miércoles, 7 de octubre de 2015

Dos betas y un destino



Hoy va la cosa de betas (de tetas no, de betas). Y es que, casualmente, el pasado fin de semana me he topado con dos betas al mismo tiempo. Por un lado la del Rainbow Six Siege, cortesía de mi compañero bloguero responsable de Notforcasuals.com, al que desde aquí se lo vuelvo a agradecer. Y por otro un correo que tenía en la carpeta de spam, de EA, con un código para descargar los casi 20 gigas de la beta del inminente Need for Speed. Voy a resumir mi experiencia con ambos juegos.



No me voy a extender mucho en lo que se refiere a Rainbow Six Siege. Más que nada porque en nuestro blog amigo que antes he mencionado, hay una muy buena preview. Brevemente voy a comentar qué me ha parecido a grandes rasgos esta nueva entrega de una saga mítica como lo es Rainbow Six. Para empezar diré que me queda una sensación muy mala, por lo menos, con los modos multijugador (que es lo único que da acceso esta beta cerrada), ya que no hay modo "clásico" de un jugador.

No sé si es verdaderamente justa mi visión, pues creo que la "chicha" de esta saga está en el apartado táctico a la hora de controlar, no sólo tu propio personaje, sino al resto de la escuadra que te acompaña. De lo que no hay duda es que el modo multijugador está enfocaco hacia un estilo totalmente copiado de Counter Strike. Ni tácticas ni leches. Unos a defender bombas, otros a atacar. Muy simple y muy visto este concepto. Y curiosamente el juego va a 60fps en los combates contra jugadores online, que contra la IA. Inexplicablemente pega un bajonazo a 30fps. Por supuesto todo esto cuando me dejaba conectar con el servidor, que era de pena penita pena. Pero en fin, son cosas de las betas.


Me he centrado mucho más en probar la otra beta cerrada: Need for Speed. Más que nada porque ha durado "el canto un duro", como diría aquel. La beta comenzó el viernes y terminó el lunes de madrugada (noche del domingo al lunes), así que hubo que estar muy al loro para sacar el máximo jugo a lo que he probado. Y las sensaciones son un poco a la baja, aunque no me pilla por sorpresa. No he entendido el porqué teníamos que tragarnos las escenas del modo historia sin posiblidad de saltar los vídeos. Una historia, por cierto, vista mil veces y con unos protagonistas que dan bastate grima.

Salvo si eres un cani poligonero semi-analfabeto, los protagonistas de este nuevo Need for Speed te van a espantar. Porque eso es precisamente la clase de gente que aparecen en los vídeos. Y para dos mujeres que salen, parecen sacadas del peor vertedero de yonkis de tu ciudad. Seguramente estamos ante el primer juego de coches donde hay mujeres feas y hombres feos. Pasado el susto, nos ponemos a elegir un coche entre tres disponibles y empezamos a pulular por toda la ciudad nocturna, dividida en islas, que ofrece la beta, y muy probablemente el juego completo. De ahí que la beta pesara 20 gigas.

El control de estos primeros vehículos es realmente torpe. Parece que hemos retrodecido al control arcaico de viejos juegos de conducción, donde la sensación de controlar un ladrillo con ruedas se hacía muy patente. Eso es al menos lo que yo he sentido: que conducía un ladrillo. No me ha sido nada fácil acostumbrarme. Es más, no creo haber jugado el tiempo suficiente como para decir que he tomado alguna costumbre con la beta. Y más con los terribles fallos de IA que me he encontrado haciendo pruebas, ya sean carreras, contrarrelojes o drifting.


Sobre todo en lo que concierne a las carreras clásicas de toda la vida. No sé en qué dificultad por defecto estaba la beta. Sólo puedo decir que no he ganado ni una carrera. Ni una. En "easy mode" está claro que no estaba. Pero lo mejor no era perder, sino cómo se perdía. Los dejabas atrás con una facilidad pasmosa, y al momento te adelantaban todos como auténticos cohetes. O uno se ponía primero y... es que no lo veías ni en el minimapa. Lo he bautizado como "dificultad absurda". Algo así como la velocidad absurda de la peli "La loca historia de las galaxias". La policía te perseguía de manera agotadora, sin descanso, y los coches patrulla aparecían de sopetón como tontos en un bar: siempre te tocaban a tí.

Gráficamente me he llevado un chasco a nivel general. Si bien los vehículos lucen de una manera muy buena y el escenario está muy bien recreado, sus 30fps me han defraudado un poco. Hay un poping a veces muy exagerado y, como sospechábamos, nunca se hace de día. En todo caso hace un amago de amanecer, algo que se agradece mucho, pero de ahí no pasa. Y si hablamos de la banda sonora, estoy por decir que es la peor de la historia de Need for Speed. Momento épico cuando una persona que estaba contemplando el juego a mi lado me preguntaba qué era ese sonido, que si había albañiles cerca. No, no eran albañiles aporreando cosas, era la música del juego. Sencillamente terrible.

En fin, esto es lo que hay. Ambos juegos parece compartir un mismo destino: mediocridad. A lo mejor exagero, es verdad. Sólo he probado sus betas cerradas. Pero qué queréis que os diga, ninguna de las dos me ha inspirado nada. Cada una a su manera me han dejado a las claras (recordemos que por desgracia las betas son prácticamente el resultado final de un juego) qué ofrecerán de cara al resultado final. Y creo que no me voy a perder nada si no juego a Rainbow Six Siege. Y (éste me duele más) tampoco a Need for Speed.

1 comentario:

  1. Jojojo, te me has adelantado ;). Empecé ayer a redactarlas y a ver si esta tarde puedo publicar las mias.

    Aciertas bastante en tus impresiones, pero a mi en general no me ha dejado excesivo mal sabor de boca (hablo del NFS). Con el panorama de conducción arcade actual, creo que es de lo mejorcito que podemos jugar en las nuevas consolas teniendo en cuenta que las alternativas son DriveClub, The Crew, y el anterior NFS…

    Un apunte sobre los (especialmente “las”) protas. Es cierto que no son supermodelos, pero tienen su rollito y a mi la pelirroja me da un morbazo que lo flipas. Será que tiene pinta de tia chunga con un poco de dominatrix :P. Por otro lado yo no hablaría de “fealdad”, si no de realidad. No sé, tener a Emily Ratakowski (como coño se escriba) o a Megan Fox de copiloto no es muy… real que digamos. Estas tías son como menos… sueños imposibles. jaja

    ResponderEliminar