lunes, 29 de febrero de 2016

SEGA Saturn: Impresiones



Lo he comentado en otras ocasiones. Cuando menos te lo esperas te encuentras el chollo que nunca te habías esperado. Y ha vuelto a ocurrir. Alguno pensará que me las doy de listo o que sencillamente voy de vacilón por la vida, pero no es así en absoluto. Alguna vez te encuentras gangas... y muchas otras veces, no. De igual manera que algunas veces me tengo que rascar el bolsillo más de la cuenta porque no me puedo resistir a dejar pasar un juego, consola o accesorio retro; otras, menos frecuentes, es justo lo contrario. Y es que ya tocaba que Saturn completara mi colección de consolas.


Completa en el sentido de las más comerciales, asequibles, y reconocibles para el gran público. Obviamente NEO-GEO y otras como Atari Jaguar, por poner un par de ejemplos, se quedan al margen. Salvo que me vuelva a ocurrir algo similar con esta Saturn, no creo que me haga de otra consola. La Saturn de SEGA era la consola que me faltaba para completar mi colección personal. Era una pequeña espinita clavada (me estoy quitando ya varias...) que tenía desde hace tiempo, y casi de rebote la he conseguido. 

Como suelen pasar con estas cosas, un amigo de un amigo de mi hermano aseguraba haber visto por facebook una Saturn que vendían en un pueblo cercano a mi ciudad. Es una tienda de segunda mano al uso, de estas algo cutres, que tienen de todo un poco. Le echo un vistazo vía web y decido pegarme el viaje para hacer la correspondiente visita, y comprobar aquello de primera mano (de paso me doy un paseo por dicho pueblo y me tomo un café tranquilamente). En efecto, la tienda es un pelín cutre, pero las consolas y juegos que tiene están en bastante buen estado. Pregunto por si tienen una SEGA Saturn ya que, casualmente, no está en las vitrinas.

Resulta que sí. La saca de un mostrador semi-oculto y me muestra la consola. Con algo de polvo, pero en un estado impecable, saca de la bolsa una Saturn negra, un mando y un sólo cable, el de alimentación. Y ahí radica el primer, y prácticamente único, contratiempo. No dispone del cable de vídeo, por lo que el dependiente no puede comprobar si la consola funciona. A pesar de que el cartel de la tienda advierte que no se admiten devoluciones, llego a un acuerdo con él. Se la compro por 20€, pues me tengo que gastar dinero en el cable de vídeo, y si luego en casa no funciona, se la devuelvo. Es más, ya que veo que tiene el Quake y el Tomb Raider, llegamos al trato de 30€ por todo.

Vista frontal de la consola.

La parte derecha parece rota, pero no. Es un plástico transparente que nos permite ver cómo el CD gira.

Está claro: alguien la ha rescatado de algún armario o trastero, con los juegos y todo, y la ha vendido a la tienda. Por suerte no le dio el valor que le correspondía. Así que me voy para casa con algo que puede ser un chollo, o no, dependiendo de si la consola funciona. Pido un cable de vídeo por internet (9€ a añadir), me llega al par de días, lo pruebo y... ¡éxito!. La consola funciona perfectamente. Lo que se encuentra a día de hoy por unos 70-100 €, me ha salido por 39. Posiblemente haya que añadir algún centimo más, pues más tarde, tras informarme sobre el tema, tuve que ponerle una pila (como las de las placas bases de PC) para que la fecha, puesta en 1994, se guarde correctamente y, de paso, no haya problemas con los savegames de algunos, potenciales, títulos. Después de contaros mi aventura, os comento lo que me está pareciendo:

La Consola.
Tengo que admitir que NUNCA había tocado una Saturn. Ni siquiera cuando tuve la oportunidad de probarla en el pasado Extremanga, gracias a la gente de RetroBadajoz. Iba tan loco que no me encotraba en mí mismo. Como un niño en una tienda de golosinas. El caso es que la primera impresión que da la consola es de robustez. Más que cualquier otra consola de SEGA. Su diseño, modelo MK-80200A, parece indicarme las intenciones previas a lo que sería después Dreamcast. Es casi como una especie de prototipo que se perfeccionó después, con la última consola de SEGA de su historia.

Observo con sopresa que justo encima del lector de CDs hay una ranura para cartuchos. No comprendo nada, así que me pongo a empaparme de info por la red. Resulta que esa rendija se usaba, no para cartuchos de juegos, como primeramente yo entendí, sino como un add-on para cualquier cosa que a los señores de SEGA se les ocurriera. Sin embargo su uso se remitió a un cartucho de Action-Replay que añadía más memoria RAM (esto suena increíble pero es cierto) y de espacio para guardar partidas. Incluso se puede usar para hackearla. Además ofrece trucos para los juegos, claro está.

El mando. Hereda rasgos del de MegaDrive. Bonito y ergonómico.
En la parte trasera, aparte de las conexiones de vídeo y alimentación, dispone de otro apartado destinado también a ampliaciones futuras. Es ahí donde está el huequecito de la pila (la que he comentado antes). Viendo algún que otro tutorial de youtube, aprendo a colocar correctamente dicha pila (CR2032). Es una tontada, pero hay que saber hacerlo bien, ojo. La enciendo, configuro la fecha, y me suelto un poco con el menú pixelado y el dibujo inferior con botones. Parece que vamos volando por el espacio... y así es. Si optamos por esconder el menú, éste se convierte en una nave. Sencillamente genial. Lo tengo todo listo para jugar y probar los dos juegos que, aunque parezca raro por sus renombres, no constan entre los mejores del catálogo de Saturn.

