar cimas y cielos con SNES. GameCube no cuajó entre el gran público, a pesar de ofrecer, como es buena costumbre en Nintendo, un diseño que rompía moldes y un nuevo mando muy llamativo. Pero dejó de ser la más potente (aquí ganó la novata Microsoft) y empezó su batalla particular e inexplicable contra otro elemento: los estudios third-parties (EA, Ubisoft, etc...). Casualidad o no, la primera consola de sobremesa de Nintendo que NO iba a cartuchos pasó bajo la sombra de Xbox y sobre todo la imponente PlayStation 2, que arrasó. Dreamcast también pasó por allí, pero se despidió demasiado pronto.


Con Wii sin embargo la cosa viró 180 grados. No hace falta explicar por aquí el arrollador éxito de esta consola. El último gran éxito de sobremesa de Nintendo, dicho sea de paso. Es, de momento, la única excepción a esta especie de "guerra no declarada" contra el formato de disco óptico, que parece haberse repetido con WiiU. Y es que, de tres consolas con lector de DVD, sólo una le ha salido en condiciones. Las otras dos, una rana y la otra (WiiU) demasiado rana. Así que, visto este panorama echando la vista atrás, pues veo hasta lógico este movimiento hacia los cartuchos en plena época. Porque soy de la opinión de que a día de hoy el Blu-Ray es un lastre. Has de esperar tiempos de carga y de instalación, y tener cuidado de que el disco no se raye. Encima hay que instalarlos en el disco duro de nuestras PS4 o Xbox ONE. Y el día que el lector deje de girar... 

Un cartucho con memoria tipo flash o similar tiene un tiempo de acceso de mucha mayor velocidad. Probad a ver cuánto tarda una 3DS o una PSVita en reconocer, leer y ejecutar el juego. Así que me parece estupendo que Switch vuelva a los cartuchos, o tarjetas, me es igual. Es un formato que me gusta mucho. Más resistente, duradero, fiable y rápido. Y el espacio y la calidad ya no es excusa, como pasaba hace dos décadas. Se están normalizando el uso de tarjetas de uso más común, como las microSD, con 128 gigas por ejemplo, a precios cada vez más accesibles. Por este motivo en particular espero que Nintendo tenga éxito con Switch (en el momento que escribo esto apenas faltan un par de semanas para su lanzamiento oficial). Si Sony y Microsoft después le "copian", como han hecho en el pasado con otras cosas, si al menos le siguen en esto, ganaremos todos: los que todavía exigimos formato físico de calidad, las consolas sufrirán menos averías (se calentarán menos, serán más compactas...) y tendremos acceso a un formato de juegos que diga adiós, por fin, a los discos ópticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario