martes, 9 de febrero de 2016

Sunset Overdrive: Impresiones



Si hay algo que me está dejando algo descolocado con el catálogo de Xbox ONE, son sus precios. Parece un slogan publicitario lo que acabo de decir, pero es que es totalmente cierto. Por mi zona, al menos, se pueden conseguir a precios más que razonables, los títulos más relevantes de la ONE. Incluso me parece haber visto el reciente Tomb Raider por poco más de 30€ (en sitios como GAME cuesta el doble). Sunset Overdrive se encontraba a unos irrisorios 25€ totalmente nuevo, tal cual os lo cuento, así que me he hecho de él y ésto es lo que puedo contar tras las primeras 5 horas...


Lo último de Insomiac (Resistance, Ratchet & Clank...) es este juego loco que promete muchas dosis de acción y humor. Si soy sincero he de admitir que la primera vez que ví un vídeo de Sunset Overdrive, cuando no era poseedor de ONE todavía, me causó curiosidad e indiferencia a partes iguales. Por un lado me gustó el hecho de las habilidades que tenía el personaje, como deslizarse por barandillas y barras, y el hecho de aniquilar hordas de enemigos (llamados, literalmente, colgaos). Por el contrario el estilo visual, tipo cartoon, me echaba para atrás. Es más, se me hizo la impresión de que estábamos ante otro juego tipo indie, con niveles cerrados...

Pero me equivocaba. Overdrive es un sandbox al uso, con su particular estilo. Bien es cierto que no reinventa nada, pero creo que tampoco lo pretende. Hereda, incluso con cierto descaro, las mecánicas de otros títulos de corte similar como Infamous y Ratchet & Clank. Se podría decir que es una mezcla de ambos con un toque a lo No More Heroes. Creo que esa sería la mejor definición de lo que representa este juego. Tal y como promete, es una locura en todos los sentidos, incluído el propio guión. Una marca de refrescos ha causado una especie de apocalipsis en la ciudad de Sunset y la ha llenado de engendros mutantes, llamados colgaos. Nuestro prota tendrá que sobrevivir en este caos, y acabar con esa malvada empresa de bebidas energéticas.


Lo primero que nos ofrece el juego es una gran personalización del héroe. Podemos configurarlo con bastantes detalles, desde el peinado, la barba, ropa interior... y conforme vamos avanzando desbloqueamos más prendas y estilos (a cual más loco). Pasado esto, desde el minuto uno nos sumerge en un torbellino de acción desenfrenada cargada con un estilo del humor, en mi opinión, magnífico. El doblaje al castellano es acertadísimo y las expresiones como "de puta madre" nunca habían estado tan bien encajadas en contexto. Que a estas alturas un juego me haga reír dice mucho del trabajo de doblaje que han aportado.

Y eso que, por otro lado, me ha costado un poco meterme en situación. Principalmente por el tema gráfico. Sabía de antemano que el estilo gráfico era así, pero eso no quita que, técnicamente, el juego no está a la altura de lo que, yo al menos, esperaba. Admito que Sunset Overdrive no me parece un juego de esta generación. Es como contemplar un juego con el Unreal Engine 3, que está ya prácticamente desfasado. La cuidad es enorme, no hay cargas y tiene detalles muy buenos (las reapariciones tras morir son geniales). Pero el diseño de los personajes deja mucho que desear. Parecen de cualquier juego de PS3 al uso. Eso, y que el juego no corra bajo 60fps, sino justo la mitad, le hace perder muchos enteros, la verdad. Infamous Second Son, por hacer una comparación, le pega un buen repasito en este sentido.


Pero no sé hasta que punto este gran hándicap le pueda hacer daño al conjunto en general, porque con este juego me lo estoy pasando en grande. Es tan absorvente en su jugabilidad que poco a poco empiezas a dejar un lado el tema técnico, y empiezas a concentrarte en combinar técnicas para aniquilar colgaos. Podemos saltar de manera espectacular sobre vehículos, carpas y toldos. Acto seguido podemos deslizarnos por alguna barandilla, saltar y recolgarnos por los cables de tensión, saltar de edificio en edificio... Hasta patinamos sobre el agua. Todo esto nos da puntos de estilo útiles para machacar colgaos de las maneras más espectaculares. Un estilo jugable que cumple con la premisa de "fácil de controlar, pero difícil de dominar".

Conforme hacemos estas cosas imposibles, vamos rellenando una barra de energía que nos va premiando con ataques temporales muy devastadores. Hay pruebas secundarias donde entra un poco la táctica para ir colocando trampas salvajes, cientos de items por recoger... en fin que es un sandbox en el que siempre hay algo que hacer. De momento me ha sorprendido bastante más de lo que esperaba, y me está pareciendo un juego más grande de lo que pensaba. Todavía no puedo clasificarlo del todo, pues a lo mejor este ritmo decae en algún momento, y ya no me puede parecer tan juegazo como ahora. De momento me tiene pegado a la consola uno de estos juegos que, hasta la fecha, no tenía en tan alta estima. Y eso que me queda todavía todo un mundo por jugar y no he probado el cooperativo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario