sábado, 9 de enero de 2016

Xbox ONE: Impresiones



Me he debido portar muy bien este pasado 2015, ya que sus majestades los Reyes Magos se han dejado caer nada más y nada menos que una ONE por mi casa. Con la consola de Microsoft completo lo que sería esta nueva "next gen", pues ya poseía PS4, WiiU y ambas portátiles. A estas alturas, como es lógico, hay miles y miles de "unboxings" y reviews que en su día la gente hizo cuando se hicieron de sus ONEs. A mí me ha tocado ahora, dos años después de su lanzamiento, descubrir qué ofrece la tercera consola de los de Redmond. No me explayaré mucho, destacando lo mejor y lo peor que, de momento, me está pareciendo la consola.


En primer lugar hay que aclarar que estamos hablando de la edición especial de Halo 5. En otras palabras, mi Xbox ONE no es una Xbox cualquiera (sí, es posible que diga esto con cierto orgullo). Su diseño está inspirado en la saga Halo, y toda la carcasa de la consola cuenta con una caracterización exclusiva de la edición. Esto no sólo se queda en la parte estética de los plásticos. La consola está personalizada con sonidos nuevos a la hora de encenderla o extraer el Blu-ray. Los mandos también vienen conjuntados con las tonalidades y dibujos de la consola, con un resultado que también es muy atractivo. No soy fan de Halo, ni de lejos, pero tengo que admitir que me encanta esta versión de ONE. 

A destacar el peso y tamaño de la propia consola. Creo que rivaliza muy seriamente con la primera Xbox en este sentido. Es un armatoste que se acerca más de lo que parece a lo que podría ser una torre de PC. Es enorme. La he colocado junto a mi PS4 y la consola de Sony parece quedar en inferioridad espacial. Es una visión bastante curiosa el hecho de contemplar ambas consolas con su respectiva envergadura y diseño. Me queda muy claro que esta vez en Microsoft se han tomado en serio el tema de la refrigeración y la ventilación. Recordemos que con Xbox 360 se sacrificó esto en pos de la estética, con el terrible resultado de las tres luces rojas. Sinceramente, prefiero que la consola sea fea y no de problemas, a que sea la más bonita del mundo y no pare de darme quebraderos de cabeza.

Al encenderla apenas hace ruido, y he notado que apenas se calienta cuando estamos jugando. Sí, se calienta como cualquier otro aparato, pero es bastante poco. Es infinitamente más fría que PS4, aunque no llega a la frialdad casi total de WiiU. Lo que de paso me viene a confirmar, por si alguno todavía no lo tenía claro, la increíblemente desastrosa presentación de esta consola hace dos "E3". Admito que mi interés por una nueva Xbox era nulo por dos razones: la primera era el sobrecalentamiento. Fui sufridor de las dichosas luces. Y la segunda aquella presentación, ya mítica, donde casi se hacen el "harakiri". Ya sabéis: "TV, TV, TV", DRM con conexión permanente, y tal... Es injusto, porque estoy comprobando que la máquina merece mucho más la pena que su antecesora.

Mi PS4 junto a mi ONE. Condenadas a vivir juntas.

Ahora toca hablar un poco del mando. Sencillamente es el mejor pad que ha pasado por mis manos en toda mi vida. Así de claro. Siempre me han gustado los mandos de las Xbox (tomaron la "licencia" de lo que hizo SEGA con los pads de Dreamcast) y creo que los de la ONE, son casi una obra maestra. Ergonómicamente son extraordinarios. El tacto y el peso, a pesar de que siguen funcionando con pilas, es exquisito. Los dos sticks están elaborados con material duro, nada de gomas que se desgastan como los de PS4, ni estupideces parecidas. Se acoplan a los pulgares de una manera impresionante. No necesitas ni medio minuto para comprobar que el mando se adapta a las manos de una manera increíblemente natural.

Mención especial al tema de la vibración. Probando la demo de Forza 6 he de confesar de que acabo de redescubrir lo que siginifica la vibración en un mando. Es algo complicado de explicar. Por poner un ejemplo de que lo que se siente, imaginemos que estamos tomando una curva, jugando precisamente a Forza 6. Nos acercamos tanto a los "pianos" de la pista que las ruedas del coche lo pisan. Bueno, pues si la curva es hacia la izquierda, notaremos cómo vibra el gatillo izquierdo... ¡en su parte inferior!. Es una sensación bastante sorprendente y que admito que logró sacarme más de una sonrisa. Han conseguido transmitir, de una manera muy particular (y casi me atrevería a decir que realista), lo que sucede en el juego en la parte proporcional de lo que sería pantalla=mando. Es genial. Me alegro que este pad también sea el nuevo estándar en el PC-Gaming.

Mi mando de ONE sobre colcha de flores. Todo muy "wonderful".

Vamos ahora con un poquito de la parte negativa del asunto. Es decir, lo que de momento no me está haciendo gracia. Empezamos por la toma de corriente. Siempre he defendido que los transformadores de corriente, lo que viene a ser la toma de alimentación de las consolas, fueran externas. Pienso que es lo mejor, pues así la consola sufre menos calentamiento (aunque en el caso de 360 no fue ni con esas). En ONE también es así, pero creo que esta vez se han quedado cortos en la longitud del cable. Me ha costado un poco ubicar la fuente de alimentación externa por este motivo. Es un problema si vas a colocar la consola en un mueble algo alto y te queda el enchufe de la pared un poco lejano. 

Otra cosa que me está gustando poco es el tema del dashboard. Me está costando bastante acostumbrarme a navegar por los menús de ONE. No es nada intuitivo, sobre todo desde que tiene este nuevo diseño tipo Windows 10 para tablets. Estamos ante uno de estos casos en los que simplificar no significa necesariamente mejorar. No puede ser que en la parte superior me muestres un "ventanón" con lo último que he realizado (como si fuera un gigantesco acceso directo), y algo que voy a usar mil millones de veces, como va a ser el apartado "Mis juegos y aplicaciones" conste en la parte inferior del menú, en un pequeño cuadradito escondido a la izquierda, al que hay que ir a buscarlo yendo hacia abajo. Y está todo como integrado a lo "todo en uno": juegos, menú, tienda...

El nuevo dashboard. Para perderse por los confines del universo.

En este sentido, en mi opinión, Sony gana con el de PS4. Por otra parte, el tema de los juegos en Blu-ray me ha dejado un poquito serio. Conserva la buena idea de tener instalación obligatoria en el disco duro (1TB en mi caso), pero para eso deberían contar con una lectura tan rápida, por lo menos, como la del lector de PS4. Tres cuartos de hora para instalar Gears of War Ultimate Edition no me parece normal. Pero por lo visto es así, sobre todo si la tenemos conectada a internet. Al mismo tiempo que instala datos del disco, descarga updates, con lo que lo ideal es, primero, instalar el juego sin estar conectados, y ya después aplicar las actualizaciones.

Esto, junto al tema del dashboard, hacen de ONE una consola que, de momento, no me parece la más apropiada para el jugador más casual. Hereda muchas cosas "PCeras" para que nos entendamos. Por poner un ejemplo de lo que digo, el propio dashboard se comporta como si fuera un escritorio de Windows. Le podemos poner un wallpaper a elección nuestra. Metemos el archivo de imagen en un pendrive, y con el reproductor multimedia le indicamos que se ponga como fondo de pantalla. Para ir a la configuración de la consola tenemos que ir todo a la izquierda posible hasta que se nos abra una barra vertical calcadita a la de Windows 8. He tenido que configurar el sonido manualmente, etc... Es un poco raro que ciertas opciones estén tan accesibles y otras sean tan... digamos, técnicas y reescondidas.

Sí, los discos de ONE van en ese lado.

Bueno, y poco más puedo contar. Todavía me quedan por probar cosas como la retrocompatibilidad, hacerme usuario Gold (tengo 15 días gratis), descargame ese Killer Instinct que en enero es gratis para todos, probar de nuevo la que dicen es la mejor plataforma online en consolas... Tengo pensado comprarme un año de suscripción Gold, en detrimento del horrible PSN Plus de Sony, del que, sinceramente, he acabado hasta las pelotas. Espero que esta pequeña review sirva para que os hagáis una idea de lo que ofrece, en un principio, la "juan". Ya formo parte de esa pequeña cuota de usuarios, de esa minoría, sobre todo en España, de la última consola de Microsoft. Espero que la experiencia sea mejor, como mínimo, que la ofrecida en la anterior generación.

2 comentarios:

  1. Que sepas que te odio muy mucho… ;)

    Yo solo he probado la consola cinco minutos en un mediamarkt, así que no creo que este en posición de opinar…. :( Eso si, como el mando sigue la misma filosofía que las anteriores, yo sigo siendo de la opinión de que esos dos joysticks a diferente nivel no acaban de adaptarse a mi, o yo a ellos.. jaja. Será la costumbre. Será no, fijo que es la costumbre… :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias xD. Bueno, esto de los mandos, es cuestión de gustos. Hay gente que no le gusta el de 360 y prefiere los Dualshocks de siempre, y al contrario. En mi caso siempre he preferido los de Microsoft porque, aparte de la ergonomía que me parece superior, el hecho de que el stick izquierdo esté a más altura lo hace más intuitivo a la hora de jugar.

    Por ponerte un ejemplo: En el Gears of War, así como otros shooters y FPS, la cruceta se deja para elegir armas secundarias, granadas, etc... Es más fácil recordar que la acción primaria de nuestro pulgar izquierdo está arriba, y las opciones (cruceta) secundarias abajo. Por eso precisamente en el lado derecho los botones de acción (salto, agacharse,...) están arriba, mientras que el stick está debajo (sólo es complemento de la dirección a la hora de movernos o apuntar del stick izquierdo). Que lío, no se si me explico bien, jaja.

    ResponderEliminar