lunes, 11 de mayo de 2015

Bleem!, aquel increíble emulador de PSX


¿Alguien lo recuerda? Allá por 1999, donde algunos surfeábamos aquella vieja versión de internet a 56kbps. Aquella época donde proliferaron unos locales llamados cibercafés regentados por españoles, se empezaban a poner de moda los "portales de internet" y salía a la palestra la primera consola de 128 bits, antes de que Sony arrasara con su PS2, la Dreamcast de Sega. Y con algo llamado Napster que iba a ser el pionero en lo que a programas P2P se refería. La emulación en PCs de consolas, al menos hasta 16 bits, estaba dominada por completo. Pero entonces soltaron la bomba: Bleem!.


La primera PlayStation (PSX para los amigos) estaba todavía en uno de sus momentos más dulces, y Sony se consolidaba como una alternativa real y muy, pero que muy seria, para los dos titanes que hasta entonces habían dominado el sector: Nintendo y Sega. Empezaron a proliferar emuladores de todo tipo, la mayoría de ellos para entornos MS-DOS. Emular a SuperNES, MegaDrive o NES era algo que ya incluso se dominaba. Otro tema eran las potentísimas consolas de 32/64bits. Por eso fue increíble que un emulador de PSX llamado Bleem! lograra su objetivo con tanta eficacia. En aquella época era poco probable el poder emular PSX en un PC. Sería como si ahora pudiésemos jugar a los Blu-rays de PS3 en nuestros compatibles de hoy día de una manera que nos dejaría impresionados. Os podéis hacer a la idea del impacto del momento.

Bleem! ofrecía una emulación extraordinaria, casi rozando la perfección para la potencia que se necesitaba.  No hacía falta tener una supermáquina para hacer funcionar Bleem. Sólo que la CPU soportara la tecnología MMX de Intel, podría bastar perfectamente para hacer correr los juegos de PSX con total fluidez y sonido. Los "piratas" de la época, sin embargo, se las apañaron para sacar una versión que, en teoría, estaba optimizada para la competencia: el 3DNow! de AMD. Funcionara mejor o peor para un micro u otro, ni siquiera hoy se ha podido igualar aquella gesta en ciertos aspectos, pues estamos ante el único emulador de PSX que no requiere la BIOS de la consola para poder funcionar. Eso sí, estamos ante un software de pago, aunque sin embargo ofreció actualizaciones de manera gratuira hasta el cierre de la empresa, allá por 2001, por no poder aguantar más la presión a la que la sometía Sony con sus demandas. La cosa no fue como a los desarrolladores les hubiese gustado.

Esto es lo que te llegaba al comprar laa versión de PC, compatible con Windows 95 y 98.
Y algo parecido a esto era la versión correspondiente de Dreamcast, en este caso para Gran Turismo 2

Todo el lío de las demandas no llegó a más y las pataletas de Sony se quedaron en humo, tras la desaparición de la empresa Bleem Company. Pero el proyecto no se quedó sólo en la emulación de PC. Dreamcast contó con su propia versión denominada BleemCast. Eso sí, con la particularidad de que no era un disco que cargaba cualquier juego de PSX. Suponemos que, por cuestiones técnicas o problemas con el sistema de la máquina de Sega (aunque hay quien piensa que lo hicieron para que le cundieran más la "pasta"), no fueron capaces de hacer que un sólo disco, haciendo "swap", cargara cualquier CD de PSX. El caso es que, a pesar de las limitaciones o baches que se pudieran encontrar por el camnio, estábamos ante uno de los proyectos de emulación más prometedores que se habían visto hasta la fecha, al menos en lo que respecta a consolas de aquella generación.

Se lanzaron tres versiones oficiales, 100% funcionales: Tekken 3, Metal Gear Solid y Gran Turismo 2. En mi caso tuve la oportunidad de probar el de Tekken 3, y la verdad es que era increíble cómo funcionaba la emulación. Al mismo tiempo me dí cuenta de lo inútil que supuso intentar hacer una copia de aquel disco. BleemCast estaba tremendamente bien protegido ante las copias. Su sistema anticopia era tan bueno, que hasta 2009, casi una década después, al menos que se sepa, no se logró romper la protección. Seguramente fue el GD-Rom que más se resistió. Aunque por otro lado hay por ahí  rulando alguna versión "extraviada", posiblemente en fase beta, pues nunca llegó a terminarse, que ofrecía más compatibilidad, pero cargada de bugs. Existen listas como ésta donde se detallan los resultados.

Tras el cierre de Bleem Company, se despidieron con esta imagen.

Hoy día es una alternativa que no sirve de nada, salvo para quienes vivieron aquella época y quieran recordar la vieja experiencia de ejecutar Bleem!. Emuladores como ePSXe o PCSX le comieron la tostada en los años venideros, superando en Bleem! en prácticamente todo. Además eran/son gratuitos. Actualmente podemos usar el propio ePSXe y otros como MEDNAFEN para estos menesteres sin demasiada complicación. Pero siempre nos quedará en el recuerdo, para quienes vivimos aquellos irrepetibles años, de cómo lo que parecía imposible demostraba no tener límites gracias a todos los que hicieron posible aquello llamado Bleem!.

1 comentario:

  1. Recuerdo haber jugado al Medievil en mi PC con este "cacharro". De lo que no tenia ni pajolera era de que sacaron una version para DreamCast con la que poder jugar a juegos de PSX. Bueno, eso de "poder" es un decir. Menos mal que no le salio bien si no supongo que Sony se habría preocupado de ponerles los puntos sobre las ies... :)

    ResponderEliminar