jueves, 27 de agosto de 2015

Diablo III y el dichoso cubo de Kanai



Para el que no lo sepa, mañana comienza la cuarta temporada en Diablo III: Reaper Of Souls, y ya mismo tiene disponible el parche 2.3.0 (sólo en PC). Blizzard ha cumplido su palabra, y nos encontramos con otra nueva vuelta de tuerca que cambia por completo el planteamiento del juego. O mejor, dicho, sus variantes para conseguir objetos y metas. Estoy estos días probando cosas, como el tan esperado cubo de Kanai y... o yo estoy muy espeso o me he sentido más perdido que Sergio Ramos en una biblioteca.


Y es que me ha resultado algo extraño que esta nueva herramienta, el cubo de Kanai, se me haya atragandado tanto. Esperaba una explicación más detallada sobre su uso. Diablo III es un juego amplio en explicaciones sobre lo que te ofrece. Sólo has de pasar el puntero sobre cualquier parte de la armadura de nuestro pj para, de manera instantánea, conocer multitud de detalles y descripciones que sean oportunas. Sin embargo no es así con el dichoso cubo.

Como si fueran los ingredientes de una receta, más o menos he intuido el propósito de algunas de las enormes posibilidades que ofrece el cubito. La más impresionante me ha parecido la transformación de objetos de conjunto. Es decir, si se nos resiste una pieza y tenemos otras repetidas del mismo conjunto, podemos combinarlas para que nos salga otra. Aunque por otro lado tiene pinta de ser un poco "tocacojones" como la Mystica. Ya veremos...



También me ha resultado muy útil la posibilidad de poder intercambiar las gemas. Si nos hace falta una verde pero tenemos muchas amarillas, podremos convertir esas amarillas en verdes. Y así con cualquier tipo de gema. Eso sí, las esencias de gemas cuestan un pastizal (500.000 de oro por cada una) y habrá que ver hasta qué punto compensa esto. De manera similar también podemos intercambiar los materiales (polvo arcano, cristal velado, etc...) para equilibrar u obtener el que más se nos resista.

El sistema de fallas ha cambiado mucho. Se elimina el Reino de los Desafíos y ahora podemos jugar directamente una falla en GR+45, equivalente al nuevo Tormento X. Hay cuatro tormentos nuevos: VII VIII, IX y X. Y tampoco entraremos ya en el Reino de la Codicia (con lo que a mí me gustaba). Ahora los renovados contratos están llenos de oro y pilares con goblins a cascoporro. Eso sí, los muy cabroncetes son más rápidos y cuesta matarlos más.

Creo que es lo que el juego necesitaba. Empezaré esta cuarta temporada con un mago, pues es una clase que todavía no le he prestado la atención requerida para profundizar en él, y voy a disfrutar casi como si fuera un juego nuevo, con los nuevos contratos, que por fin son un complemento tan importante y a la altura de las fallas. Ah, y para el que se líe con el cubito de marras, ahí dejo un vídeo del youtuber Andoni Rodriguez Rueda que explica perfectamente cómo funciona:


Por cierto, se me quedó esta cara, cuando ví como un amarillo lo transformaba en legendario...

No hay comentarios:

Publicar un comentario