sábado, 16 de abril de 2016

DOOM: Impresiones de la beta (Xbox ONE)



Estamos en plena fiebre de betas, eso es incuestionable. Lo que antes eran demos al uso, ahora son versiones de prueba temporales que no representan el acabado final de la versión "Gold". Si estás al loro y las pillas a tiempo, puedes tener la suerte de probar alguna. Siempre y cuando sea pública, porque encima hay que hacer mil historias para acceder a las privadas (si eres un youclown, no muchas). Como si encima le tuviésemos que suplicar a las compañías que nos dejen hacer de betatesters gratuitos. Cada vez me gusta menos esto de las betas. Llevo años probando este sistema de demos temporales repletas de bugs, y la verdad es que me pienso muy mucho el probar unas y otras. Con DOOM he querido acercarme esta vez, ya que todo lo que hagan esa simbiosis que forman Id y Bethesda me parece siempre interesante.


Tenía en mis manos elegir cualquiera de las plataformas en las que la beta de este DOOM (por cierto, antes era conocido como DOOM 4), pero como tengo mi ONE casi nueva, pues me he decidido por esta versión. Y después de unas 3 horas aproximadamente dándole caña al tema, he de confesar de que me ha dejado bastante satisfecho todo lo que he jugado. Esta beta es sólo para modos multijugador, y sólo cuenta con un par de mapas y otro par de modos de juego: por equipos y controlar zonas. Uno de los mapas nos dirige a una cueva repleta de símbolos satánicos y tétricos, y el otro nos emplaza a una especie de fábrica-fundición, donde la lava está por las zonas inferiores.

Ambos lucen un aspecto bastante fiel a lo que sería un juego de DOOM adaptado a los tiempos actuales. Quizás peca algo de colorido y tonos algo pastelizados, pero están diseñados de una manera que recuerda bastante a los viejos FPS de antaño, los "old-school", como Quake 3 Arena o el primer Unreal Tournament. El motor es una versión adaptada del famoso Id-Tech, y luce muy bien a 1080p y 60fps. Eso sí, repite algunos defectos que vimos en otros juegos como RAGE. Al iniciar la partida vemos como se van adaptando las texturas hasta quedar bien definidas y hay algo de poping al avanzar muy rápido con el power-up que nos hace correr a lo Flash Gordon. Dicho esto tengo que decir que todo el aspecto de este DOOM me gusta mucho.


Se aleja del fotorrealismo y su jugabilidad no va a hacer mucha gracia a quienes estén acostumbrados a los CoD y Battlefield de turno. Esto no tiene nada que ver con lo que plantea DOOM. Sin llegar a la jugabilidad extremadamente frenética de clásicos que hemos mencionado, como Quake 3 Arena (de hecho, bebe bastante de éste), su planteamiento se basa en justamente ese tipo de juego. Nuestra vida no se regenera, hay que moverse e ir buscando los items de vida, armadura y munición. Eso es algo a lo que muchos jugadores jóvenes no están acostumbrados y por lo que preveo que este juego no va a despuntar demasidado entre la comunidad. De ahí, presupongo también, uno de los motivos por los que el juego luce aquella infame portada, es decir, conseguir llegar a más público.

Para los que somos "viejos lobos de mar" es una alegría que a día de hoy juegos como este DOOM sigan apostando por este sistema de juego en las partidas multijugador, a pesar de que mucha gente espere de este juego que su punto fuerte sea el modo historia (que también esperamos que sea muy bueno). Es un FPS de jugabilidad "old" pero con añadidos muy interesantes. El primero de ellos son las habilidades de "pirateo". No sé el motivo por el cual se le ha dado ese nombre. Más bien son ventajas/habilidades temporales que podemos ir usando al inicio de cada partida. Poder ver a través de las pareces a quien nos acaba de matar, para vengarnos; tener un escudo extra durante unos segundos o saber con exactitud durante un momento donde van a aparecer los items más potentes, serían tres de estas habilidades.

El segundo añadido sería la personalización del personaje y sus armas. Podemos pintar y configurar el aspecto de nuestro soldado, que tiene un parecido más que razonable a los Spartan de Halo, y sus armas, con un gran nivel de detalle. Antes de empezar la partida, y después de cada muerte, podemos configurar el arsenal previo. Sólo podemos llevar un par de armas y una habilidad extra (granadas, teletransporte...), pero hay armas extra que caerán de vez en cuando en lugares puntuales del mapa. Por otro lado, me he llevado cierta sorpresa al comprobar que el demonio en el que nos convertimos, si somos capaces de pillar el pentagrama, no es un sustituto del mítico "quad-damage" (un multiplicador de potencia de arma temporal). Precisamente porque me he topado con ese "quad-damage" aparte.


Quizás no me acaba de convencer del todo la calibración de potencia en las armas. Sospechaba algo al obtener así de primeras, el primer "pack" del arsenal, que contiene como arma principal el lanzamisiles. No me cuadra que para matar a un enemigo tengamos que soltar 5 ó 6 misiles, dando un impacto directo, y que con la escopeta de cañones recortados nos baste con un par de tiros (uno, si es a bocajarro).No sé si esto es fallo de la beta y lo equilibrarán mejor en el juego completo, o está hecho así a propósito. Por otro lado, el arma más interesante me ha parecido es la nueva versión de la Railgun, la famosa arma de Quake que aniquila de un sólo disparo de rayos. Esta vez, si queremos que nuestro rayo fulmine a la primera (o casi) tenemos que andar y movernos un rato hasta que se cargue un círculo que rodea a nuestro punto de mira. Otras, como la versión modernizada de la Lighting Gun (lanza un rayo constante), me han parecido un poco chusteras, la verdad.

Y poco más de momento. En resumidas cuentas, he de admitir que me lo he pasado muy bien el rato que he estado jugando a esta beta, aumentando de manera considerable mi interés por este nuevo DOOM. Y añadir además, que sí parece una beta "normal". No las pre-alfa y cosas extrañas que otras veces no han ofrecido otros títulos. Esta beta nos da pistas muy fiables y cercanas a lo que va a ser el juego en su versión completa, y toda una declaración de intenciones de lo que significa jugar a un FPS como DOOM. Posiblemente lo que más me ha gustado es que han querido respetar las bases del juego clásico, pero adaptándolo a los tiempos de hoy, sin perder su esencia. Aquí no valen los camperos, hay que moverse y enfrentarte cara a cara a los enemigos, buscarse la vida (nunca mejor dicho) por el mapa y saber jugar en equipo. Y cuando nos convertimos en el Revenant (el demonio del pentagrama), la diversión es brutal. Este DOOM promete. De momento su beta, me ha dejado muy contento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario