jueves, 14 de abril de 2016

"Everdrive", o qué es eso de los cartuchos flash para "clásicas"



Para el gran público si hablamos de cartuchos flash, muy seguramente se les venga a la mente aquellos cartuchos que tan populares se hicieron con Nintendo DS. Fue tal "boom", que la gente llegó a asociar el hecho de poseer una DS con un cartucho flash (para cargar roms, obviamente) con una naturalidad espectacular. A mí mismo me han dicho, recién adquirí la 3DS, que dónde tenía el cartucho, cuando ni siquiera existían. 3DS también dispone de los suyos, pero están a precios, todavía, muy abusivos. Pero vayamos al tema. Al igual que estos cartuchos hacen lo suyo, existen otros, que a día de hoy ya entran más dentro de la legalidad: los cartuchos flash para consolas clásicas. Con la marca Everdrive como principal impulsor de este tipo de productos...


No es que les quiera hacer publicidad gratuita de marcas, pero es irremediable e imprescindible quedar claro que, los cartuchos de mejor calidad llevan el sello de Krikzz, y sus modelos denominados Everdrive. El resto son clones chinos que, por cierto, funcionan igual de bien hasta donde yo sé. Por eso empiezo por aquí, porque muchos preguntan en foros, y fuera de ellos, por los cartuchos tipo Everdrive, para sus consolas. Incluso algunos dudan de que sean reales. Para empezar creo que es bueno dejar claro de qué estamos hablando. Un retro-cartucho flash es un cartucho desarrollado por particulares para que podamos cargar la mayoría de juegos (roms) directamente en nuestras consolas antiguas. Es el sueño húmedo de muchos cuando fuimos pequeños y no podíamos gastar el dinero que quisiéramos en juegos para nuestras NES, GameBoy, MegaDrive, Game Gear.... 

Prácticamente cualquier consola que use cartuchos para jugar cuenta hoy día con un cartucho flash de este tipo. Su existencia es una de las ideas más geniales para el mundillo retro. Es perfecto para poder jugar a aquellos juegos que no podemos agenciarnos por motivos económicos, probar rarezas, e incluso mods interesantes en su hardware original. Su uso es extremadamente sencillo. Compramos nuestro cartucho, más una tarjeta SD (o microSD según el caso) de varios gigas. Instalamos el sistema operativo, tarea que consiste en copiar y pegar un par de carpetas a dicha SD. Luego metemos las roms que queramos. Esa SD va a una ranura del cartucho (la carcasa está preparada para tal menester), insertamos el cartucho y voilá. Jugamos a la rom en su máquina original como si del juego ídem se tratara.

Modelo para NES que poseo. Se puede adquirir así, con carcasa nueva, pegatina y ranura para la tarjeta SD.

Pero eso sí, hay una gran pega para todos los modelos: el precio. Y es que rara vez bajan de 100 euros los cartuchitos de las narices. Nos podemos ahorrar algo de dinero comprando sólamente lo que sería el PCB, es decir, la placa "pelada" sin carcasa. Eso es lo que hice yo con el Everdrive de SNES en su día. Compré un cartucho de estos de "chichinabo" que venden por ebay a 3€ y me fabriqué yo mismo, a base de cuter, la carcasa de mi Everdrive. Aunque hoy día hay muy buenos packs, que incluyen la carcasa nueva con pegatina y tarjeta SD. Incluso los he visto por ahí con la SD rellena con el romset completo, todo listo para insertar el cartucho y jugar. Más nos podemos ahorrar incluso si nos decantamos por los clones chinos. El ahorro puede suponer incluso de un 70%. Eso sí, la calidad de los componentes no puede ser la misma, ni mucho menos.

Pero vamos, por lo que tengo entendido, estos clones chinos suelen funcionar muy bien, sobre todo en sistemas como MegaDrive, que soportan incluso modos de 32X, además de las roms de Master System (2x1). Espero algún día comprobarlo por mí mismo. En SNES por ejemplo, esto es más jodido. La emulación de los chips no está incorporado en todos los cartuchos flash de SNES. El que poseo, por desgracia, no incorpora dicha compatibilidad (DSP, para juegos como Super Mario Kart), aunque está preparado para ser modificado, mediante soldadura, con una pieza extra para que sí lo sea. Aunque con todo se me quedaría corto, pues chips de SNES como el FX tampoco me los soportaría. 200 euros son la solución a este problema, pues el nuevo SD2SNES es lo que ofrece por ese precio. Posiblemente este sea el retro-cartucho flash más caro de todos.

 Un vídeo del youtuber Taikun Corner, explicando cómo es el clon chino de Megadrive.

Exceptuando casos como los de la SNES, el resto suele tener una compatibilidad cercana al 100%. Algo que no está nada mal, por otra parte. Como se puede ver estamos hablando de algo muy costoso, pero porque es un producto que no se vende a grandes masas (al menos esa es mi impresión) y apenas tiene competencia, por mucho clon chino que saquen. Admito que es un capricho caro para quienes nos apasiona este mundo de consolas retro. Incluso veo lícito que más de uno vea con malos ojos algo así, por su supuesta inutilidad relativa, ya que disponemos de emuladores para todos estos sistemas antiguos que funcionan perfectamente en casi cualquier PC. Entonces, la pregunta del millón: ¿merece la pena?. En mi opinión sí, sobre todo si valoras el hecho de jugar con las máquinas reales. Puede parecer un gran desembolso, de hecho me parecen que abusan un poco, pero hay que tener en cuenta que es como si tuviésemos todos los cartuchos de cada consola en uno solo.

Así que, para quien no lo supiera, ya se ha enterado de que puede jugar en su vieja consola, a la gran mayoría de juegos que no pudo en su momento. En mi caso, y desde hace ya algún tiempo, dispongo de dos: el de NES y el de SNES. Uno por imprescindible (me crié con una NES), y el otro por poder jugar a aquellos juegos de SNES que quise en su día y no pude (ni siquiera tuve una SNES), en la propia SNES, sin gastarme más euros en cartuchos aparte. En cuanto me sea posible trataré de agenciarme de alguno que otro más, como el de MegaDrive o Nintendo 64. Pero primero habrá que ahorrar un poquito, que no está la cosa para muchas alegrías económicas...

1 comentario: