sábado, 3 de diciembre de 2016

Los "oscar" de los juegos vuelven a defraudar (... o no)



Si os digo la verdad no soy muy seguidor de estas galas de premios anuales, como la reciente Game Awards 2016, que dan por hecho quién es el que se lleva el título honorífico de juego de año (de aquí en adelante, GOTY). Como se suele decir, nunca llueve al gusto de todos, y esta vez tampoco ha sido así. Pero hay algo que me chirría, no en lo referente a lo que una simple feria o evento pueda premiar a un determinado juego. Sino en como esta especie de "comunidad sonyer", por llamarla así, empieza a hacer un ruido atronador cada vez que un juego de Sony cae en determinados lodos. Y es que ¿qué es lo que realmente merece valorar para considerar a un juego nada más y nada menos que un GOTY?


Las críticas están siendo feroces, y creo que con razón. Overwatch (del cual dejé mis impresiones particulares por aquí) se ha llevado lo que sería "el oscar a la mejor película". El mejor juego del 2016, según estos premios, es el FPS de Blizzard. Sinceramente y bajo mi punto de vista, es una auténtica tomadura de pelo. Como dije en el post de dichas impresiones, queda claro que es un gran juego, pero para nada alcanza cotas de obra maestra. Y la verdad, por muy entretenido que sea y muy "mimado" que esté, el que considere a Overwatch como el mejor juego de 2016, igual tiene que hacérselo mirar, o jugar más a otras cosas.

La "ira sonyer" viene precedida porque muchos auguraban que este premio gordo se lo iba a llevar Uncharted 4. Menos mal que no ha sido así. Lo siento mucho por quienes esperaban que las últimas aventuras de Drake se llevaran el oro. Pero tampoco me merece tal elogio un juego tan limitado en su planteamiento jugable. Mejores gráficos de 2016, eso sin discusión. ¿Jugabilidad? No, por favor, ni de coña. Es más, empiezo a pensar seriamente que esta saga, Uncharted, está bastante, pero que bastante sobrevalorada. Un juegazo no es un juegazo por que tenga unos gráficos imponentes. Se nos olvida, y a mí el primero, que lo importante, SIEMPRE, es la jugabilidad.

Y que conste que esto lo dice uno que se ha gastado los "cuartos" en el blu-ray de Uncharted 4. No consigo ver qué es lo que satisface a tanta gente. Me parece un juego bastante "casual", muy indicado para cualquier jugador que simplemente quiera interactuar con una película de aventuras de la manera más simplona posible. Exceptuando un par de momentos muy espectaculares, el resto de la aventura se me hizo muy repetitiva y hasta aburrida. Esperar a que acabe cuanto antes un juego nunca ha sido buena señal, y eso es lo que me pasa con Uncharted. Y sí, gráficos... todos lo que queráis. Pero hace ya mucho tiempo (bastantes años) que he aprendido a apreciar los juegos más allás de eso.

Sí, sí, no me mires así, Tracer. Blizzard ha sacado la máquina de billetes... o de jamones...

Pero estos premios tan polémicos también se traen su miga con otras cosas más sangrantes aún. Se ha premiado a Street Fighter V como mejor juego de lucha. Recordemos que Capcom nos ha ofrecido una de las mayores chapuzas videojueguiles que se recuerdan en el género. Pero vamos, no todo han sido resbalazos. Ha sido muy satisfactorio ver al impresionante Forza Horizon 3 imponerse incluso al excelente NBA 2K17 y los juegos de fútbol clónicos, aunque no sé yo hasta qué punto es buena idea mezclar la categoría de deportes con la de conducción... Y ver a un clasicazo como el reboot de DOOM como mejor juego de disparos (curioso que Overwatch sea el mejor juego, pero no el de disparos ¿?).

Me queda una incógnita, nunca mejor dicho: Inside. Tengo el juego en mi disco duro desde hace tiempo y, tras ganar el premio a mejor indie, mis expectativas siguen en aumento. Premio aparte, dicen que es muy corto pero que la experiencia es muy gratificante. En breves saldré de dudas. En fin, esto es lo de siempre, sobre gustos, colores. Pero me sigue llamando la atención el bochornoso ruido que en tantos sitios hacen los "sonyers" con sus "Uncharteds" y sus lloros. De nuevo les tengo que recordar, que en esto de los juegos, hay vida mucho más allá de sus PlayStations. A veces pienso que esto cada día se parece más a una especie de secta, a lo "si no tienes una plei, no tienes videojuegos". Lástima. Ellos se lo pierden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario