jueves, 3 de diciembre de 2015

Extremanga 2015: Mis "chucherías"



Tal y como dije en el anterior artículo dedicado al Extremanga de este año, voy a aprovechar este post para mostar las cuatro cosas que me agencié de la feria. Hay un par de ellas que fui sin pensármelo, pues se me escaparon por milésimas de segundo (no es literal pero casi) en la ocasión anterior. De estas cosas que en el momento has de aprovechar porque después puedes que te arrepientas de haber perdido una oportunidad. A continuación y de manera breve, os lo muestro...


Empezamos con desvelar la pequeña incógnita que dejé patente en el otro post. La figura de hama-bead 3D que compré fue ésta:


Bomberman con su bomba aparte y todo. Me tentó mucho traerme la figura de Snake, pero a 10€ la pieza, no andaba yo en ese momento para demasiadas florituras. Además, tengo familiares que se dedican al tema este de los hama-beads, y un Snake mejor que el que allí había, está en proceso... ;). La figura la tengo colocada en mi chiringuito retro-coleccionista.  Justo al lado he colocado lo que sería la guinda del pastel: la figura de Mini Tyrael:


Esta figurita es un objeto relativamente difícil de conseguir a día de hoy. Es una figura que recibían como obsequio los asistentes a la Blizzcon de 2011, con la presentación de Diablo III. Piden por ella de 70 a 100€ mínimo. Yo me la traje a casa por menos de 40€. Nuevo y precintado, ojo. Aquí su caja:


Y así es cómo quedan ambas figuras en una parte de la habitación que tengo preparada para estas cosillas:

A que sí, a que molan el Ken hama y la planta carnívora, jiji. Y en la diana hay algo oculto...

Ahora vamos con otra espinita que se me quedó clavada de la otra vez. Me quedé con muchas ganas de traerme otra cosa que me hizo especial ilusión. Aunque me pilló algo mayor (soy más de Caballeros del Zodíaco, Oliver y Benji, etc...) reconozco que me enganchó aquel anime llamado DragonBall Z. Y esta vez, no lo dejé escapar: me traje las siete bolas de dragón:


Con el flash de la cámara adquieren un brillo especial. Son bolas de cristal de verdad.

Por último, aunque no menos importante, pesqué un arma de Kratos en forma de llavero. Digo que "pesqué" porque alguno se quiso pasar de listo con los precios. Deberían obligar a los puestos de merchandising a poner los precios de sus productos. Buscado este arma y cosas similares, cada uno me decía lo que le parecía. Solución: ir otra persona, hacerse el tonto y ¡zas!, lo que valía 8€ al final costó 6. He aquí el objeto en cuestión:

Justo al lado una edición especial de Marvel VS Capcom 3 y otras cosillas.
Y hasta aquí todo lo que pillé. Me gustaría haberme traído más cosas, pero no está la economía para tirar cohetes. Demasiado lujo me parece el poder permitirme estos caprichos de vez en cuando. En cierto sentido soy afortunado de poder disfrutar hoy día de estas cosas. Mejor aprovechar el momento, que después nunca se sabe. Bueno, pues esto es todo amigos. Espero que os hayan gustado estas "chuches"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario