lunes, 21 de noviembre de 2016

Overwatch: Impresiones



Tal y como prometí en el anterior post, traigo unas breves impresiones de lo que me ha parecido este pasado fin de semana con Overwatch. Para quien no estuviera al loro, que sepa que ha estado disponible el juego completo gratis (aunque no todas sus opciones) durante todo este fin de semana más el lunes día 21. Como decía en aquel post, Overwatch no ha sido un juego que me llamara la atención, por mucho que sea el estreno de Blizzard en un género tan peculiar como es el de los FPS. Y la verdad, después de lo probado en su versión de PC, no creo que me vaya a gastar el dinero en este juego. Y no es que me parezca un mal FPS. Es que, simple y llanamente, Overwatch no es para mí.


Lo primero que llama la atención es a lo que recuerda Overwatch. Es una especie de mezcla de muchos conceptos vistos ya en muchos otros FPS durante los últimos 25 años. Con una base descarada que copia a Team Fortress, este juego tiene pequeñas dosis de muchos otros FPS. A veces recuerda a Quake 3 Arena, a veces a Unreal Tournament... otras a Counter Strike... Siempre con una vertiente muy enfocada al juego de equipo y con muchas vistas a hacerse un hueco entre los juegos que más se jueguen en los eSports. Se nota mucho a la hora de elegir personaje y al grupo al que pertenece. Los tenemos muy claramente diferenciados en ataque, defensa, tanque, curación. Y, aunque ya se sabe de sobra, sí, existe un personaje destinado únicamente a curar a los demás. Nuestro particular "angel de la guardia"... nunca mejor dicho.

No estaba disponible la Partida Competitiva. Lástima.


Así que en definitiva, como concepto en sí no revoluciona nada. Es una mezcla de muchas ideas que se han plasmado en el pasado. Pero eso sí, hay que reconocer que el resultado no ha salido mal parado. Han encontrado un equilibrio muy bueno entre personajes y habilidades. Obviamente en tres días no le voy a pillar el truco tan rápido, pero bien es cierto que no he dado con la tecla con casi ninguno. Quizás el que más se ha adoptado a mi estilo es uno que lanza granadas, trampas inmovilizadoras y una propia granada que no le hace daño y la usa para saltar. Muy al estilo de las burradas que se hacían en Quake 3 Arena con el bazoka apuntando hacia el suelo. Pero no tan burro. Overwatch es más... sibilino. No cuenta con, digamoslo así, la fuerza que, por lo menos para mi gusto, ha de desprender un buen FPS.

Además del diseño del juego, al estilo cartoon, la sensación que me ha dado es de ser un poco "flojo" en el sentido del impacto visual. Demasiado dibujo animado. Demasiado "light". Igual yo peco de viejo perro en estas latitudes. Venir del impresionante y visceral DOOM y pasar a esto... pues casi da bajón, eh. A pesar de todo me ha proporcionado buenos momentos. Si bien me ha cansado jugando ratos largos, en breves refriegas jugadas poco a poco me lo he pasado mejor. Es un juego para echar unas partidas rápidas y pasar a otra cosa. Aunque en su defensa he de admitir también que no he podido probar su modo, supuestamente, más importante. Sólo dejaba probar Arcade y Partida Rápida.

En ambas opciones el objetivo más o menos es el mismo. Defender/atacar un vehículo, defender/atacar una posición en el mapa, matarnos todos contra todos en una ruleta de héroes al azar cada vez que morimos... No sé, un poquito simplón en líneas generales. Y a lo mejor he sido yo, pero quienes le cogen el truco al personaje del arco y flechas... vaya chetada. Algunos personajes me han parecido demasiado descompensados en comparación con otros, por mucho equilibrio en sus armas y habilidades que dispongan. A pesar de estos fallos Blizzard se ha asegurado de no cometer errores en líneas generales, y se nota que el juego desprende mimo y cuidado. Me han gustado cosas como que no existe la regeneración automática de vida, y que el propio juego nos advierta al jugar en equipo, que nos fale algún atacante o defensor, etc... para ser un equipo equilibrado.

Lo marcado en rojo es la posición a defender.


También se me ha hecho grato el hecho de que no hereda nada de los Call of Duty. Si te pones a campear lo vas a pasar muy mal en Overwatch, por mucho rifle de francotirador que lleves. Y por supuesto lo mejor que me ha parecido son las habilidades que vamos rellenando cuando matamos. Son los "power ups" que, en vez de encontrarlos por el mapa, hemos de ganárnoslos dandole caña al asunto. Y por otra parte, el mayor problema que le veo a este juego es que a la larga se me ha hecho monótono. Mapas más bien tirando a pequeños, muchos recobecos, y un sistema de subidas de nivel algo lento para lo que estoy acostumbrado. Encima las recompensas (cajas de botín) son cosas cosméticas, como pegatinas, gritos de los personajes y tonterías así. No me ha convencido esto, la verdad.

Y poco más puedo contar de las pocas horas que he jugado. Creo que para ser el primero, no está nada mal, sinceramente me parece un buen juego, pero Blizzard no me ha logrado enganchar con su FPS. Su mezcla está bien agitada y servida, pero me deja cierto sabor agrio en líneas generales. Me hubiese parecido mejor si el proyecto fuera Free To Play, aunque tuviera micropagos y tal, porque me parece un buen juego, pero para pasar el rato sin demasiadas pretensiones. Le falta profundidad y un poquito de personalidad (a pesar de que destila mucha, ojo). Eso sí, ni de coña veo esa supuesta obra maestra que nos han querido vender ciertos medios con sus análisis. Queda muy lejos de eso. Mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario