martes, 5 de abril de 2016

Cinco buenos FPS de la pasada generación



Hablando no hace mucho con un amigo, empezamos a debatir sobre cómo el género de los FPS se había instalado y explayado con total rotundidad en la que es ya, la pasada generación de consolas. Y llegamos a la conclusión de que eso es cierto. PS3, 360 y, en menor medida, Wii, gozaron de un amplio catálogo de juegos de disparos en primera persona bastante impresionante. Se estableció el género en el mundo de las consolas con una sorprendente naturalidad. Se agenciaron de una cuota que, hasta el momento, parecía reservada al PC. Aunque los FPS ya llebaban en el mundo consolero mucho más tiempo atrás, en esta pasada generación se consodilaron como un género referente, sobre todo gracias a las opciones multijugador. Pero no todo fue Battlefields y Call of Dutys...


Obras maestras (Bioshock, Metro...) aparte, pudimos recordar, así a botepronto, un pequeño puñado de juegos que, si bien no alcanzaron la popularidad o el prestigio de otros, sí que nos parecen cuanto menos, dignos de reseña. Trabajos bien hechos con ideas interesantes que, por desgracia, pasaron desapercibidos, en mayor o menor medida, para la gran masa general. O en ciertos casos, que no fueron tan extraordinariamente buenos como se esperaba. Estos son los que se nos pasaron por la cabeza:

-The Conduit (Wii).
High Voltage, responsable del desarrollo de este FPS, se sacó de la chistera un juego que plantaba cara a otras grandes producciones con un planteamiento muy destacable. Demostró que Wii no sólo servía para juegos de bolos y títulos para jugadores casuales. Hizo un juego con un gran motor gráfico, un gran control y sobre todo, un FPS muy divertido, con multijugador incorporado. Con un ligero toque ochentero cargado de conspiraciones gubernamentales, ovnis y aliens, el desarrollo del modo historia se saborea sin un minuto de aburrimiento. Y sobre todo con EVA, aquella inolvidable bola flotante que nos aportaba dosis detectivescas y de misterio, al usarla para revelar mensajes ocultos y descubrir secretos. A pesar de que la segunda parte no estuvo a la altura, esta primeriza fue toda una gozada.


-Singularity (PS3-360).
Todo lo relacionado con los viajes en el tiempo siempre suena interesante. Más interesante aún me pareció la nueva vuelta de tuerca que le dieron a este concepto la gente de Raven con su particular y "singular" visión. En Singularity la cosa no va de que uno pueda viajar atrás o adelante en el tiempo. Son el resto de cosas que nos rodea las que podemos adelantar o atrasar temporalmente, gracias a un artilugio que llevamos acoplado en la muñeca. Hacer que un puente que ya no existe vuelva a aparecer o matar de viejos a los enemigos, forman parte de un planteamiento jugable que pocas veces se había visto hasta la fecha.  Quizás le falte un poquito de épica o emoción en su parte final, pero el resultado global resulta igual de satisfactorio.



-RAGE (PS3-360).
Es posible que alguno se pregunte "¿RAGE? ¿En serio? Pero si RAGE es muy popular...". No. Me he dado cuenta de que no. Haced la prueba y preguntad a los jugadores que conozcáis si saben o conocen algo de RAGE. Es como si se hubiera borrado de la memoria colectiva, o casi. Hizo mucho ruido previo a su lanzamiento, y después se quedó como una especie de "bluf". Es posible que así sucediera, pues se esperaba mucho de esta obra de Id+Bethesda. Y me parece que, sin ser algo extraordinario, es un buen juego post-apocalíptico. Directo y muy emocionante por momentos gracias a su banda sonora, me parece de lejos, el mejor FPS basado en mundos madmaxianos. Lástima que en PC no cumpliera las expectativas, sobre todo gráficas. Pero para mí, RAGE se ha ganado un hueco en mi estantería.


-Red Steel (Wii).
¿Lo recordáis? Vino a ser de los primeros juegos, sino el primero, "serios" para Wii. Sí, es cierto que el control de Wii dejaba que desear a la hora de cortar a los enemigos y cosas por la pantalla, pero también se mejoró sensiblemente en la segunda entrega con el añadido (y criticado por otra parte) del Motion Plus al Wiimote. Ambas entregas me parecen buenos juegos, a pesar de las imprecisiones jugables del primero. Se compensa en parte por la historia a lo "yakuza" y su ambientación. Sorprendió a propios y extraños el cambio al cell-shading en la segunda entrega, y basada en el viejo oeste. Tanto uno como otro, me parecen FPS que deberían estar presentes para cualquiera que posea una Wii.


-Condemned (360).
Formó parte de la primera remesa de juegos de Xbox 360, allá por finales de 2005. Y he de reconocer que a día de hoy lo recuerdo bien. Sus gráficos representaban muy bien lo que iba a ser aquella recién estrenada nueva generación, con un acabado muy serio y muy detallado, a pesar de su inevitable oscuridad. Tomaba prestadas ciertas licencias de películas como Seven, al convertirnos en un investigador del FBI sobre unos crímenes en una ciudad llena de maleantes, al cual más sanginario. Ritmo pausado, con muchos momentos de tensión y los típicos sustos se hacían cabida en este juego. Se adjuntaba además una opción de detective, buscando pistas, al mismo tiempo que teníamos que mirar con cuidado la escasa munición de las pocas armas que podíamos agenciarnos. Es mejor juego de lo que parece.

2 comentarios:

  1. Muy de acuerdo, especialmente con RAGE. Probablemente este entre las tres mejores franquicias de la generación pasada, pero ya se sabe. Ahora la gente tira mas por conceptos palomiteros y si no son una mierda… En cuanto al condemned, me encanto la demo. Anduve un tiempo como loco buscando el juego de segunda mano en GAME pero jamás fui capaz de encontrarlo. Debe ser porque la gente lo tenía en buen autoestima….

    Muy buen articulo. :), incluiría otras franquicias como Timesplitters o Project Snowblind, pero esos ya pertenecen todavía a una generación anterior… :(

    ResponderEliminar
  2. Timesplitters!!. Me lo has recordado. Tengo que agenciarme, por lo menos, del capítulo Futuro Perfecto.

    Condemned (el primero) es de esos juegos que, si le das una pequeña oportunidad, no te defraudará.

    ResponderEliminar