lunes, 12 de octubre de 2015

Consejos para tu colección retro



Pocas dudas quedan de que esto del coleccionismo retro, o como algunos les gusta más llamar, "vintage" va en alza. Quienes nos hemos criado con los juegos a partir de mediados de los 80 somos ahora el cuidadano medio donde las empresas suelen poner el ojo para vendernos cualquier cosa. Algunas se están dando cuenta de esta especie de nuevo mercado y cada vez proliferan más webs dedicadas a este mundillo. Al mismo tiempo leo en algunas webs y blogs de renombre algunas recomendaciones para que no nos la metan cuadrada. Y como no me gusta lo que estoy viendo, voy a proponer algunas más sensatas.


No es que yo tenga la verdad absoluta sobre esto ni el conocimiento total de este mercado. Ni mucho menos. Mi intención es aclarar, bajo la perspectiva de mi experiencia hasta la fecha, algunas cosas sobre las cuales no se suele advertir a quienes quieren adentrarse en este mundillo tan maravilloso. No voy a dar los típicos consejos genéricos, aunque haya un par de ellos que irremediablemente sean así por sentido común, sino más bien algunas directrices que igual hay gente que no conoce.

1º- La paciencia.
Aquí coincido con lo que he leído en muchos sitios. Es cierto, la paciencia es la gran clave para hacerte de ese objeto de coleccionismo y/o antiguo que tanto te gustaría tener. Si estás buscando un juego de tu infancia como loco, no es buena idea pagar una burrada por ser el primero que encuentras. Siempre es mejor esperar a un vendedor con una mejor oferta. Tarde o temprano suele aparecer.

2º-Establecer prioridades.
¿Qué es lo que quieres? ¿Abarcar la mayor colección posible o sólo los que te traen morriña?. Yo recomendiaría primero agenciarse, en la medida de lo posible, de aquellos títulos o consolas que disfrutamos de pequeños. Y después, por el hecho de completar, hacerse de otras, sobre todo si fueron objetos que deseamos en su día y no pudimos disfrutarlos.

Por ejemplo. Yo me crié con NES, no con Master System. Mi prioridad son siempre juegos de NES, porque me tiré años con esa consola. Y sobre todo con mis juegos favoritos, que no tienen por qué ser los mejores del catálogo. También soy de Gameboy, pero sin embargo de pequeño siempre soñé con haber tenido una Game Gear. Y cuando he podido, me he hecho de una. Esto sería más o menos el concepto de lo que quiero explicar.

3º-El dinero, el maldito dinero.
Esto va relacionado con las dos anteriores. Con paciencia y estableciendo prioridades no hace falta desembolsar cantidades ingentes de dinero. Os pongo otro ejemplo de mi propia experiencia. En tiempos buscaba una consola clónica de NES y un cartucho de estos "piratas" de la época de 100 juegos en uno. Buscando por separado me salía la broma por unos 100€, 50€ cada cosa. Busqué y busqué con tranquilidad, durante meses, hasta que un día topé con un vendedor que ofrecía ambas cosas, en perfecto estado, todo por 50€. Ahí está el truco.

Eso sí, si hablamos de rarezas o ediciones especiales que escasean, ahí poco tenemos que hacer. Aunque insisto en seguir esperando un poquito y seguir rastreando.



4º-Ebay.
Admito que buena parte de mi colección de videojuegos retro procede de Ebay. Pero aquí quisiera aclarar alguna cosa, algo controvertida. No hay que hacer demasiado caso a los powersellers. Me explico. Hay vendedores a gran nivel, y como es lógico, siempre será más de fiar un vendedor con 40.000 votos positivos que otro con 3. Pero no hagáis ascos a quienes tienen pocos votos. Mis mejores compras han sido a vendedores con pocos votos, por extraño que esto pueda sonar. Pero esa es la verdad.

Además, a muchos powersellers se les va un poco la pinza con los precios. Cuantas veces habré encontrado el mismo juego, en mejores condiciones y precio, en un vendedor más "humilde" que en otros más gigantescos. Y una cosa más. Algunos aprovechan para indicarte su página donde venden sin el control de Ebay. Si puedes, cómprales en sus propias webs. Desubrirás sitios nuevos donde encontrar material de vez en cuando.

Nota: cuando digo web, me refiero a una web de compras bien realizada (carrito de la compra, opciones de pago, garantías legales...). No a una de "chichinabo" que monta cualquier cani. Mucho ojo.

5º-Antes de comprar, pregunta, pregunta y pregunta.
Normalmente te ponen fotos grandes y descripciones bien expuestas en sitios como Ebay. Pero no siempre es así. Si te encuentras un artículo escaso en ambas cosas, pregunta siempre al vendedor por email o por whatsapp, lo que sea. Que quede la cosa bien clara en cuanto al estado del producto. También podemos aprovechar para ofertarle otra forma de pago si la que propone no nos gusta. Algunos te dirán que no, que paypal o nada. Pero otros sí te pueden aceptar otro tipo de pago como la trasferencia bancaria y, en algún extraño caso (esto es muy poco común), incluso contrarreembolso.

Te puede mandar más fotos del producto y de paso podemos comprobar de qué pasta está hecha el vendedor. Es decir, si estamos ante una persona seria o alguien de poco fiar.

6º-Otros sitios donde comprar.
Si bien he recomendado páginas web propias de vendedores de Ebay, fuera de Ebay, no puedo hacer lo mismo con webs de compraventa de segunda mano, como milanuncios y similares. Mucho cuidado con estos sitios. Ebay por lo menos tiene un sistema de denuncias y protección al comprador. Estas otras webs no. Hace poco me he hecho eco de una venta fraudulenta a través de un conocido mío en uno de estos sitios. Un jeta que ha vendido una PS3 estropeada haciéndola pasar por una consola funcional. Al no haber nada "oficial" en la transacción, al pobre diablo que ha soltado la pasta se ha quedado con cara de tonto. Y mira que le avisé. Por eso son tan importantes los tres primeros consejos de esta guía.

Como digo al principio de esta entrada, cada vez van surgiendo páginas webs de venta de objetos retro. Emere o Chollogames son un par de ejemplos de tiendas españolas. Hay incluso otras como Retrocables que, además de servirnos de maravilla para los cables que nos falten de nuestras viejas consolas, de vez en cuando ofrecen alguna cosa más interesante con juegos o accesorios. Es cuestión de agudizar nuestro "olftato" retro.




Por otro lado, fuera del mundo virtual, también tenemos sitios donde bucear. De vez en cuando, sin obsesionarnos, podemos dar un paseo por mercadillos, rastros, tiendas de segunda mano y algún que otro bazar de estos que puedan quedar todavía en alguna ciudad (el la mía todavía queda uno). Lo mejor es ir pensando "a ver qué encuentras". A veces encontrarás algo que buscabas, y muchas otras no. Lo importante no es irse con las manos llenas, sino agudizar poco a poco nuestra vista. Incluso en tiendas como Game, podemos encontrar alguna joya. Buscad siempre cajas metálicas o de cartón. Y ojo a las partes inferiores de los cajones donde están los juegos. Igual también nos encontramos algo.

7º-Disfruta tu colección.
Aunque esto es más personal, lo voy a recomendar de todas maneras. No te conformes con tener tus juegos y consolas bien expuestos en las estanterías. No compres para tener un museo intocable. Date el gustazo de probar de vez en cuando tus viejas consolas y cartuchos. Por ejemplo: ¿Te has pasado el Super Mario 64 en un emulador?. Pon tu Nintendo 64 en la tele de tubo, métele el cartucho y coge el mando. ASÍ es como se juega a Super Mario 64. Después lo guardas todo en su estuche y cajita bien colocadito, pero acuérdate siempre de disfrutar con tus adquisiciones cuando puedas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario