miércoles, 15 de julio de 2015

Los Youclowns

 
Apuesto a que más de uno se pregunta qué significa el título de esta entrada. Aunque viendo la imagen de arriba puede que os sobrevuele una ligera idea de lo que voy a hablar a continuación. A mí ya me pilló lejos, soy de la generación que creció con Barrio Sésamo, pero tengo constancia total de que en la generación anterior a la mía, los críos del país se entretenían viendo "los payasos de la tele". Ya sabéis, Miliki, Fofito y compañía. Ahora los payasos de la tele son otros, a libre elección de cada uno: tertulianos, políticos, periodistas deportivos... la oferta nunca fue mejor. ¿Y en internet? Pues tenemos a... (redoble de tambor) ¡los Youclowns!.


Me refiero a esta plaga de youtubers que se dedican, e incluso se ganan la vida, haciendo el payaso. Aunque eso sí, no quisiera poner en duda su mérito. Es más, hacer el payaso es una manera de ganarse la vida como cualquier otra. El problema es que uno a veces se harta, buscando vídeos en canales como youtube sobre cualquier videojuego. Es casi inevitable toparte con los cuatro tontos-del-culo que no aportan más que basura. Tampoco quiero que esto se tome como una crítica feroz hacia los youtubers. Muchos de ellos hacen un trabajo enormemente encomiable, con guías, trucos y reviews...

Me refiero a los cuatro payasetes (no son cuatro, desgraciadamente son más y la cosa va in crescendo...) que todos conocemos y que incluso me voy a ahorrar el hecho de nombrarlos. Y ojo, que no se me ofendan los susodichos. El cartel de payaso se lo han colgado ellos solos, con todo merecimiento, premeditación y alebosía. Lo son, saben que lo son, y están orgullosos de serlo. Además algunos de ellos ganan una pasta gansa que más quisiéramos otros, simplemente haciendo el payaso por internet. Pero oye, esto de tener gracia y salero va por barrios. En esta vida hay que valer para todo, incluso para hacer el payaso.

La gota que ha colmado mi paciencia con todo este asunto es que la gente, sobre todo gente más joven, admira a estos individuos hasta límites que yo desconocía hasta la fecha. Estamos de acuerdo en que la basura vende. Ahí está Tele5 con sus audiencias. Pero he vivido un caso que me ha llamado poderosamente la atención. Un chaval, hijo de un amigo mío, estaba en su casa viendo el monitor de su ordenador. Por la pinta parecía que estaba jugando al GTA V. Pero dos cosas no cuadraban, a pesar de que tenía puestos los cascos. La imagen no parecía de mucha calidad y no estaba usando ni el teclado, ratón ni un pad. No estaba jugando, estaba viendo jugar a otros al GTA V.

Me comenta el padre que se tira horas haciendo eso, que estaba jugando. Le contesté que no, que no lo hacía, simplemente miraba. Sorprendido con mi respuesta, comprobó que así era. Tras quitarse los cascos el chiquillo, empezó a confirmar el hecho. Sí, él es fan de los Youclowns (obviamente él no los llama así), y le encantaba. Le pregunté qué gracia tenía aquello. Como es un crío, pues como era de esperar, sólo supo responder que le gustaba lo que hacía. Y bueno, hay que resignarse con lo que hay. Al parecer es una costumbre que, desgraciadamente, está muy extendida entre las juventudes de hoy día (jo, que abuelo-cebolleta me estoy volviendo...).

Digo desgraciadamente porque no alcanzo a comprender qué demonios aportan esos vídeos estúpidos a la chavalada. Alguno puede contrarrestar mi punto de vista alegando que, bueno, hay gente que se divierte viendo Gran Hermano y otros viendo a 22 ricachones pegando patadas a un balón. Vale. Pero aplicar esto al mundo del videojuego, que es uno de los sectores donde la interactividad directa del usuario con la máquina se me hace imprescindible, pues qué queréis que os diga. Juraría que lo divertido de los videojuegos es JUGARLOS. Puedo comprender que la gente vea los e-sports, pues al fin y al cabo son competiciones, y por supuesto defender el trabajo, como dije antes, de los que aportan algo de utilidad con sus vídeos.


Porque lo siento mucho, pero no comprendo qué hay de especial en ver a uno o varios payasos, hacer el payaso (siento la redundancia) con un videojuego. O esa especie de video-reviews, que de review tiene más bien poco, haciendo insoportable el visionado. A alguno incluso se le ve el plumero, forzando la voz, intentando dar un toque de simpatía infantiloide para llegar a estas pequeñas masas, que empieza a aborregarse de una manera, al menos bajo mi punto de vista, inquietante. Tener que llegar a la perogrullada de afirmar que no es lo mismo jugar que ver jugar, se me hace increíble a estas alturas. Y me llevo las manos a la cabeza pensando en los miles de críos que están ahora mismo viendo vídeos de estos payasos. 

Pero ojo, que cada uno hace en su casa lo que quiere, faltaría más. Sólo espero que al menos sepan diferenciar y sobre todo, valorar, la experiencia de jugar a ver jugar a otros. Parece una chorrada inconmensurable, pero os aseguro que es imprescindible dejarlo claro. Al menos que sean conscientes que los ven, porque a su edad y en los tiempos que corren, no hay más payasos que ver en otros ámbitos. Son los nuevos payasos del siglo XXI, los de Youtube, los que yo he denominado Youclowns. Y a ellos, los chavales, nos les queda más remedio que recurrir a esos para divertirse. Pero por favor, que no se pierda nunca esas ganas de ser uno mismo el protagonista con el pad en las manos, o el teclado+ratón. Que al final uno se harta de ver a tanto payaso, a tanto Youclown.

1 comentario:

  1. Gran articulo :)

    Si quieres que te diga la verdad, lo primero que me ha venido a la mente han sido las bromas esas de los payasos psicópatas… :P

    En cuanto a la filosofía youtuber, creo que una vez mas el mercado se vende a la ignorancia y la estupidez. En vez de utilizar el mercado o marketing para hacer que el mundo sea un poquito menos imbécil, aquí ocurre todo lo contrario, que si unos demandan una cosa, por mucha gilipollez que sea, pues vamos a dársela y a sacar un dinerillo… de ahí el éxito del regaeton…

    La perspectiva de hacer las cosas está cambiando, y para mal. Por ejemplo, las distribuidoras lo primero que hacen es enviar juegos a gente como “Willyrex” y “vegetta” (yo si que les voy a poner nombre), porque son gente con muchos seguidores. En vez de enviar promos a gente con criterio y buen hacer, con muchos años y esfuerzo a sus espaldas, prefieren que personajes de este tipo hablen de sus juegos que no consiguen hacer siquiera hacer una review decente. Cuantas mas personas lo vean, mucho mejor, independientemente de la calidad de lo publicado. Así nos va.

    Los chavales de hoy en día también están trastornados. Somos los responsables de ello. Hoy, ya pocos quieren ser futbolistas, policías o bomberos. La última tendencia es que “de mayor quiero ser youtuber”. Hace poco le dije a mi sobrino que yo mismo solía publicar reviews en internet y su primera pregunta fue que que capturadora tenía y como subía los videos. Es para flipar…

    Y sobre lo que comentas del tono que utilizan para comentar juegos en youtube, es un poco como Adam Sandler, que aunque tenga mas de 40 sigue haciendo papeles de 20. No encaja. Por ejemplo willyrex me parece bastante bueno, pero los demás son gente histriónica que no me dicen nada y solo saben gritar y hacer chistes que no tienen ni puta gracia. Sobre el tono, me pone de los nervios como se dirigen a los chavales alargando la ultima sílaba, con ese colegueo forzado que me recuerda al tipo este que presentaba “Art Attack” en Disney Channel..

    Vergüenza ajena, sinceramente. Y también un poco de envidia, porque no…

    ResponderEliminar