Los juegos.
Quake y Tomb Raider. Ambos en su caja y con su amplio manual. SEGA no reparó en gastos en manuales con Saturn, eso seguro. Admito por otro lado que me llevé cierta sorpresa al comprobar en la propia tienda que existía el Quake 1 para Saturn. Algo en mi cabecita creía hasta la fecha que el primer Quake sólo existió en PC. Había visto los siguientes "Quakes" en consolas como PSX, PS2, 360... pero desconocía totalmente la existencia del primero para consolas. Meto el CD, lo veo dar vueltas a través del plástico transparente de la tapa (en la época tuvo que ser algo molón) y el juego carga sin problemas.

No, no son juegos destacables del catálogo, por extraño que esto parezca.

Así es un juego completo de SEGA Saturn.

Eso sí, nada que ver con lo que yo jugué en mi Pentium 133, al menos en lo que se refiere a optimización. Quake funciona bien, pero le falta fluidez en determinados momentos. El control, para ser con un pad sin sticks (de eso se encargó Nintendo con sus 64 bits...) no está mal del todo. Se hace engorroso para apuntar hacia arriba y abajo, ya que hemos de dejar pulsado uno de los seis botones del pad para que la cruceta gire la vista en vez de avanzar o retroceder. Hay que cogerle el truco poco a poco, está claro.

A Tomb Raider le pasa un poco lo mismo. No me termina de convencer sus gráficos. No es que las texutras estén pixeladas u observe picos sangrantes. Eso es normal para la época del juego. Sino que no se mueve con la misma soltura con la que lo hizo en PSX. Va algo lento. Le cuesta. Es aquí donde se empiezan a ver motivos por los cuales Sony pegó tan fuerte. Los propios vídeos de esta primera aventura de Lara Croft, versión Saturn, son de bastante baja calidad. Lo único que noto en ventaja con PSX es, de momento, la carga de niveles, pues me parece bastante rápida teniendo en cuenta los lectores de CDs que montaban en estas máquinas, a 2X en este caso.

Resultado de la experiencia. 
Después de varios días jugando, aprendiendo y probando cosas con la consola, empiezo a comprender mejor los motivos por los que Saturn quedó relevada a un tercer plano, por detrás de Nintendo 64 y sobre todo PSX, que sería el espejo a mirar. Al margen de si me parecen buenas conversiones o versiones de ambos títulos, y con el hecho de que no he podido probar de primera mano sus títulos más punteros, es un primer paso que me da ciertas pistas sobre los motivos por los que SEGA se quedó atrás en la carrera de las consolas tan repentinamente. Abusó en exceso de la continuidad de MegaDrive con el MegaCD y el 32X y cuando quiso poner esta máquina al público, ya había alternativas mejores.

A pesar de su imponente presencia y estilo (no me parece una consola con un diseño feo) no me da la sensación de estar ante una consola realmente potente. Aunque por otro lado tampoco puedo fiarme de estos primeros contactos, sobre todo contando con que no poseo el Action-Replay, pues si es cierto lo que he leído, aumenta considerablemente el rendimiento de la máquina (aunque no con todos los títulos). Este cartucho se ha convertido en compra obligada por mi parte, ya que por fin poseo la consola, y creo que hasta ese momento no podré hacer una valoración más objetiva.

De la misma manera he de probar/hacerme de algún exclusivo, como Nights into Dreams o SEGA Rally, y comprobar de primera mano si es cierto que eran juegos que justificaban la compra de una SEGA Saturn. Y si puedo, echarle el guante al pad que sacaron para juegos como el mencionado Nights (este sí, con stick analógico), que vendría a ser una versión previa de lo que después sería el mando de Dreamcast. Y hasta aquí hemos llegado de momento. Estoy descubriendo una consola nueva, nuevos juegos y un interés extra en otra consola retro que, hasta hace apenas una semana, era casi una desconocida total para mí. De lo que no cabe duda es que me lo voy a pasar en grande averiguando sus secretos.

2 comentarios:

  1. Como poseedor de dicha consola (bueno, se la deje hace años a un amigo que puede que algun otro año me devuelva…), te doy mi enhorabuena. Esteticamente a mi ha sido una de las que mas me han gustado.

    Efectivamente tiene algunas cosas mejorables. El hardware no es que fuese excesivamente peor que PSX, pero a los desarrolladores les costaba explotarla muchísimo mas. LA mayoría de las veces (Sobre todo en multiplataformas) no hacían demasiado esfuerzo.

    En cuanto a la ranura para cartuchos, creo que algun juego necesitaba la combinación de ambas (Cartucho y CD) y también se utilizaba para los códigos de Action replay si mal no recuerdo.

    Mis juegos: Tomb Raider, Sega Rally, Fighter Megamix y World Wide Soccer si no recuerdo mal..

    40 euros! vaya ganga.

    ResponderEliminar
  2. El Action Replay lo tengo pedido a una web de compras de estas chinas, porque no es fácil encontrarlo hoy día por webs de juegos retro. En cuanto me llegue me pillo algún juego versión JAP porque están tirados de precio (2 euros, 5 euros...).

    Gracias por esa info. Es importante saber que el rendimiento era peor por temas como los desarrolladores. La verdad es que esta consola la tenía un poco como "leyenda", pues había escuchado hablar de ella, pero rara vez ví alguna en un escaparate, y de probarla nada de nada. Para mí ha sido todo un descubrimiento, prácticamente como el estrenar una consola nueva actual.

    PD: Lo que menosmola de esta ganga, es que no la puedo demostrar con tiquets ni factura. Cachis...

    ResponderEliminar