martes, 12 de julio de 2016

Independence Day 2: Basura épica.



Desde hace mucho tiempo sé de sobra cómo prepararme para visionar prácticamente cualquier género de película. Obviamente siempre te vas a encontrar algo que te descuadre o te sorprenda, dependiendo de los giros del guión o del capricho de los directores. Dicho esto, cuando me predispongo a visionar un blockbuster, voy totalmente mentalizado para lo que voy a ver. Es decir, con ganas de no pensar, distraerme con explosiones y efectos especiales. Y si la economía lo permite, pues un paquete de palomitas y una coca-cola. Es justamente así como entré en la sala de cine, con unas entradas inmejorables, con nadie detrás ni a los lados. Ni el típico cabezón de delante. Pero con esta secuela de Independence Day, casi he echado de menos estas molestias.


Ya sé lo que alguno me va a decir. Sí. Que qué esperaba de una película de este tipo. Pues lo que espero de todas las películas: un mínimo de sentido común en el desarrollo de los acontecimientos. Y por supuesto, que sea entretenida. Más teniendo en cuenta la preparación mental para digerir un film "fast-food", para ver y olvidar, y no darle demasiada importancia a lo que es, en definitiva, el típico espectáculo palomitero. Como estará Hollywood que ya no van cumpliendo las expectativas ni esta clase de superproducciones. Porque señores, después de la abominable Batman vs Superman, y esa bobada llamada Jurassic World, llega algo que, por increíble que parezca, les supera en mediocridad: Independence Day 2.

Recuerdo con cierto cariño la primera Independence Day, allá por el 96. Admito que me gustó, como a cualquier quinceañero de la época que se preciara. Ha dado la casualidad que, el mismo día que he ido a ver la segunda parte, he contemplado antes la primera por televisión. Sí, aquella era una americanada inmensa. El mundo lo salvan los estadounidenses, gracias a un técnico de antenas, que sabe más que la NASA y la CIA juntas, programa un virus (a saber en qué lenguaje), y realizan el que es, probablemente, el "caballo de troya" más chungo del mundo. Pero oye, salía Will Smith, personaje de moda en aquella época, y la primera hora del film impresionaba. Esa invasión alienígena con esos planos inolvidables de la destrucción de la Casa Blanca y otros edificios emblemáticos de los USA. El guión era una bufonada, pero la película era entretenida y espectacular.

Como dije antes, iba con la predisposición total y absoluta para relajarme y dejarme llevar por otra oleada de explosiones y acción, pero al menos con algo de coherencia dentro de lo que uno espera de cualquier película que se precie. Porque no sé si calificar de película el montón de imágenes montadas que ví en casi dos horas que se me hicieron eternas. Los personajes principales derrochan carisma 0. No sé si otra vez me vuelvo a topar con los cuatro jóvenes-de-series que están de moda o qué se yo. Exceptuando el cuarteto de actores que repiten 20 años después, no conozco a nadie. Su presencia además, parecía alegrar el film a lo Disney Channel. Todo mega-guay, aquí piloto naves espaciales como me sale de ahí, somos guapos y cojonudos, todo por mi choni, viva la patria y tal y tal...


Pero lo "mejor" son las incoherencias. Si os parecía patético el tema del virus de la primera película, eso queda en un inmenso ridículo en comparación con la continua cagada tras cagada del guión de esta secuela. Un desastre sin pies ni cabeza. Un aburrimiento soporífero sin gracia ninguna, ni lógica. Pasan cosas por que sí, no hay explicación que dar. Pasamos de un plano a otro, haciéndonos perder el hilo de lo que sucede en un lugar y en otro al mismo tiempo. Los chistes y guiños a la primera, excesivos y sin hacer soltar ni una mísera sonrisa en la sala. Y mira que se juntan gilipollas en una sala de cine que se rien exageradamente con cuatro tontadas... Independence Day 2 ha conseguido ese logro. Que nadie nadie, pero absolutamente nadie, se ría.

Pasada hora y media, empiezo a bostezar, me incomoda el asiento, doy vistazos alrededor para ver a la gente mirando la pantalla... Y es que llega un punto que me da igual. Sólo quiero que esta pesadez termine de una puta vez, y largarme de la sala. Sé como va a acabar, porque es otra americanada. Sólo que no sé qué se van a inventar esta vez. Y llega el éxtasis con otra gran estupidez que ni a un niño de 8 años le entra en la cabeza. Es tan bestial ese final, es tan insultante a la inteligencia del espectador, que lo del virus de la primera parte suena a gloria bendita. Así que, nada, otra película que entierro en los confines de mi mente, y de la cual no quiero saber absolutamente nada. Me quedo con otra prueba más de la tremenda crisis, ya no de originalidad, sino de coherencia y sentido común en las superproducciones de Hollywood.

Cada vez estoy más convencido de que ya cualquier mierda vale. Es decir, si vas a hacer una película de dinosaurios resucitados, no te rompas el coco. Pon ahí dos horas de dinosauirios persiguiendo gente, y éxito asegurado. O una pava (del montón eh, no demasiado guapa) que no sepa si enamorarse de un lobo o un vampiro (eh, estos dos pavos, modelos TOP). Da igual lo que pase, no necesitas guión ni nada. Al túntún, a lo que salga. ¿Con Independence Day? Igual. Pon ahí cuatro naves, algo de destrucción y cuatro niños guapos matando marcianos y salvando el mundo. Lo que pase entre medias da igual, al que ya ha pagado la entrada ya le han engañado. Luego se quejarán de que la gente no va al cine, que la recaudación no es la esperada, que si internet, bla bla bla... Que se vayan todos un poquito a la mierda y hagan las cosas mínimamente bien. Que ni a eso llegamos.

1 comentario:

  1. Te me has adelantado. :)

    Estuve el fin de semana pasado viéndola y hacia tiempo que no me encontraba en una posición de querer salirme del cine por estar perdiendo el tiempo. Resumen de la peli: Si vienen los extraterrestres nos liamos a ostias. No hay nada del argumento que pueda dar para desarrollarlo mas…

    Si alguno tiene buen recuerdo de la primera (como yo), mejor que huya de su secuela si quiere seguir conservándolo…

    ResponderEliminar