martes, 30 de junio de 2015

Motivos por los que Batman se ha convertido en mi superhéroe favorito




No soy asiduo a los comics, ni de Batman ni de casi nadie. En verdad nunca me he declarado seguidor o fan de ningún superhérore de comic. En lo que respecta a cómics siempre me he inclinado por universos totalmente diferentes, como el de Ibáñez (Mortadelo, Rompetechos...) o Jan (Superlópez). Como todos sabemos, actualmente estamos viviendo una corriente, tanto en el cine, televisión y videojuegos, relacionada con el mundo de los superhéroes que, a pesar de lo que ya llevan a sus espaldas, todavía tienen mucho que decir. Y en lo que respecta a Batman, he de reconocer que es el que más me gusta.


A mí Batman, Superman y demás héroes me importaban un pimiento, la verdad. Y hoy no ha cambiado mi opinión salvo en una excepción. De pequeño recuerdo, en el caso del hombre murciélago, las dos entregas cinematográficas de Tim Burton. Me gustó, pero recordemos que a ciertas edades, cualquier cosa con explosiones, efectos especiales y el triunfo del bueno sobre el malo, gusta sí o sí. Hoy les doy un revisionado y la verdad es que me causan más espanto que admiración, aunque es algo que me pasa habitualmente con el cine de Burton. Sólo recordar la escena donde entra el Joker (Jack Nicholson) en el restaurante con el séquito ochentero, uno de ellos con un "loro", empiezo a sentir cierto sonrojo. A parte de que me parece una película con ritmo lento y aburrida en general. En mi opinión, aunque tienen su encanto, las versiones protagonizadas por Michael Keaton han envejecido bastante mal.



No ayudó demasiado las que vinieron después en la década de los 90. Bodrios infumables difícilmente soportables, al menos bajo mi punto de vista. Por suerte, años después, un tal Christopher Nolan se puso serio con Batman Begins. Aquello cambió por completo mi punto de vista sobre este superhéroe. Siempre me pregunté el por qué de disfrazarse de murciélago. Los superhéroes se disfrazan casi siempre por motivos más bien banales o por estética. Bruce Wayne lo hace para compartir sus miedos con sus enemigos. Y su mayor miedo son los murciélagos. Esto mucha gente no lo sabe. Cuando intentas explicar esto a la gente, no se lo creen. Piensan que te estás quedando con ellos, cuando es una de las facetas más importantes de éste superhéroe. Para mí es algo que me fascinó en su momento.

Batman Begins me mostró muchísimo de lo que supone el universo Batman. Evidentemente no puedo hablar con demasiado conocimiento de causa porque, como he comentado al principio, no he sido seguidor de sus cómics. Pero con aquella película empecé a interesarme por el asunto. Ayudó mucho también que Rocksteady se sacara de la manga Batman: Arkham Asylum allá por 2009. Juego para Xbox 360, PS3 y PC que marcó un antes y un después en lo que había significado Batman en el mundo de los videojuegos. Aprovechaba el tirón mediático de la película, pero haciendo un juego totalmente desmarcado del guión del film, aportando su propia historia e identidad. El resultado fue un éxito a todos los niveles, y el aumento de mi curiosidad por saber más de todo lo relacionado con Batman.



A la trilogía peliculera se le unió otra videojueguil, totalmente diferente, pero heredeando de cierta manera ese nuevo ambiente serio y sombrío que destilaban los films. Incluso el doblaje al castellano del protagonista es del mismo actor. Hasta sus enemigos, aunque ciertamente son algo histriónicos como los de otros cómics, no llegan a ese nivel de fantasía chirriante como pueden ser, por ejemplo, los de Spiderman. El Joker, Bane, Harley Quinn, Harvey dos caras, el espantapájaros, el pingüino... son enemigos que tampoco poseen un toque demasiado estrambótico. Me seduce más la propia personalidad que destila cada uno que los tropecientos brazos biónicos del científico loco de turno (o los "duendes" con aerodeslizadores). Me parecen enemigos mejor trabajados, desde su propia psicología malvada, cada uno a su manera: venganza, locura, codicia, poder...

Pero hay más cosas que tengo en cuenta. Batman es un humano normal. No ha venido de otro planeta, ni le ha picado un bicho mutante, ni tiene anillos mágicos, ni tiene poderes sobrenaturales por los motivos que sean... no; es sólo un humano que aprovecha la tecnología para combatir el crimen. Su inteligencia llega a tal nivel que, según tengo entendido, en la Liga de la Justicia él es quien domina el cotarro. Por encima incluso de Superman. Que el más poderoso de los superhéroes sea un humano, y que su mayor poder sea su inteligencia es lo más atractivo que, en mi caso, un personaje de estas características puede ofrecer. Esto hace que tomemos toda la empatía del mundo hacia este héroe. ¿Cómo no te va a caer bien, si sólo es un humano como tú y cómo yo?.

Es por eso que Batman se ha convertido en mi superhéroe favorito. Si bien antes no me decantaba por ninguno, pues no me interesaban, ahora me interesa todo lo relacionado con este universo. Jugando estos días al magnífico Batman: Arkham Knight (y la anterior trilogía), junto con las pelíuclas de Nolan, me he dado cuenta de lo impresionante que es este mundo, esta Gotham creada por Bob Kane, esa ciudad corrupta y sombría lleno de locos que sólo un hombre con su armadura y gadgets se atreve a plantarles cara. Y con su batmóbil, claro. Ahora sólo me queda echarle el guante a los comics, para adentrarme aun más en esta ciudad. O por lo menos leer los capítulos más relevantes. Prometo que algún día me pondré a ello sí o sí.

2 comentarios:

  1. Tío casi me convences... Pero no, sigo pasando de súper héroes, vengan del planeta que vengan o sean del nuestro. Nunca he empatizado con ellos, será un trauma que tengo desde que descubrí que Superman era una camelo...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Se nota que no estás jugando a Batman Arkham Knight, jaja. Bueno, date tiempo a tí mismo. A mí me ha costado 25 años, 5-6 películas y varios videojuegos, en apreciar a Batman. Es complicado empatizar con este tipo de personajes si de pequeño no te lo han inculcado o no te han llamado la atención. Estas cosas suelen pasar como con la música o el tipo de películas que uno ve. Con el paso del tiempo los gustos y perspectivas cambian.

    Aunque no te guste ninguno, seguro que tienes uno que, por lo menos, por descarte te puede atraer más...

    ResponderEliminar